+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DOBLES PAREJAS

Juan Valdivia: "Compré esta guitarra por guitarristas que admiraba"

 

Juan Valdivia. - JAVIER CEBOLLADA / EFE

Daniel Monserrat Daniel Monserrat
14/11/2018

Guitarrista de Héroes del silencio. Ha donado una guitarra a Global Humanitaria para recaudar para un campo de refugiados en Siria. Aportando dinero en la web Melodía por una sonrisa hasta el día 20 se entra en el sorteo.

—¿Qué le lleva a donar una guitarra para recaudar fondos para un campo de refugiados en Siria?

—Haber conocido a la gente de la oenegé Global Humanitaria. Los conocí una vez que vinieron a Zaragoza y me pidieron simplemente que firmara una guitarra que ni siquiera era mía para un proyecto de Colombia. Entonces ya hablamos y me parecieron personas muy buenas que están dedicándose a estas cosas y ya de paso nos hicimos amigos y me llevaron a hacer un vídeo a India. Desde entonces, poco a poco, siempre que he podido les he echado una mano y como tengo muchas guitarras pues oye, qué menos. La verdad es que sI me faltaran pero como tengo bastantes...

—Es un gesto muy generoso.

—No te creas, a veces digo que el que es bueno da lo que le falta, yo doy lo que me sobra. El plazo acaba el día 20, la entregaré en mano al ganador y están comprando billetes en todos los países, estamos bastantes contentos.

—¿Qué me puede contar de la guitarra que va a donar?

—Compré dos guitarras iguales en Londres, calculo que en el año 90, que fue cuando pasé a tocar con Gibson porque era una guitarra que me gustaba mucho por muchos guitarristas que admiraba y siempre pensaba que algún día me gustaría tener una. Fue cuando hicimos El espíritu del vino que es más roquero y quería tocar con esa guitarra.

—¿Compró dos iguales?

—Sí, más que nada por si estoy en un concierto y se me rompe una cuerda o pasa algo, me dan rápidamente otra exactamente igual y todo continúa. Indistintamente una y otra las utilizaba en las giras de México y grabé también con ella los vídeos de Entre dos tierras, Maldito duende y Nuestros nombres.

—¡Son historia viva del rock español!

—Sí, sí, bueno, para el que lo quiera entender así…

—¿Cuántas guitarras tiene ahora?

—Debo de tener unas diez.

—Usted mismo estuvo en ese campo de refugiados, ¿cómo fue la experiencia?

—Fue una experiencia dura porque fui a ver cómo estaban los refugiados de la guerra de Siria. Al presidente de le oenegé, que se llama Andrés Torres, se le ocurrió crear un aula de musicoterapia con la que se está investigando para los niños que perdieron el habla con los bombardeos. No son capaces de hablar y cuando les ponen unos auriculares con música, hablan mejor.

—Incluso les tocó su música a los niños.

—Imagínate, alguno no habría visto una guitarra eléctrica en su vida porque allí tienen instrumentos étnicos pero no siento que el rock haya llegado. Ver una guitarra eléctrica les parecía algo bonito, de otro mundo. Estuve tocando en el hospital mientras los atendían.

—¿Echa de menos Héroes del silencio o es una etapa ya cerrada?

—Es una etapa bonita de mi vida, sobre todo porque siempre está la gente recordándola positivamente.