+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA POLÉMICA DEL MUNDIAL DE MOTOCICLISMO

El 'paddock' de MotoGP se pregunta si Lorenzo y Rossi deberían retirarse

El pentacampeón mallorquín, una de las grandes estrellas de la última década, vive instalado en la cola de la clasificación a 40 segundos del campeón. El 'Doctor', con 40 años, 9 títulos y 115 victorias, lleva 43 grandes premios sin ganar y se ha convertido en la única Yamaha que no pelea por el podio

 

El 'paddock' de MotoGP se pregunta si Lorenzo y Rossi deberían retirarse -

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
23/10/2019

No tienen nada que ver y tienen mucho que ver. Cierto, son ejemplos de veteranía ejemplares, pero situaciones que vale la pena analizar con detenimiento porque, aunque son escenarios distintos, lo cierto es que dos de los más grandes campeones que ha tenido la historia del motociclismo, de la categoría reina de 500cc y MotoGP, están protagonizando una temporada lamentable (con matices, con muchos matices), que provoca continuamente el comentario de si, para correr en esas condiciones y, con esos resultados, no les valdría más la pena retirarse después, insisto, de dos de las carreras más brillantes de la historia.

El italiano Valentino Rossi (Yamaha) y el mallorquín Jorge Lorenzo (Honda) viven momentos de crisis, de angustia, de escaso protagonismo y de resultados diametralmente opuestos a sus trayectorias en la última década. Rossi, con 40 años, cumple el primer año de los dos que tiene firmados con Yamaha, con los peores resultados de su vida, de una vida larguísima, concretamente 24 temporadas en el Mundial, pues hace ya 43 grandes premios, desde Assen (Holanda) 2017, que no gana. Eso sí, este año se ha subido al podio (segundo) en Argentina y Austin (Texas, EEUU), pero nada que ver, por supuesto, con sus nueve títulos mundiales, sus 234 podios y sus 115 victorias, la segunda mejor marca tras los 122 de su compatriota Giacomo Agostini.

La horrible racha de Lorenzo
El pentacampeón mallorquín Jorge Lorenzo (Honda) está pasando, sin duda, un auténtico viacrucis a lomos de la Honda RC213V, la misma moto que Marc Márquez ha convertido en casi invencible, ganando seis de los últimos siete campeonatos del mundo de MotoGP. Lorenzo, que venía de acabar triunfando en Ducati, donde no quisieron renovarle, está, también, a los 32 años, cosechando los peores resultados de su vida. Tomen nota: 13º, 12º, 12º, 11º, 13º, 14º, 14º, 20º (su peor resultado hasta ahora, en el Gran Premio de Aragón), 18º y, el pasado domingo, 17º, en Motegi (Japón), ante los jefes, a 40 segundos de su compañero de equipo en el ‘team’ Repsol Honda (concretamente a 40.410 segundos), lo que significa perder más de un segundo (casi dos) por vuelta. La última victoria de Lorenzo data de Austria-2018, lleva, pues, 15 grandes premios sin ganar.

Es evidente, sí, que los papeles de los dos veteranos campeones son distintos e, incluso, su destino futuro. Rossi, de alguna manera, trata de pelearse con los de arriba y, a veces (más en entrenamiento que en carrera), lo consigue, pero sigue siendo una actuación pobrísima, ya que el ‘Doctor’ sangra por la herida que le provoca ver al jovencísimo Fabio Quartararo volar y codearse con Márquez con una Yamaha inferior a la suya. También su compañero de equipo Maverick Viñales y su protegido Franco Morbidelli pelean por el podio con su misma moto.


Valentino Rossi, nueve veces campeón, en su boxe de Motegi. / EFE / TORU HANAI

La preocupación de Rossi es tal que ya ha anunciado que el veterano técnico Silvano Galbusera, de 62 años, no seguirá con él el año que viene, cuando cumple su último año con Yamaha, y que será sustituido por el español David Muñoz. Hay quien ve en ese cambio de técnico, a estas alturas de temporada, una señal inequívoca de que Rossi piensa seguir más allá del 2020, lo que dados sus resultados parece increíble, ya que todo el mundo demanda una retirada y, sin duda, el ascenso de Quartararo, ya ‘rookie’ del 2019, al equipo oficial. Pues bien, hay quien piensa, también, que el que se irá de Yamaha en el 2021 será Viñales (muchos lo colocan en Ducati) para que el ‘Diablo’ coja su M1 y Rossi siga ocupando el otro lado del boxe y mandando.

Incertidumbre en Honda
La situación de Lorenzo es, desde luego, esperpéntica para todo el mundo. Su inadaptación a la Honda, cierto, complicada por las múltiples caídas y lesiones que ha sufrido, no solo es evidente y muy decepcionante, como reconoce él mismo, “para un campeón como yo”, sino que hay quien cree que Honda está esperando un gesto del mallorquín para evitarle tener que seguir pilotando en estas condiciones la próxima temporada y rescindir, de mutuo acuerdo, el año de contrato (2020) que le resta.

Piloto oficial del equipo Yama Monster
Pero Lorenzo insiste en que quiere seguir corriendo con la Honda y que, si la fábrica japonesa es capaz de hacerle una moto para él no para Márquez, podría regresar regularmente al podio. El presidente de Honda, Yoshishige Nomura, que estuvo, cómo no, en el GP de Japón y recibió, de manos de Márquez, un nuevo título mundial de constructores, que lo hizo “inmensamente feliz, a mí y a toda la fábrica”, dijo que tratarían de hacerle a Lorenzo una moto a su medida. Pocos le creen, pues el mallorquín necesita todo lo contrario de Márquez, capaz de domar ese potro salvaje con tanta facilidad que lleva 14 podios de 15, de ellos 10 son victorias.

Todos los ojos estarán situados este fin de semana en el bicampeón francés de Moto2, Johan Zarco, una auténtica bala en su época de la categoría intermedia y un auténtico fiasco en su experiencia reciente a los mandos de la KTM. Tan mal lo hizo, tan mal se sintió, tan honrado fue (muchos esperan un gesto así de Lorenzo), que renunció a su contrato y quedó libre. Esa libertad, que muchos juzgaron estratégica en espera de que Honda le rescatase de su temporada sabática (como así ha sido, por pura casualidad), le acaba de permitir fichar por el equipo satélite de la firma alada, LCR Honda Castrol, y pilotar para Honda en los tres últimas carreras del año, empezando este viernes en Phillip Island (Australia), siguiendo, la próxima semana, en Sepang (Malasia) y acabando en Cheste (Valencia).


Jorge Lorenzo, en el boxe del Repsol Honda, en el GP de Japón. / REPSOL MEDIA

Si Zarco es capaz de ir más rápido que Lorenzo este fin de semana con la Honda que hereda del japonés Takaaki Nakagami, que no es del todo ‘pata negra’, es decir, que es uno o dos escalones inferior técnicamente a su poderosa RC213V, entonces es posible que Honda, de la mano de su director deportivo, el excampeón Alberto Puig, tenga fuerza para poder negociar, por más que Nomura y Lorenzo insistan en seguir unidos el año que viene, una rescisión del contrato del pentacampeón mallorquín.

El gran fichaje de Zarco
Lorenzo se ha visto obligado a entender el fichaje repentino de Zarco al señalar que, si Nakagami se operaba del hombro y ya no podía correr más, “lo lógico era que Honda subiese a esa moto al mejor piloto que había libre, que no era otro que Zarco, ya que, tal vez, los compromisos de Stefan (Bradl, piloto probador de Honda), le impedían competir”. Ni que decir tiene que Lorenzo aseguró, por activa y por pasiva, ante una audiencia que no se lo creía del todo, que “el fichaje de Zarco no me afecta ni a mí ni a mi futuro, ya he dicho que, hoy por hoy, pienso seguir en Honda y cumplir mi segundo año de contrato”. La pésima temporada de Lorenzo, por otra parte, podría impedir al equipo Repsol Honda conseguir, de nuevo, el triplete, pues el hecho de que el mallorquín no aporte puntos en el campeonato de escuderia hace que el 'team' Repsol Honda pueda ser derrotado, en el Mundial de equipos, por Ducati.

Piloto oficial del equipo Repsol Honda
Sea como fuera, el 'paddock' lleva ya muchos grandes premios preguntándose si Rossi y Lorenzo no debería dar un paso al lado y anunciar su retirada, pese a quedarles a ambos un año más de contrato, pese a ser dos históricos, dos de los más grandes campeones de todos los tiempos y, sin duda, dos pilotos que, en otras circunstancias, el 'Doctor' con menos años y Lorenzo con una moto más adaptada a su estilo, podrían presentar batalla, sino por la victoria (todo el mundo cree que ya inalcanzable para ellos dada la aparición de la 'next generation') sí por el podio.

Una cosa está clara, contrariamente a lo que mucha gente opina, la fulgurante y para muchos humillante aparición en plan relámpago de Quartararo en la escena de MotoGP no afecta, no daña, no arrincona a Rossi y Lorenzo, que están ya de vuelta de todo, sino que coloca contra la pared a los aspirantes al título en un futuro inmediato como podrían ser Maverick Viñales, Àlex Rins, Jack Miller, Franco Morbidelli y/o Pol Espargaró, pues les ha salido un rival peligrosísimo y muy capaz de, después de Márquez, ser el 'Diablo' que les corte el paso.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla