+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ROSALES

Responsables de Remar no acuden a una reunión vecinal

 

04/06/2013

La asociación de vecinos Entrelagos de Rosales del Canal convocó a los responsables de Remar a una reunión el pasado 25 de mayo con el objetivo de "acercar posturas y para que la organización pueda explicar a los vecinos cuál es el proyecto que quieren llevar a cabo en la calle Maurice Ravel", explicaron desde la asociación vecinal. La concentración se desarrolló en la plaza Beethoven, pero a ella no acudieron los representantes de Remar, por considerar que "el clima no es idóneo", indicó el secretario de la organización, Ramón Ubillos.

Por su parte, el presidente de la agrupación de Rosales del Canal, Nacho del Corral, se mostró "muy descontento" ya que era la oportunidad de mejorar las relaciones y poder explicar en primera persona "las singularidades del centro que van a construir en el barrio, un espacio que, "supuestamente, dotará al barrio de Rosales de los servicios que necesita".

Ante esta reacción, desde la agrupación "intuimos que en ningún caso se va a tratar de un centro abierto al público, sino una instalación más de Remar, en la que se impartirá su doctrina, dirigida única y exclusivamente a sus usuarios", explican desde Entrelagos. Una teoría que ha sido defendida por esta asociación desde los inicios, ya que se trata de una entidad "con unas ideas religiosas tan marcadas, como minoritarias", apuntan.

Sin embargo, "el silencio por parte de Remar, así como esa negativa a mantener encuentros abiertos y a clarificar sus ideas, sólo hace que acrecentar las dudas de los vecinos", explican.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Zaragoza, defiende que Remar "cuenta con todos los permisos necesarios" para su instalación en el barrio. Además, ofreció a los vecinos varias alternativas de suelo para poder desarrollar en él edificios públicos. Si bien, esta solución no satisfizo a los miembros de Entrelagos porque "no se está respondiendo a las necesidades reales de servicios que tenemos", indican. Actualmente hay censadas en Rosales del Canal unas 4.500 personas, de las que 1.300 son niños.

Las crónicas iniciaron su andadura en el año 2000 con el objetivo de convertirse en un referente informativo de una delimitación territorial viva, ilusionante y dinámica en sus planteamientos. Es una propuesta editorial que nació con la ilusión que aporta la novedad, pero sobre todo con el compromiso de prestar un servicio a todos los vecinos que habitan o visitan los municipios de la comarca.

Su finalidad es dar a conocer, difundir, proyectar y comunicar los acontecimientos y hechos noticiosos que se produzcan en la comarca desde el rigor y la objetividad a través de periódicos mensuales o bimensuales que se distribuyen por la zona de forma gratuita. Es por ello un proyecto informativo pionero y novedoso y es innovador en cuanto a su configuración y su estructura, donde domina una profunda vocación local y comarcal en sus contenidos.

Coordinador editorial: Alicia Revuelta
Edita: Prensa Diaria Aragonesa, S.L. Hernán Cortés 37. 50005 Zaragoza.
Jefe de Publicidad: Ignacio García (976 700 464).

Depósito Legal: Z-1132-2012.
Correo electrónico: cronicas@aragon.elperiodico.com
Periodicidad: mensual.

   
2 Comentarios
02

Por Gargamel 18:46 - 04.06.2013

Ofertando los suelos para el nuevo colegio cambiando su uso a público, da idea de lo poco que le importa y el nulo conocimiento que tiene del barrio. Pues se va a crear otro colegio aquí, y REMAR no puede seguir adelante con un centro para toxicómanos con dos colegios cerca. Y si no es para toxicómanos, ¿por qué tanto miedo a mostrarlo? Igual es de rehabilitacion de homosexuales...

01

Por moises 17:52 - 04.06.2013

¿Por qué ni el ayuntamiento ni remar quieren venir a explicar lo que van a hacer en el centro? Porque es defender lo indefendible. Venden como equipamiento algo en el que si no eres evangelista del cuerpo de cristo remariano no vas a tener acceso. Venden como servicio social el aprovecharse de gente con problemas para, bajo la figura del voluntariado, esclavizarlos para enriquecer a los dueños.