+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un oasis sobre dos ruedas

Ariadna Nevado ha competido esta temporada en el Sopela, conjunto vasco de la élite, y quiere hacerse un hueco en lo más alto tras ser una habitual con la selección española

 

Ariadna Nevado posa con su bicicleta. - SERVICIO ESPECIAL

ALBERTO BOBED
07/12/2019

Resulta ciertamente descorazonador conocer la realidad del ciclismo femenino. Ya no solo en Aragón, sino a nivel general. Es uno de los deportes en los que más diferencia hay entre la competición masculina y femenina. La primera acapara los focos, las portadas y la atención, no solo mediática, sino también económica, pero el ciclismo femenino es un gran olvidado salvo en la más pura élite. Y ahí hay castañas en vez de caviar.

En ese desierto intenta hacerse camino, ser un oasis, Ariadna Nevado. El trayecto es duro y así lo está viviendo, como si el ciclismo en sí no fuera lo suficiente sacrificado ya, pero tiene una de las grandes ventajas de ser aragonesa, que es la tozudez. En el buen sentido de la palabra, obviamente. Para llegar a la élite hay que tener mucha determinación y talento y la caspolina, de 19 años, posee ambas virtudes.

Fue precisamente su cabezonería la que le llevó a una bicicleta: «Empecé a practicar ciclismo hace unos ocho años. Mi padre montaba en bicicleta y hacía cicloturistas en el pueblo y yo lo veía y me gustaba. Le dije que si podía probar y me dijo que no, le seguí insistiendo y un año después me dejó y probé en el Club Ciclista Caspolino. Al año siguiente ya comencé a competir», comenta Ariadna Nevado.

Durante sus años de progesión hasta llegar al Sopela vasco, su última escuadra, ha habido muchos momentos de alegrías y experiencias únicas. En su segundo año de cadete venció una prueba de la Copa de España, la Vuelta al Bajo Aragón y el Campeonato de Aragón, pero uno de sus grandes momentos vino cuando defendió los colores de la selección española. «Era un sueño que cumplí.

Fue una experiencia muy bonita y me hacía mucha ilusión poder representar a España. Fui a correr a principio del año pasado a Bélgica una prueba y no lo olvidaré nunca porque allí viven el ciclismo de otra manera, lo viven mucho», asegura Ariadna Nevado, que también recuerda que corrió en la ribera del Duero una vuelta júnior, también con el combinado nacional.

Su buen nivel no pasó inadvertido para el Sopela vasco, conjunto de categoría UCI Women’s Team, la máxima. Primero pasó dos años en el filial fogueándose y esta campaña ya ha competido con el primer equipo, donde notó el cambio. «Ha sido un año muy difícil y complicado, ha costado bastante», afirma. Ha supuesto un cambio en cuanto a «kilómetros y horas de entrenamiento», además de que «toca trabajar mucho para el equipo y pensar en las demás, lo que también quita oportunidades», puntualiza. A pesar de ello, pudo estrenarse en una competición de categoría internacional con conjuntos de altísimo nivel en la Vuelta a Burgos y, además, tuvo muy buenas sensaciones, especialmente el primer día.

Falta de equipos

Y ahora, aunque su primer año en la élite no ha sido todo lo bueno que Ariadna hubiese deseado y no continúe en el Sopela, se encuentra buscando activamente equipo para la temporada que viene, porque este escollo no va a impedir que siga cumpliendo sus sueños. Si no lo logra, seguirá entrenando y esforzándose sola porque «van a hacer la Copa de España en Teruel y quiero hacerlo bien. Ese es mi principal objetivo porque me hace ilusión que sea en Aragón». Además, quiere hacer un buen papel en los campeonatos de España. Es un ejemplo de persistencia, porque quiere seguir encima de la bicicleta, compitiendo y disfrutando.

De todos modos, ella conoce como nadie cómo está el ciclismo femenino y no es para tirar cohetes, aunque eso no impide que siga adelante. Reconoce, y eso es muy bueno, «que se están animando más chicas», pero existe un escalón que pocas logran salvar: «Se tiene que trabajar desde la base y potenciar a equipos cadetes y juveniles, no solo élite o sub-23 para que las chicas se vayan animando y que no lo vean como algo muy lejano poder llegar a profesionales», recalca. De todos modos, también pone en foco en la atención mediática: «Las carreras de los chicos salen en la tele y son anunciadas. Corremos igual y hacemos lo mismo», reclama Nevado. 

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla