+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LORENZO, LA ÚLTIMA VICTIMA DEL CAMPEÓN

Márquez sigue triturando compañeros en Honda

El heptacampeón de Cervera ha proporcionado, él solito, 14 títulos a Honda y Repsol sin necesitar la ayuda de los otros cuatro pilotos de la marca. "Si preguntas en el 'paddock' de MotoGP quién gana, Honda o Marc, la respuesta será unánime: gana Marc", afirma uno de los managers del Mundial

 

El catalán Marc Márquez (Honda) celebra su décima victoria consecutiva en Alemania. - ALEJANDRO CERESUELA

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
23/08/2019

La crisis, el desastre, la confusión, el desplante, las lesiones, el desencanto y, sobre todo, la incertidumbre, pese a tener contrato por dos años (2019 y 2020), que ha provocado el pentacampeón Jorge Lorenzo en sus primeros meses en el equipo tricampeón Repsol Honda, como compañero del invencible Marc Márquez, ha vuelto a dejar en evidencia lo difícil que es compartir boxe con semejante triturador de colegas.

Si es cierto que el primer rival en el mundo de las carreras, sean coches o motos, es tu compañero de equipo, de marca, Márquez es una auténtica thermomix de campeones. Los números son escandalosos y, al repasarlos, Honda y Repsol no deberían tardar ni 24 horas en renovar, por el dinero que sea (se lo merece, de sobras) al muchacho de Cervera (Lleida). Márquez, él solito, les ha proporcionado, en los últimos seis años, 14 títulos: cinco de pilotos (2013, 2014, 2016, 2017 y 2018), cinco de constructores (2013, 2014, 2016, 2017 y 2018) y cuatro de escuderías (2013, 2014, 2017 y 2018).

COLECCIONISTA DE VICTORIAS

Las cifras son tan llamativas y peligrosas a la vez, es decir, hacen temer lo peor si Repsol Honda no es capaz de retener a su campeonísimo, que, en los últimos 20 grandes premios (9 del 2018 y 11 del 2019), Márquez se ha subido al podio en 17 y ha obtenido 10 victorias: Aragón-2018, Thailandia-2018, Japón-2018, Malasia-2018, Argentina-2019, Jerez-2019, Francia-2019, Barcelona-2019, Alemania-2019 y Brno-2019.

Sepan que, en esos mismos 20 grandes premios, los otros cuatro pilotos oficiales de Honda (Dani Pedrosa, Cal Crutchlow, Takaaki Nakagami y Jorge Lorenzo) solo lograron cuatro podios, los cuatro de Crutchlow: tercero en Misano-2018, Catar-2019 y Alemania-2019 y segundo en Japón-2018. Es evidente que se ha cumplido el pronóstico adelantado por Alberto Puig, director deportivo de Repsol Honda: El año que viene (2019), Márquez aún será mejor, dará un paso adelante, no sé en qué dirección ni cómo, pero lo hará. Es más, él ya sabe cómo lo hará, de lo contrario no podrá seguir dominando la parrilla de MotoGP. Y ahí está: de las 11 carreras disputadas este año, Márquez se ha subido al podio en 10, ha ganado seis, ha sido segundo en cuatro y se fue al suelo en Austin (Texas, EEUU).

Cuando le preguntas a Márquez por qué cuesta tanto hacerle la competencia, ser su rival, acercarse al podio con su misma Honda, te dice que no es nada fácil ser un piloto ganador en la actual parrilla de MotoGP. Ahí vemos los problemas que ha pasado Zarco en KTM, lo que está sufriendo Jorge (Lorenzo) con la Honda, las vueltas que le está dando Cal (Crutchlow) para decidir si sigue más allá del 2020. Hay que trabajar muy duro en casa, en el gimnasio, entrenarte fuerte y, luego, llegar al circuito con la idea de rendir al mil por mil.

Márquez dice mucho más. Nuestra Honda no es una moto fácil de pilotar, de llevar al límite. No es una moto con la que, de entrada, te encuentres cómodo y es evidente que para sacarle el mayor rendimiento, para poder aspirar al podio, tienes que trabajar mucho y bien con tu equipo técnico y pulir continuamente tu pilotaje.

Márquez, que muestra su admiración por todos sus colegas (todos, todos, son grandes pilotos), reconoce que la actual Honda es una moto que, cuando aprietas más de la cuenta, te caes. Y, si te caes, te puedes hacer daño y perder confianza, que es lo que más cuesta de conseguir cuando te subes a una moto a 350 kms/h. Y, en ese sentido, Márquez volvió a reconocer a El Periódico que trabaja para lograr una Honda con una base más asequible al estilo de todos los pilotos de la marca, más fácil de pilotar, no tan extrema. Insisto, si yo me caigo tanto (ayer sufrió su séptima caída del año) y hago esas salvadas no es por gusto, es porque esta moto se lleva así, al límite. De lo contrario, no ganas.

GANA EL PILOTO, NO LA MOTO

Si hay una cosa clara en el paddock del Mundial es que Honda no puede perder a Márquez, pues caería en un agujero negro. Los datos lo indican. Marc es un auténtico monstruo, único, prodigioso y esa es la primera reflexión cuando lo comparas con cualquier otro compañero de marca, comenta uno de los managers más antiguos de la categoría reina, que prefiere mantenerse en el anonimato. En MotoGP, a diferencia de la F-1, lo que cuenta es el piloto. Es lo más importante. Si tú preguntas en nuestro paddock quien gana Honda o Marc?, la respuesta será unánime: gana Marc.

Este mismo manager reconoce que es normal que la actual Honda sea una moto pensada, creada y desarrollada por Márquez porque todas las fábricas siguen las indicaciones del piloto que le garantiza los triunfos y, en ese sentido, es posible que Honda tenga un problema, sí, al no tener sustituto para Marc. Pero sabe qué?, el mayor problema que tiene Honda, en estos momentos, es que tiene al mejor y lo único que tiene que hacer es renovarle cuanto antes y darle todo lo que pide. Y punto.

No importa el piloto que pongas al lado de Márquez, siempre será peor que él, siempre le ganará. Marc es tremendo y lo sabemos todos, remata otro manager, éste de una de las marcas japonesas. Tú dirías que Cal es malo?, no. Dirías que Dani no sabía lo que hacía?, tampoco Dirías que Lorenzo está acabado?, ni hablar! El problema es que solo existe un Márquez. A nadie se le pueden pedir los resultados de Marc, porque nadie los consigue. Ni con esta Honda, ni con cualquier otra moto. Estamos hablando de un marciano, de un extraterrestre, en eso coincidimos todos. Hasta ellos, los pilotos, los campeones.