+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Mujer y deporte

Luchando en el hielo a contracorriente

Gema y Nuria, madre de 51 años e hija de 18, compiten con el CH Jaca en una modalidad por la que pelean a pesar de no haber tenido mucho apoyo

 

Luchando en el hielo a contracorriente - R. M.

Ricardo Martí eparagon@elperiodico.com
07/04/2019

Luchan a contracorriente en una localidad en la que el hockey hielo es casi una religión. Gema Urzola y Nuria Encinar son madre e hija, dos pilares del Club Hielo Jaca. Urzola juega de delantera y alero y tiene 51 años. Encinar es una defensa potente de 18 años. Ambas han terminado la Liga Iberdrola en la que compiten ocho equipos. Se llevó el título el Majadahonda ganando en la final al Txuri Urdin por 2-0. El CH Jaca terminó el penúltimo, ganando un partido en toda la competición al Granada Grizzlies. Consiguieron 21 goles y encajaron 129.

Pese a estos números, madre e hija tienen una moral a prueba de bomba y, sobre todo, una gran afición a un deporte que por tradición siempre han practicado los chicos en Jaca. Ellas luchan como guerreras con el casco en la cabeza y el stick en la mano para hacerse valorar en la localidad altoaragonesa. «El año pasado el club decidió que no hubiera equipo femenino porque costaba dinero. Entonces el presidente era Eric Bastide. Este año Jessica Zaragoza, la nueva presidenta, apostó por nosotras. Había dinero por la subvención de Iberdrola y como había bastantes chicas se apostó por el equipo femenino», indica Gema Urzola, la capitana del equipo.

El conjunto ha podido completar la competición pese al escepticismo de parte del entorno del club altoaragonés. «Vinieron muchas niñas pequeñas de 14 y 15 años. También hay jugadoras veteranas como yo. Pero hay padres que piensan que es un deporte masculino y no quieren que jueguen sus hijas, porque se piensan que el hockey es super agresivo, se van a pegar y a romperse los dientes», indica Urzola.

El CH Jaca femenino lleva cinco años en la competición y compitiendo con equipos de mucha tradición. «El Txuri Urdin y el Majadahonda son clubs muy buenos, pero cuando empezaron eran malas. Las madrileñas tienen dos equipos, 30 chicas, son campeonas de Liga hace años y nadie les baja del trono. Allí se paga por ver los partidos y esto repercute en el club. Con nosotros nos dicen que es todo pérdidas. La gente no viene a vernos porque somos malas y el equipo sénior masculino es el que recauda dinero. Cuando me dicen estas cosas me chirrían los oídos. La palabra malas y que no servimos están en la boca de alguna gente desde el primer día. No van a cambiar su mentalidad de toda la vida y nos ven como un equipo de crías. Pero si no insistimos y tiramos la toalla, no conseguiremos nada», confiesa Nuria Encinar. Para Urzola esta visión es «un reflejo de la sociedad. Somos todas iguales entre comillas, pero la desigualdad en todos los ordenes está ahí», dice.

El desplazamiento hasta Granada fue casi una aventura. «Este año crearon un equipo y el viaje hasta allí fue un machaque. Hemos sido la categoría más cara este año en Jaca. El autobús igual costó 3.000 euros hasta Granada. Salimos de Jaca a las cinco de la mañana, llegamos doce horas más tarde. Tras jugar nos fuimos por la noche. Llegué a Zaragoza a las doce de la mañana», recuerda Encinar.

Ambas esperan que su esfuerzo no caiga en saco roto y que la nueva junta directiva presidida por Antonio Betrán apoye su continuidad. «Lucharemos porque continúe el equipo femenino y contamos con la baza del apoyo de Iberdrola. La nueva junta nos dijo que les apoyáramos. Mejor tenernos contentas... Ahora ellos están a favor y siempre que pueda seguiré ayudando y empujando en este proyecto», dice Urzola.

La capitana del equipo se dedica al rescate de montaña en Sabiñánigo. «La gente alucina que con mi edad esté jugando a hockey. Se dan cuenta que me muevo bien, que escalo, que esquío... Pero me ven como un bicho raro». Nuria tiene a su madre en un pedestal. «Es jugadora, entrenadora, delegada, la madre del equipo... Es todo. Me encanta jugar con ella porque es mi mejor amiga. Para mí es la mejor». Encinar marca diferencias en defensa. «Le veo mucho palazo. Como defensa tiene que meter mucho el palo. Tiene mucho genio, pero para ser defensa se necesita esto. Es una agresividad controlada. Se necesita energía y Nuria la tiene».

La estrategia del Club Hielo Jaca es «poner a las mejores en defensa. Tenemos a las dos figuras en la delantera. Son Vicky Serrano y Paula Moreno y son internacionales». Su afición por el hockey viene de familia. Y hace poco recibieron la mejor noticia. Alfredo, el hijo de Gema, fue llamado por la selección española sub-18.