+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

DOBLES PAREJAS

Pablo Villafranca: «Jota y reguetón cuentan la realidad de un lugar»

 

Pablo Villafranca. -

Eva García Eva García
27/02/2020

Discjockey pamplonés. Ha publicado el disco ‘Jotatón’, donde une jota, música popular, trap o reguetón; que nació en una residencia artística en el valle de Hecho. En él, colaboran con Kokoshca, Las Chesas, Fetén y más.

–¿Cuántas veces le llamaron loco al principio del proyecto?
–Loco realmente no, pero a todo el mundo le chocaba la idea. Yo creo que hasta que no lo escucharon no sabían lo que iba a ser. Lo que hice fue antes de ir enseñarles a los comisarios una muestra, y les encantó.

–El proyecto surgió de una Residencia Artística, que le fue adjudicada más o menos a dedo.
–Pensaban hacerla para el 2020 y ya hay convocatoria; pero el año pasado, en julio también se la concedieron y solo tenían tres semanas para elegir a las personas, así que lo hicieron entre cuatro personas, dos presentadas por el CDAN y otras dos a través de los comisarios.

–Usted ya había trabajado con reguetón. ¿La jota vino de forma impuesta?
–No. Cuando presenté mi primera idea iba a mezclarla con música del romanticismo y del barroco, porque había encontrado una conexión con las bandas sonoras de películas... Pero un día, poco antes de comenzar la residencia, hablando con mi padre, que sabe mucho de música clásica, me vio un poco perdido. Él me dijo, por qué no te vas y tocas jotas. De esa idea que me dio mi padre, derivó a mezclar la jota con el reguetón.

–¿Qué tienen en común?
–El reguetón lo considero música popular y lo que llamamos folclore es música popular que ya está arraigada, así que es lo mismo entre comillas; es música que la gente no ha estudiado y que expresa la realidad sin filtro. La temática, la estética y el lenguaje de la jota son de hace años por lo que son diferentes, pero ambas cosas te cuentan la realidad de un lugar en un momento.

–¿Qué aportan el Valle de Hecho y sus gentes?
–A mí me dieron mucha confianza, porque creyeron en mi idea desde el principio y eso me ayudó. Han sido cercanos, teniendo en cuenta que es un valle pirenáico, y ya conozco bien ese carácter. Al principio es gente seria pero cuando te vas a acercando te hacen parte suya. Ya en cuanto al disco, participaron gente del pueblo y me he dado cuenta de que hay mucho nivel musical.

–También ha contado con otras colaboraciones...
–Para todos fue un experimento, y para Kokoshca, por ejemplo, era su primer tema reguetón. Al principio les chocaba un poco, pero fue enviarles la música y dijeron vale, porque con la música se convence a todo el mundo.

–¿Qué han dicho los puristas?
–Hubo un comentario de gente de la jota, diciendo que era una traición; y por ejemplo, a Las Chesas, que son cinco chicas adolescentes, pues también hay comentarios de vaya, cinco chicas haciendo reguetón. O sea, que genera controversia; pero a mí me parece positivo porque quita prejuicios.

–Escucharlo en directo será difícil.
–Hicimos una presentación en Hecho; y estamos cerrando fechas para verano pero nada cerrado. Yo lo que hago son fiestas y ahí sí que se escucha la música y colaboro con algún cantante.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla