+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

el ojo que muerde

Flappi Jiménez: Antonio Tenas, el pionero de la 'movida' zaragozana

 

Antonio Tenas, visto por Daniel García Nieto. -

Daniel García-Nieto Daniel García-Nieto
29/07/2019

Flappi merece ser presentado, aunque todo el mundo (de la música) le conozca. Bromista, melómano, zaragozano, amante de la tecnología y la familia, es un testigo de la música aragonesa de los últimos 30 años. Vivió la movida zaragozana de los 80 y vio nacer a Héroes del Silencio, Amaral y muchos otros. Formó parte del grupo John Landis Fans y trabajó en Discos Linacero y Bosco, epicentro del rollo musical.

Siempre ha estado donde se cocía algo bueno y que sonara bien. De raigambre artística –es sobrino nieto de Lita Claver La Maña– ahora recorre el mundo trabajando en las mayores producciones cinematográficas: Vengadores y 007 en los últimos años, o las nuevas entregas de Avatar y El Señor de los Anillos en los próximos, precisan de su pericia en el manejo de QTAKE, un software que se utiliza para monitorizar lo que graba una cámara de cine: el contenido de la cámara, lo que se ha rodado, no se puede tocar por orden judicial debido a los astronómicos seguros sobre estos millonarios proyectos.

Para que el equipo de rodaje pueda ver cómo ha quedado una escena, por ejemplo, de Juego de Tronos, este sistema lanza una imagen en pantalla que permite, además, meter efectos. O sea, permite ver cómo ha quedado Khaleesi en una secuencia y, si se quiere, incluir algunos dragones. Todo en tiempo real. En las cámaras de cine antiguas había que revelar la película para comprobar lo rodado. Este sistema de asistencia nació gracias a Jerry Lewis, que era actor y director, y quería ver cómo quedaban sus payasadas. Pues bien, Flappi Jiménez nos habla de Antonio Tenas, fundador, junto a Pilar Pellicer, Antonio Laval y Alfonso Olarte, del grupo zaragozano pionero del pop electrónico Vocoder.

Flappi debe a Tenas parte de su actual carrera profesional. De eso hablaré al final. Ahora toca recordar a Antonio, que falleció en el 2015 a los 60 años. Era policía local de los que dirigía el tráfico en Zaragoza y un apasionado de la música. «Le interesaba todo: el rock sinfónico, el jazz, el garage… era muy abierto. Conmigo hablaba de nuevas tendencias en música». Tenas era músico y promotor. A él debemos la visita a Zaragoza de grupos como Ramones o Dire Straits. «Fue el primer tipo que trajo a Kraftwerk a España. Su concierto en Zaragoza estuvo a punto de frustrarse porque los músicos se negaron a tocar en la Plaza de Toros. No querían que sus robots se estropearan con el albero de la plaza». Finalmente, dieron un show memorable en el Teatro Fleta. «‘Flappi, ¿te vienes a Madrid?’, me dijo un día. Quería ver un espectáculo para traerlo al Rincón de Goya. Me llevó al Casino de Madrid a ver a Los Morancos», recuerda Flappi, divertido. Como promotor, se arriesgaba mucho, pero la satisfacción de ver a Prince, Tina Turner o Yes en Zaragoza era lo que le llenaba. «Había un grupo que Cachi pinchaba mucho en esa época. Antonio quiso programarlo, pero los amigos le dijimos que iba a pinchar, que no los conocía nadie. No llegaron a venir. Al poco, Underworld triunfó a lo grande con la banda sonora de Trainspotting y su tema Born Slippy». Gabinete Caligari, Duncan Dhu, El último de la fila, Los Nikis, Desechables… No falta uno en su lista.

Antonio Tenas, por Daniel García-Nieto 

Antonio dio su primera oportunidad a Héroes del Silencio: «Organizó las matinales del cine Pax. Los domingos por la mañana la Plaza de La Seo se llenaba de modernos». Pero no para ir a misa, sino para escuchar rock en un cine del Casco histórico, hoy desaparecido. Eran los tiempos en que las chupas de cuero y la gomina los traían de Londres una pareja que regentaba la Sala Metro. De aquella época fue testigo el magnífico fotógrafo de El PERIÓDICO Ángel de Castro, que a tantos artistas ha retratado.

«Vocoder y Vam Cyborg fueron más que pioneros en la música electrónica en esta tierra. Aragón reconoce a los malditos, pero no a los artistas. Estaría muy bien que en los premios de la música aragonesa, la gran cita del sector, se les hiciera algún reconocimiento», apunta Flappi.

Decía al principio que Flappi tiene una deuda con Tenas. «Con la guerra del golfo, el vinilo se encareció muchísimo, lo que impulsó el lanzamiento del CD. Discos Linacero tuvo que echar gente y yo me presté voluntario». Antonio Tenas le dijo que una gran empresa musical buscaba a alguien para su nuevo local en Zaragoza. Se lo había soplado Servando Carballar, líder de Aviadro DRO. «La persona que están buscando es Flappi», dijo Tenas. Se trataba de Bosco, la distribuidora de instrumentos musicales. Allí arrancó Flappi una carrera que une sonido y tecnología y que le ha llevado por los cinco continentes.

En Youtube hay un videoclip de Vocoder, el de su hit What happens now? No se lo pierdan. Todo ocurre en un supermercado, algo muy moderno en aquella Zaragoza de principios de los 80, una época mejor y más civilizada para muchos. Antonio no estaría de acuerdo. Él era un moderno.