+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MUJER Y DEPORTE

El esquí y la vida

Para Celia Abad este deporte es una forma de vivir que la sitúa entre las 300 mejores del mundo en categoría absoluta y que le pone el foco, con solo 20 años, en los Juegos de Pekín

 

Celia Abad, durante una competición. - SERVICIO ESPECIAL

S. VALERO
27/03/2021

No duda Celia Abad (Huesca, 24-10-2000) cuando se le pregunta qué significa el esquí para ella. «Es todo, es una forma de vida, no concibo vivir sin esquiar», contesta casi sin pararse a pensar en la magnitud de las palabras. «No puede ser de otra forma. Gracias a este deporte he pasado los mejores momentos, también he hecho muchos sacrificios, claro, pero todo lo compensa, ya que me hace feliz», añade esta joven esquiadora, que en Espot este viernes pasado fue quinta en eslalon en el Nacional absoluto después de que las caídas le jugaran una mala pasada. Es campeona de España júnior y ya está entre las 100 mejores de su edad del mundo y en dos espacialidades, en el supergigante y en la combinada, entre las 300 mejores en categoría absoluta. 

Son dos credenciales que sirven para augurar a Celia un futuro enorme, con el horizonte que ella misma se marca en los Juegos de Pekín del próximo año. Aquella niña que iba a Formigal a esquiar, con sus padres, Ricardo e Isabel, y con sus hermanos mayores, Pelayo, ahora su entrenador, y Lucas, apunta sin dudar al primer nivel de este deporte. Al primerísimo... «Con cuatro o cinco añitos ya esquiaba, me enseñaron mis padres y mis hermanos, ellos son los que me metieron el gusanillo», explica. Y Celia mostró una clara determinación por hacer que esa pasión se convirtiera en una forma de vida. Eso tuvo un paso importante hace 4 años, «cuando empecé en la categoría absoluta y tuve muy claro que el esquí me apasionaba y que quería llegar lejos».

Sin embargo, el momento decisivo fue en el 2020. Tras un año que no había sido todo lo bueno que ella esperaba en el Centro de Tecnificación de Aragón dio el paso para irse a entrenar a Italia, a Los Dolomitas, en Pozza di Fasa, junto a Pelayo, inseparable e imprescindible en su carrera. «Ese cambio ha sido muy decisivo porque desde noviembre he entrenado con unas condiciones muy buenas, inmejorables. Rodearte de las mejores del mundo para entrenar y competir te hace crecer un montón. Y me he dado cuenta de que puedo estar entre ellas».

Lo dice con los pies en el suelo, con el espíritu de superación que le dejó una grave lesión de rodilla que tuvo en el 2018, pero con la ambición de saber que puede hacerse un hueco en la historia del esquí español. «Ha habido ahora un parón, porque hubo grandes esquiadores y hace años que no han salido en España. A mí y a otras compañeras nos encantaría abrir la siguiente generación, seguir la estela de Los Fernández Ochoa, Rienda, Carolina Ruiz...», asegura Celia, admitiendo que no es fácil que salgan grandes especialistas en España, porque «es un deporte minoritario, hay mucha gente que lo practica como ocio pero en el alto nivel es carísimo».

Ella lo sabe bien, porque tomar la decisión de hacer un programa privado e irse a entrenar a Italia estos meses o en verano a Chile solo es posible con un fuerte apoyo económico detrás. «Mis padres han sido mis mejores espónsores, pero sin otros hubiera sido imposible». La Fundación Caja Rural, donde tiene una beca, Huesca La Magia, Rodi Motor Service e Intersport han colaborado, y colaboran, en que el sueño de esta esquiadora oscense siga muy presente.

Y ese sueño tiene una estación clara en Pekín 2022. «Sí, la meta está ahí desde siempre. Sé que soy joven y que me queda tiempo, pero es muy motivador tener ese objetivo tan grande. Y, si no estoy en Pekín, lucharé por ir a los Juegos siguientes. Ese listón siempre va a estar», indica con ambición, con la seguridad en su progresión, que se ha acelerado a pasos agigantados en los últimos meses, compitiendo todavía en todas las disciplinas, en gigante y eslalon, las técnicas, y en supergigante y descenso, las de velocidad. «Mi especialidad por ahora es el gigante, pero no descarto ninguna, creo que las cuatro me aportan», asevera con esa sonrisa de felicidad que le da el esquí y que le quita tiempo para que sus estudios de Farmacia, ahora en su práctica totalidad online, pasen a un plano secundario, aunque importante, «porque quiero ejercer esa profesión», aclara. Eso será más tarde. De momento, el esquí es el motor de su vida, con unas alas para volar muy alto. Con destino a Pekín, de hecho.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla