+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EDITORIAL

23-F: pasado y presente

 

Felipe VI y Pedro Sánchez, este martes. - JOSÉ LUIS ROCA

El 40º aniversario del intento de golpe del 23-F se conmemoró este martes en el Congreso en un acto breve, con la asistencia de representantes de todos los poderes del Estado pero con solo dos discursos. El gran ausente fue el mayor protagonista del 23-F, el rey Juan Carlos, que abandonó España hace siete meses para instalarse en Abu Dhabi. En su discurso, el rey Felipe VI recordó el papel desempeñado hace 40 años por su padre, de quien dijo que «asumió como jefe del Estado su responsabilidad y su compromiso con la Constitución» y que «su firmeza y autoridad fueron determinantes para el triunfo de la democracia». Felipe VI aprovechó para señalar que su compromiso con la Constitución es «más firme y fuerte que nunca» y para reafirmar a la Corona como una institución «que integre y cohesione».

La actuación del rey emérito fue, en efecto, determinante para parar el golpe de Estado y esto es indudable pese a las múltiples especulaciones –desde valoraciones críticas de su papel durante la crisis del Gobierno de Suárez hasta insidias sobre sus relaciones con los líderes del golpe– que se han lanzado durante estas cuatro décadas.

El papel de Juan Carlos en la consolidación de la democracia y en una noche crítica en la que se jugaba su futuro es digno de elogio y de recuerdo, y debe separarse absolutamente de las actividades posteriores que han salido recientemente a la luz –presunto cobro de comisiones, cuentas en paraísos fiscales, defraudación a Hacienda– y por las que ha tenido que dejar España y está aún pendiente de investigaciones judiciales. Ni sus actuaciones presuntamente delictivas deben oscurecer su protagonismo en la restauración de la democracia ni este papel decisivo puede servir para ocultar o absolver sus irregularidades.

En las dudas que se han expandido sobre la implicación de Juan Carlos en el 23-F coinciden, curiosamente, los golpistas, que fueron quienes primero difundieron esa teoría para intentar exculparse, y los grupos políticos –nacionalistas, independentistas e izquierdistas– que impugnan ahora la democracia que se fortaleció con el fracaso del golpe. Seis partidos –ERC, Junts, PDECat, CUP, EH Bildu y BNG– boicotearon el acto institucional y calificaron el 23-F de «operación de Estado que permitiese salvar el régimen del 78», una frívola forma de reescribir la historia y de blanquear a la extrema derecha y a los militares golpistas.

El PNV no firmó el documento, pero tampoco asistió al acto. Unidas Podemos estuvo presente, aunque seguramente solo por su presencia en el Gobierno. Pablo Iglesias lo justificó por ser «enormemente institucionales», pero ni él ni sus compañeros aplaudieron el discurso del Rey. El vicepresidente segundo volvió a mencionar el «horizonte republicano» que se abre en España y dudó de que la Monarquía sea una condición para la democracia. Su asistencia al acto estuvo, pues, llena de reticencias.

La democracia española, sin embargo, goza de una razonable buena salud, pese a todas sus imperfecciones. Ahora bien, nuevos peligros acechan a las democracias, distintos de los de hace 40 años. A ellos se refirió la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, citando la «desnaturalización y la instrumentalización de las propias instituciones democráticas»; «la creciente polarización política» o el populismo. Una advertencia de gran actualidad en el aniversario del mayor peligro que ha amenazado a la democracia española.

 
 
10 Comentarios
10

Por JC1 15:41 - 25.02.2021

El golpe militar y real triunfo con la defenestracion de Suarez pero no fueron capaces de consensuar su sustituto y por eso quedo en fracaso a medias

09

Por albertovich 20:34 - 24.02.2021

Abundaría, por supuesto, en que los militares españoles que han pedio actuar al Rey contra este gobierno, que han pedido a Trump un golpe de Estado en España, que apostaban por matar a 26 millones de españoles, sí que saben la verdadera historia del 23 F. La verdadera historia del 23 F, y la constante histórica española desde que llegaron los borbones a España. Los cuentos los dejamos para los ignorantes o para los majaderos. Pobres.

08

Por aryastarck 18:40 - 24.02.2021

Ostras Vecino! Usted se supera con cada comentario. "España incendiada literalmente todos los días de norte a sur y de este a oeste" Pero en qué país vive. Porque ha sido en Cataluña y fundamentalmente en Barcelona donde se han producido los incendios, los asaltos y robos alentados por los políticos independentistas y comunistas. En el resto de España hubo manifestaciones puntuales durante un día o dos y no hubo incendios ni asaltos. Ah! Y otra cosa, los miles de madrileños que se quedan sin luz son porque se enganchan clandestinamente para cultivar droga. Háganos un favor, escriba menos así mentirá también menos.

07

Por aryastarck 18:14 - 24.02.2021

¡Cojonudo! El historiador "Albertovich " cuyos trabajos y libros son harto conocidos, nos acaba de aclarar la verdadera realidad de lo que ocurrió el 23F. ¡Qué desfachatez!

06

Por el manchonero 17:59 - 24.02.2021

Lo del 78 fue un "pack-according". Lo del 23F fue un juego de trileros donde tardamos siete horas y media en saber donde estaba la bolita. Algunos atrevidos apostaron sin saber donde estaba "el gancho" y perdieron. Los apostadores que había al rededor se metieron las manos a los bolsillos, media vuelta y aquí no a pasado nada. Un poco de bulla y cada mochuelo a su olivo. Y ahí estamos.

05

Por albertovich 13:38 - 24.02.2021

"El panorama que se desprende es terrible. Afirma que su objetivo es un sistema democrático, que si se mantiene en su puesto quien pagara un precio será el pueblo y que ese precio será el fin del sistema democrático. Y cree que si queda se acabará todo, y si se va tal vez no Hay base para afirmar que Suárez fue amenazado. ¿Quién le amenazó? Y sobre todo ¿Qué papel jugó el rey? ¿Le apoyó o le retiró su apoyo? Si el rey forzó la salida de un presidente elegido, eso, en si mismo es ya un GOLPE, legalmente no tenía atribuciones. Y si son los militares los que exigen que se marche y se marcha para "evitar que sea el pueblo el que pague un precio", pues obviamente es también un golpe. Así que en realidad, la dimisión del presidente Suárez el 29 de Enero de 1981 fue un golpe de estado, cuyos responsables fueron el rey Juan Carlos y la cúpula militar. El 23F asistimos a un choque de tendencias entre los golpistas en el que la más sanguinaria no logró imponerse. En 1981 hubo un golpe que triunfó: la dimisión de Suárez. Un presidente elegido por el parlamento fue obligado a marcharse "para que el pueblo no pagase un precio". El pueblo como rehén, la democracia como víctima o como botín. "

04

Por albertovich 13:37 - 24.02.2021

Hay que incardinar el golpe en este país vasallo del imperio americano, al que las élites rinden vasallaje sobre las costillas de los súbditos, en la victoria de Reagan tres meses antes. Y hago mías estas palabras: " Dijo Suarez en su dimisión: Un político debe saber cuando luchar por mantenerse en su puesto le supondrá al pueblo "pagar un precio". ¿Qué precio iba a pagar el pueblo español si Suárez no dimitía? ¿Quiénes se lo harían pagar? El precio a pagar es, en sus palabras: "la continuidad de una obra exige un cambio de personas y yo no quiero que el sistema democrático de convivencia sea, una vez más, un paréntesis en la historia de España". Está claro. De seguir el como presidente, su obra, el sistema democrático, no tendría continuidad, sería, otra vez, "un paréntesis en la historia de España". Dice que ha llegado a ese convencimiento y por eso toma la decisión de marcharse "sin que nadie se lo pida". También dice: ”No me voy por cansancio. No me voy porque haya sufrido un revés superior a mi capacidad de encaje. No me voy por temor al futuro. Me voy porque ya las palabras parecen no ser suficientes y es preciso demostrar con hechos lo que somos y lo que queremos."

03

Por vecino 12:06 - 24.02.2021

El que era rey de un país que según el relator de Extrema Pobreza y DDHH de Naciones Unidas consideró a España un país que tiene 26% de su población en la extrema pobreza y que la mitad de los españoles están fuera de la posibilidad de salir de la crisis económica que afecta a estos 23 millones de personas desde 2012, año en que el rey y exprincesa vivían en lujosa luna de miel. Un país que permite que miles de madrileños no tengan electricidad durante un invierno famoso por lo crudo. Estas violencias no las ven muchos políticos, ni tampoco los que participan en la televisión, ellos solo ven a los alborotadores. Si, NO podemos mas, esperando que la democracia pueda destapar esos secretos del 23F, tan sospechosamente secretos...

02

Por vecino 12:05 - 24.02.2021

Ha salido hablando el rey, luego Maritxell Batet y más tarde, todas las opiniones de los políticos en sus canutazos en TV, han hablado, han dicho palabras grandilocuentes de una supuesta democracia plena con perfecta sintonía entre gobernantes y gobernados. Hablaban de una España irreal que sólo existe en sus cabezas, porque lo peor de todo, es que encima lo que dicen, parece que se lo creen. Por otra parte, a mí en un momento dado oyendo todo ese discurso vacuo, toda esa facundia falaz e impostada me ha venido a la cabeza; esta gente tal cómo ha estado España esta última semana incendiada literalmente todos los días, de norte a sur y de este a oeste, una mayoría de la juventud sin futuro y sin ningunas expectativas ni personales ni profesionales, como ellos pancartean

01

Por Miguel M1 9:55 - 24.02.2021

Los enemigos de la democracia española son los fascistas de extremaderecha y los fascistas que están en el gobierno de extremaizquierda.