+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

De todo un poco

Alarma o excepción

 

Parte diario desde Moncloa. -

José Ángel Biel José Ángel Biel
19/04/2020

Cuando se publique este artículo, llevaré, como muchos, 36 días confinado en mi casa, sin pisar la calle. En ese tiempo, he dado más de 400.000 pasos, he escrito dos capítulos completos de mis memorias –más de 10.000 palabras– comenzado el tercero, y he aplaudido desde la terraza 36 veces. Hablo por teléfono con algunos amigos y tengo tiempo para reflexionar sobre algunas de las cosas que están sucediendo en nuestro país.

La primera tiene que ver con la conveniencia de que el presidente Sánchez procure no endosarnos tantos discursos, por dos razones: porque no siempre nos dice la verdad –o solo nos cuenta la suya– y porque cada vez que habla a los españoles, nos clava o anuncia una quincena más de confinamiento. Los ciudadanos agradeceríamos algo de mesura, mucha imaginación y un poco de optimismo. Y lo más importante: que el Gobierno de este país tuviera claro que hay vida más allá del confinamiento, que actúe en consecuencia y explique lo que va a hacer, ahora y después.

Sin embargo, el Gobierno da la impresión de que está asustado o desorientado. Por ejemplo, ¿cuántos meses de crisis económica nos corresponden por cada quincena de confinamiento añadida? Los efectos pueden ser devastadores si se confirman los augurios del FMI. España, ya lo demostró en el 2008, es especialmente sensible a las crisis, las sufre con mayor virulencia.

Ante la situación que padecemos –la más grave en muchos años–, Pedro Sánchez suele hablar de guerra. Y no le falta razón cuando, cada día, a las doce, cinco personas nos dan el parte de guerra. De los cinco portavoces, dos son generales y otro un alto mando de la Policía. Blanco y en botella. Y Pablo Iglesias se queja del uniforme militar del Rey que, entre otras cosas, es el jefe de las Fuerzas Armadas del país.

Muchos españoles echamos de menos la presencia de otros portavoces que nos informen, con detalle, de las características de la pandemia, de las normas higiénicas que debemos seguir, del buen uso de mascarillas y guantes –en el supuesto de que haya para todos– de la eficacia de los test, de los equipos que trabajan para encontrar una vacuna o los antivirales. Creo que una pandemia del siglo XXI debería tratarse, a efectos informativos, de manera distinta a como, presumiblemente, se trató la mal llamada gripe española de 1918.

Tampoco estaría de más que algún experto economista nos fuera informando sobre lo que se nos viene encima cuando la curva del virus haya cedido. Si, como sucedió en la crisis del 2008, habrá colas ante los comedores sociales y si las aglomeraciones serán autorizadas por las autoridades competentes. Da miedo pensar que los que no mueran por el virus, puedan morir de hambre o de pena. Alguien debería decirnos cuál es el punto crítico entre el fin de la alarma sanitaria y el comienzo de la crisis económica. Una cuarentena rigurosa que dure más de tres meses supone la ruina para este país y un riesgo de desobediencia de la población. De momento, haremos los dos meses, sin que nadie atisbe la salida. Si, además, una ilustre dirigente de la Unión Europea considera la conveniencia de que los mayores estemos todo el año confinados, habrá que pensar si el coste merece la pena.

Todas las informaciones relacionadas específicamente con la crisis sanitaria y económica son más interesantes que saber a cuántas personas se ha multado, si Rajoy se ha saltado el confinamiento –menudos vecinos tiene– cuántos insolidarios han sido detenidos o si se ha impedido a un vecino ir al huerto a por patatas. Parece mentira que el Gobierno, que se define de izquierdas, dé sensaciones que rozan con un estado policial. Muchos tenemos la impresión de que el Gobierno está haciendo lo fácil, posiblemente lo único que sabe. Solo le ha faltado prohibir el virus vía decreto u ordenar su detención. Se nota demasiado que el Ministerio de Sanidad lleva 20 años sin ejercer las competencias transferidas a las comunidades autónomas. De hecho, el Ministerio de Sanidad se lo adjudicaron a un filósofo del PSC, precisamente por la escasa importancia política de dicha cartera, para «cuadrar» el Gobierno con Podemos. Y es precisamente la composición del Ejecutivo lo que hace muy difícil poder firmar algo parecido a los famosos Pactos de la Moncloa. Que no se engañe Sánchez o, al menos, que no nos engañe a los españoles, los pactos de Estado de este tipo solo los pueden firmar quienes acepten la existencia irreversible del estado de las autonomías y acepten, con todas sus consecuencias que, en Europa, el empleo lo crean las empresas y los autónomos.

El Estado crea funcionarios, que también son muy importantes. Basta ya de enfrentar lo público contra lo privado o aprovechar la pandemia para que algunos intenten poner el mundo al revés. Cuando esto acabe, serán de nuevo esos demonizados empresarios los que tirarán de la economía, crearán empleo y aguantarán la crisis lo mejor que puedan. De momento, alguno de ellos está teniendo un comportamiento ejemplar, muchos más de los que saltan a los medios.

La pandemia también afecta a las diferencias entre la España urbana y la rural. No se les puede tratar igual, ni en la paz ni en la guerra. Merecen un tratamiento diferente los 718 pueblos de Aragón donde viven 400.000 personas, que las trece ciudades con 900.000 habitantes. Es un mero ejemplo de que el problema debe analizarse desde muchos puntos de vista y no solo desde la simplicidad de un Gobierno al que –siento decirlo– le viene muy grande el problema del siglo. Lo que, más pronto que tarde, nos llevará a unas elecciones anticipadas para dar al pueblo la oportunidad de arreglar el mayor desaguisado político que España padece desde 1975. Veremos si el confinamiento ha dejado algún resto de energía para lograrlo.

 
 
4 Comentarios
04

Por 131 17:36 - 21.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Señor Biel, como a mi me gusta decir, usted no es "santo de mi devoción", pero en este articulo ha estado muy brillante. Mucho animo y espero que esto acabe pronto.

03

Por leonzar 11:28 - 21.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El verdadero problema en España, aparte de esta pandemia y del problema economico que ello conlleva, es que no hay politicos de nivel, de envergadura politica, politicos de verdad. ?Porque, qué alternativa tenemos, ??El PP??, los de Podemos ??, quien, a ver, nadie. En Europa del Norte, ha habido un pais que los politicos han donado su sueldo de un mes, para ayuda en combatir el corona virus. Esto en España, es impensable, suena a risa. Una prueba más de que aqui, estamos a años luz, de tener politicos de verdad, que vayan al bien comun, y no solo a su bien, a protegerse ellos mismos, (de por vida), por estar unos años haciendo el palique en la politica. Es la cruda realidad.

02

Por Roger de Flor 17:14 - 19.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ojalá escriba toda la verdad en esas memorias. Lo dudo,y mucho.

01

Por Eduardo 15:56 - 19.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Cuando la sociedad y su gobierno "abandona" ante situaciones y peligros de los que uno es inocente, ¿está obligado a cumplir y ser solidario con las normas que le quieren obligar a cumplir por el bien social a causa de las irresponsabilidades del gobierno? Cuando se dice que nadie se va a quedar atrás, ¿qué se entiende por "nadie"? Una curiosidad ¿un autónomo inocente y honrado en paro de larga duración y sin ingresos económicos, mayor de 52 años víctima de la crisis del 2008 ¿Tiene derecho a comer lo mismo que un autónomo víctima inocente de la crisis del 2020, o de cualquier otro español?

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla