+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

último premio espasaespoesía

«Si escribes pensando en gustar, estás perdido»

David Galán ‘Redry’ presentó ‘Huir de mí’, un libro que su autor define como «triste"

 

David Galán (Redry), durante la presentación de ‘Huir de mí’, en El Corte Inglés de Zaragoza. - CHUS MARCHADOR

SILVIA ROBERT RUBIO
08/07/2019

«Aunque [el libro] despida dolor, te hace pensar que el mundo no está tan mal porque todavía hay gente que siente así de intenso. Algo que en un libro de poesía te hace querer seguir leyendo, página tras página, y que no quieras que el libro termine nunca». Con estas palabras dio comienzo la presentación de Huir de mí (Grupo Planeta), del poeta David Galán, también conocido como Redry, que tuvo lugar en la sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Zaragoza.

Este es el segundo libro del profesor de Educación Infantil vallisoletano, con el que ha conseguido el II Premio EspasaesPoesía. Aunque le da vértigo que le consideren poeta porque le tiene «un infinito respeto a la poesía». Se define como un «bicho raro» al que siempre le ha «interesado todo lo interesante». De niño se adentraba en ese rincón de la librería por el que nadie pasaba. Allí cogió Cien años de soledad, a la que siempre ha considerado «una poesía con 471 páginas». De adolescente descubrió el rap. Esta influencia se hizo notar cuando recitó su poema Soy pero no somos, que por momentos parecía que cantaba. Quizá por eso, Redry afirmó que le debe mucho a Zaragoza: «Hoy venía escuchando a Violadores del Verso», reconoció.

«Lo primero es que te pase. Y en ese momento surgió un desamor». El libro es una huida de sí mismo «en ese momento el que te estás desgarrando, en ese momento en el que estás en el pozo, arañando hacia abajo en vez de intentar escalar para subir», aseguró. Pero la poesía no tiene por qué surgir solo de experiencias tan profundas. Huir de mí tiene tres mensajes: la sensibilidad, la normalización de estar triste, «y que no pasa nada», además de los pequeños detalles porque «en lo pequeñito está la felicidad, en las cañas con amigos, en los momentos con nuestros papás y mamás».

En una de las intervenciones del público, se mencionó la poca fama de la poesía. «Yo creo que siempre ha estado en el desván y ahora se está acercando al salón», respondió Galán. Rememoró una conversación con un librero que le dijo que muchos jóvenes empezaban a leer los clásicos gracias a esta poesía actual.

Destacó el trabajo que hay detrás de un libro: reuniones, llamadas constantes, revisiones... Por ello, afirmó: «El día de antes estás cagado de miedo, literalmente» aunque ese miedo desaparece cuando después de la primera presentación le llegaron algunos mensajes: «Gente que dice ‘lo he leído en el bus, de camino a casa y me parece una maravilla’, cuando lees esos mensajes... eso es una emoción que no se paga con nada».

MEJOR POR LA NOCHE

Se considera un «animal nocturno» que cree que por la noche el cerebro funciona mejor. Se pone a escribir en torno a las doce y las cinco de la madrugada, y reconoce ser «muy maniático» a la hora de trabajar.

Preguntado por si no le daba pudor abrirse en canal de esa manera, contestó: «¿Y por qué me debería dar vergüenza». Recordó que hace un tiempo un amigo le hizo la misma pregunta, con la que llegó a una conclusión común. Y es que «si me hubiera dado miedo hoy no estaría con vosotros aquí».

David Galán es un defensor de expresar las emociones. Para él la sensibilidad es un súperpoder que puede cambiar el mundo. «Es más fácil mandar a la mierda a alguien que pararnos y darnos un abrazo, decir te quiero a alguien que queremos».

BUENOS CONSEJOS

Su autor afirma que Huir de mí es un «libro triste», sin embargo esto contrasta con su imagen risueña y con las risas que provocó en la sala, ante un auditorio compuesto mayoritariamente por mujeres, pero no únicamente. Uno de sus seguidores le pidió al escritor que recitara Qué bonito, de su anterior libro Abrázame los monstruos. Por primera vez, la sala se tiñó de tristeza cuando dos mujeres se emocionaron con sus palabras. Entre los asistentes también había muchos jóvenes escritores interesados en seguir sus pasos, por lo que le pedían consejo: «Si escribes pensando que tienes que gustar a alguien estás perdido». Según David Galán, la clave está en ser uno mismo.

Agenda Literaria