+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA GASTRONOMÍA SE PROMOCIONA EN EL REINO UNIDO

Sabor de Aragón en Londres

El aceite de Oliete y el tomate rosa de Barbastro desembarcan en la capital británica para darse a conocer en Inglaterra. La iniciativa Apadrina un olivo llegó de la mano de la turolense Pilar Brennan

 

La embajadora Pilar Brennan, con su marido, Lord Brennan, tras recibir la medalla de oro de los Amantes. - EFE

C. BÖESSER (EFE) / M. DÍAZ
16/10/2019

Tomate rosa de Barbastro, aceite de Oliete y el origen de este oro líquido: los olivos turolenses de este municipio que desde el 2014 buscan padrinos a cambio de 50 euros anuales. Estos tres elementos son las piezas maestras de una presentación de la gastronomía aragonesa en la capital británica que tuvo como madrina a la turolense Pilar Brennan, una embajadora de excepción que lleva medio siglo en Inglaterra y que conoce bien los entresijos de la alta sociedad del país anglosajón.

Así, el proyecto Apadrina un olivo se presentó el lunes en Londres y dio a conocer a los súbditos de Isabel II, además de esta propuesta, las bondades del aceite de oliva aragonés y del tomate rosa de Barbastro. «Con iniciativas altruistas como esta, podemos volver a regenerar España», aseguró a Efe Pilar Brennan, quien también es presidenta de la Asociación Amigos de Teruel y entusiasta de la iniciativa.

MEDIO SIGLO

La historia de la mujer en Inglaterra comenzó cuando se desplazó al país, donde estudió. Precisamente, conoció a su marido, el miembro de la Cámara de los Lores Daniel Joseph Brennan en la sección de debate de la universidad de Manchester. Contrajeron matrimonio el 21 de agosto de 1968, lo que la convierte en una de las tres esposas españolas de un lord inglés. Este amor, además, recibió en febrero la medalla de oro de los Amantes de Teruel

Impulsado por cinco jóvenes, el proyecto Apadrina un olivo se centra en el emprendimiento social, medioambiental y de desarrollo rural. Su objetivo pasa por la recuperación de más de 100.000 olivos centenarios abandonados en Oliete.

La iniciativa busca encontrar eco en el Reino Unido. La Asociación para la recuperación de Olivos presentó, asimismo, su propio aceite virgen extra, Mi Olivo, en el prestigioso restaurante londinense Hispania London, ubicado en plena city, donde también se dio visibilidad al tomate rosa de Barbastro. «Esperamos que el maridaje entre estos dos productos sirva para traer nuevos de la tierra aragonesa y de España», explicó Ángel Pintado, uno de los organizadores del evento en Londres, exdiputado por el PP y hombre fuerte del partido en la provincia oscense a principios de la década de los 2000.

«Lo que pretendemos es acercar nuestra gastronomía a todo potencial consumidor que viva en Reino Unido», añadió Pintado, que ahora conoce bien este tomate al dedicar años al buscar las raíces de su simiente.

Las madrinas y padrinos en la capital británica del proyecto degustaron en directo el tomate rosa de Barbastro junto con el aceite de oliva virgen extra de Mi Olivo, una «conjugación tradicional», como la definió el cocinero de Huesca Mateo Sierra, «que nunca deja de estar de moda», apostilló.

«Al final lo que buscamos es que el cocinero trabaje con un producto que esté a la altura de lo que los clientes solicitan y, en este caso, ambos son de la máxima calidad», añadió el cocinero, finalista del programa televisivo español Masterchef y responsable de elaborar la degustación de ambos productos. Tanto la iniciativa Mi Olivo como el tomate rosa de Barbastro son fruto de la práctica de la agricultura orgánica y se presentan como alternativas para dar esperanzas al medio rural en lucha contra la despoblación, apuntó Pintado.

«Su futuro depende de la gastronomía, la alimentación y el turismo», agregó el también experto en política hidráulica y agricultura.

«Con iniciativas como esta intentamos crear ese aliciente de que hay trabajo en el campo y que es una labor que al final merece la pena», añadió el joven cocinero oscense. El mismo, consciente del gran problema que supone el éxodo rural que existe en buena parte del país, considera que iniciativas sociales como estas son «muy necesarias».

En la actualidad, Apadrina un olivo cuenta con más de 4.000 personas que han decidido aportar su cuota para el mantenimiento de los árboles y genera puestos de trabajo en la provincia, muchos de ellos destinados a personas en exclusión sociolaboral y con discapacidad. «Gracias a la creación de estos puestos de empleo, la escuela de Oliete, que antes no tenía alumnos, ahora ya tiene diez», relató . Este proyecto es sensacional porque abarca muchos aspectos, además de crear empleo, vuelve a llenar las escuelas», indicó Brennan.

Esta lady lleva muy a gala sus raíces. Según comentó, cuando se habla de despoblación rural hay que hacerlo con una «mirada amplia». «Esto solo es un ejemplo de todas las cosas que podríamos hacer. Ojalá el resto de España pudiera tener ideas de este tipo para repoblar la población rural. Donde mejor se vive, a veces, es en los pueblos», concluyó.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla