+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONTRACORRIENTE

Jorge Terreu: «Maximiliana funciona solo, no hay que tocarlo para nada»

 

Jorge posa con Maximiliana. - CHUS MARCHADOR

SUSANA PÉREZ MORLÁNS
22/01/2021

Tras un año de Erasmus en Francia y haber estudiado Ingeniería Informática, Jorge quiso poder ver a su abuela cuando la tenía lejos y de ese amor nieto-abuela, nació Maximiliana, un teléfono móvil para personas mayores totalmente diferente al resto

¿Qué es Maximiliana?

Maximiliana es un teléfono móvil diseñado para las personas mayores con el que se pueden hacer videollamadas, mirar la localización, mirar cuánta batería le queda al teléfono, enviar mensajes y la característica principal y la manera en la que está diseñado para personas mayores es porque funciona totalmente solo, es decir, las personas no tienen que tocarlo para nada.

Si no hay que tocarlo, ¿cómo funciona?

A la hora de hacer una llamada a un teléfono Maximiliana, el responsable la hace y el teléfono suena cinco segundos y se contesta solo con el altavoz y cuando se termina la llamada, el teléfono se cuelga y se bloquea solo.

¿Por qué nace y cuándo?

Nace cuando yo estaba en Francia de Erasmus porque yo quise comprarle algo a mi abuela, Maximiliana, para poder verla porque ella no se apañaba con las tecnologías y quería algo que se descolgara solo. No encontré nada y como yo he estudiado Ingeniería informática pensé que tenía que preparar algo yo mismo. Era un regalo de nieto-abuela, no más. Cuando terminé de prepararlo se lo di a mi abuela y les expliqué el funcionamiento a mi familia y a la semana ya nadie la llamaba por teléfono fijo y todos lo hacíamos por videollamada. Poco a poco, según si mi abuela se iba al Pilar y no sabíamos dónde estaba, empezaron a surgir necesidades y le fui añadiendo funcionalidades. Con este tema le puse la localización, para saber dónde estaba exactamente. También puse que nosotros pudiéramos consultar cuánta batería le quedaba y así le podíamos avisar. Las funcionalidades han ido surgiendo de una manera súper natural detectando sus necesidades.

¿Cómo ha sido su evolución?

Hace un año y medio lo empecé a plantear como un producto para ir haciéndolo poco a poco y en el futuro poder venderlo. Acabé el desarrollo en marzo del 2020 y justo coincidió con la llegada del coronavirus y  doné cinco dispositivos al hospital Clínico de Zaragoza porque veía que había muchas personas mayores que pasaban ahí semanas solos. Después vi que había hecho un papel muy bueno y que podía tener mucho sentido. Ahora hemos podido coger unas oficinas y estamos un equipo de cuatro personas y desde septiembre hasta ahora tenemos unos 100 clientes en 30 provincias de España.

¿Había un nicho vacío en el mercado?

Sí, el enfoque actual del mercado para satisfacer las necesidades de móviles de las personas mayores está en que se piensa que una persona mayor no es capaz de entender la tecnología, por lo tanto, reducimos tecnología y si no es capaz de entender un móvil moderno, le ponemos un móvil grande con teclas. El enfoque de Maximiliana es al contrario, si esta persona no se maneja bien con la tecnología hace falta que el móvil sea más avanzado.

¿Cuánto cuesta?

Cuesta 19,90 euros al mes. Es una subscripción por los meses que la persona lo quiera y no tiene permanencia. Nos encargamos de entregarlo listo para funcionar.

¿Cómo piensa que les irá el 2021?

Es un poco incierto porque hicimos la previsión de 100 clientes para un año y ya hemos llegado por lo que de cara a un año podemos hablar tranquilamente de 1.000 clientes.