+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL ÉXITO DEL FÚTBOL FEMENINO

El buscador de diamantes

Ricardo Gimeno, el técnico del Club Atletismo San José, fue el descubridor de Salma Paralluelo. «Es muy competitiva y rapidísima. Eso se lleva en los genes», afirma el entrenador zaragozano

 

El equipo// Paralluelo, a la izquierda, con las infantiles del San José. - SERVICIO ESPECIAL

El equipo// Paralluelo, a la izquierda, con las infantiles del San José. - SERVICIO ESPECIAL

R. MARTÍ
04/12/2018

Ocurrió hace nueve años en las pistas de La Granja. Fue cuando el técnico Ricardo Gimeno descubrió a Salma Paralluelo, la flamante campeona del mundo del fútbol sub-17. «Estaba haciendo unos juegos de iniciación con unos niños del colegio Calixto Ariño. Salma tendría seis años y todavía no había comenzado a competir. Yo estaba en forma por aquel entonces y se me ocurrió hacer un progresivo fuerte por el césped de 100 metros», recuerda el zaragozano. «Todos los críos estaban lejos, pero Salma me había mantenido ese ritmo fuerte. Me quedé alucinado». En la siguiente carrera confirmó su talento. «Fue en la de Eliseo Godoy. En 200 metros sacó a la segunda 80. Todo esto se ratificó compitiendo. Siempre me llamó la atención su facilidad para competir», recuerda.

Gimeno se dio cuenta desde el principio de que era un portento la por aquel entonces deportista del Atletismo San José. «Lo hacía todo sin entrenar. Lo hacía todo bien, lanzar, saltar, correr... Tenía un tobillo espectacular. Y su potencia y resistencia le daba para ganar cualquier carrera de cross o la Jean Bouin». Fue de cadete cuando empezó a hacer ejercicios para corregir su cadera. «Hay gente que nace con la cadera en retroversión. Corre con la cadera retrasada y hay que ser muy constante para corregirlo», indica.

Salma empezó a probar con el fútbol posteriormente. «Lo conoció con nueve años. La he visto jugar y es muy rápida, muy técnica y desborda. Hace unos recortes espectaculares y su centro es preciso. Es zurda y juega de interior izquierda». Pero sobre todo destaca de ella «que es muy competitiva. Eso se lleva en los genes y, ante todo, es rapidísima». Además, va bien en el colegio. «Es una joyica». Tiene otros dos hermanos que juegan a fútbol. «Pero no tienen el talento de Salma».

Con Gimeno estuvo hasta julio del año pasado. Después se fue al Alcampo Scorpio 71 y ahora la prepara el veterano Félix Laguna. «En la Federación Española de Atletismo estaban alucinados con ella. Si sigue progresando así, cuando llegue a mayor, será una bomba. Sin entrenar batió el récord de España de 300 vallas con 43.56 y este año ha bajado la marca un segundo. Yo quería que siguiera haciendo vallas cortas y este año no lo ha hecho. Pero no le ha ido mal. Todo lo que ha tocado lo ha convertido en oro», confiesa.

EL FUTURO

El técnico del San José no tiene dudas de cuál puede ser su mejor prueba. «Lo tengo muy claro, muy claro, muy claro. Son los 400 vallas y que no deseche en un futuro los 800 lisos. Hace la técnica de los 15 pasos por su poderío de zancada. Hará 55 segundos en dos años y récord de España absoluto. Y el regional de Ester Lahoz de 57.39 puede caer este año». Y en 400 lisos «será una locura. Pero tiempo al tiempo. Cuando llegue a categoría absoluta diremos que es una atleta», dice.

Afirma que atletas como Eliseo Martín, Toni Abadía, José Luis Arrazola o Ester Lahoz «consiguieron todo lo bueno de mayores. Se les veía muy buenos y lo que han conseguido ha sido a base de entrenamiento. Salma puede llegar a más sin entrenar tanto». Gimeno ha estado al tanto de sus éxitos futbolísticos. «Me alegro mucho por ella porque es una persona muy humilde. Solo le deseo suerte», reconoce.

Todos se preguntan cuantos años podrá competir al más alto nivel en fútbol y atletismo. «Hasta ahora le ha dado resultado. En ella lo veo compatible porque es muy capaz. Hace un mes ha hecho 15 años y es muy joven. Le gustan mucho las dos cosas, pero la satisfacción personal del atletismo no la tiene en el fútbol. Y eso le llena mucho», finaliza Gimeno.