+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El fruto del tesoro

EL MELÓN DE TORRES YA ES MARCA REGISTRADA

 

Chuma Sahún y Jesús Causapé, promotores de la asociación. - servicio especial

El melón de Torres puede llegar a pesar hasta ocho kilos. - servicio especial

marcos calvo
14/08/2020

Una larga tradición de cultivo, una dramática desaparición, un descubrimiento en un granero y varios meses de batalla legal son la cronología previa al último logro de la Asociación de Amigos del Melón de Torres de Berrellén: conseguir la comercialización del como marca registrada bajo el número 4.032.476. Tras oír la argumentación sobre la singularidad y propiedades del fruto torrero, los jueces han dado la razón en la lucha judicial por el nombre al “Melón de Torres” frente a la empresa levantina de frutas “Torres”. Con ello se pretende que pueda utilizarse la marca protegida en toda la Comarca Ribera Alta del Ebro, siendo esto el primer paso para conseguir el certificado de Denominación de Origen.

Y es que hubo un tiempo en el que se conocía a la localidad de Torres de Berrellén como «El pueblo de los Melones» debido a la exportación de este fruto que se realizaba desde la localidad. Según cuentan los agricultores que pudieron cultivar el fruto, comerciantes valencianos y catalanes venían con el propósito de comprar los sabrosos melones autóctonos y venderlos con otras etiquetas. Por su importante tamaño -alrededor de cinco kilos, aunque podían llegar a los ocho-, su corteza dura y recia -que permitía una conservación natural de larga duración- y su piel asurcada, el melón de Torres gozaba de un prestigio sin igual. Pero algo pasó durante los años 50: las matas se secaron por causas desconocidas y, de repente, los melones dejaron de cultivarse. El fruto que daba fama al pueblo de Torres se perdió en el olvido y su recuerdo viajó en la memoria colectiva como una de esas leyendas que los ancianos cuentan a los nietos.

Muchos años después, allá por el 2015, dos de aquellos niños que habían escuchado las viejas historias del melón se propusieron recuperarlo. Chuma Sahún y Jesús Causapé fundaron la Asociación de Amigos del Melón de Torres y comenzaron a buscar los restos de aquel tesoro frutícola. Pidieron ayuda a los vecinos del pueblo y la implicación ciudadana llegó a buen puerto: en un granero de la familia Ferrer un agricultor había intentado seguir cultivando el melón, por lo que tenía guardadas varias semillas en un frasco de cristal.

Sin embargo, aquellas últimas semillas habían sufrido un proceso de hibridación y habían perdido la pureza que poseyeron en su momento. El melón de Torres corresponde a la variedad Tendral, que a su vez se divide en dos clases: blanco y verde. Para los agricultores que cultivaron y probaron el viejo melón, la variedad verde es la «verdadera» y así la conocen en el pueblo. Lamentablemente, las semillas del Tendral verde son precisamente las que menos pureza han retenido con el avance del tiempo.

Desde que naciera la asociación hace cinco años, ésta ha trabajado junto al Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) para tratar de reducir el grado de hibridación de las semillas, además de colaborar también con el Ayuntamiento de Torres de Berrellén y el Instituto Geológico y Minero. Pero sin duda, la única forma de recuperar el sabor original es dándoselo a probar a quienes lo degustaron antes de su –casi- desaparición. «El consejo de sabios», como los denomina cariñosamente Chuma Sahún, es un grupo de agricultores que vivieron los años de fama del melón de Torres. Con cada cosecha, los «sabios» eligen los frutos que más se acercan al lejano recuerdo, tomando sus semillas y depurando la hibridación. Además, estos agricultores aconsejan sobre las formas de cultivo, fechas de recolección, custodia de las semillas o la supervisión del fruto.

La semilla por la recuperación del melón de Torres ha crecido con fuerza en la localidad de la Ribera Alta del Ebro. Y es lo que Sahún y Causapé perseguían con este proyecto común e intergeneracional para todos los vecinos: “Volver a poner bien alto el nombre de Torres de Berrellén y de la Ribera Alta del Ebro”. Gracias al melón de Torres, ya marca registrada, lo están consiguiendo. 

Las crónicas iniciaron su andadura en el año 2000 con el objetivo de convertirse en un referente informativo de una delimitación territorial viva, ilusionante y dinámica en sus planteamientos. Es una propuesta editorial que nació con la ilusión que aporta la novedad, pero sobre todo con el compromiso de prestar un servicio a todos los vecinos que habitan o visitan los municipios de la comarca.

Su finalidad es dar a conocer, difundir, proyectar y comunicar los acontecimientos y hechos noticiosos que se produzcan en la comarca desde el rigor y la objetividad a través de periódicos mensuales o bimensuales que se distribuyen por la zona de forma gratuita. Es por ello un proyecto informativo pionero y novedoso y es innovador en cuanto a su configuración y su estructura, donde domina una profunda vocación local y comarcal en sus contenidos.

Coordinador editorial: Alicia Revuelta
Edita: Prensa Diaria Aragonesa. Hernán Cortés 37. 50005 Zaragoza.
Jefe de Publicidad: Ignacio García (976 700 464).
Delegado comercial: Antonio Viñuales. C/Mayor 14. Alagón. Tel. 976 612 222.

Depósito Legal: Z-371-2002.
Correo electrónico: cronicas@aragon.elperiodico.es
Periodicidad: mensual.

Ribera Alta del Ebro
 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla