+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sedimentos

Amor a los demás

 

Carmen Bandrés Carmen Bandrés
14/02/2020

En el día del amor es bueno abrir los ojos y reflexionar con miras amplias, pensar en quienes nos rodean; pensar en los demás, que, en definitiva, es la forma más sublime de amar. Pero para los más jóvenes, recién abiertos a la pasión romántica, con espacio únicamente para dos, resulta incómodo ampliar su círculo sentimental. En el otro extremo del arco vital, la entrañable y arcaica figura patriarcal ha perdido hoy toda vigencia, reemplazada por la de un simple viejo; es decir, ancianos destinados a algún apeadero donde menos molesten. Muy al contrario de lo que acontecía en tiempos pasados, la sociedad actual ni ama ni respeta la vejez, aun cuando, curiosa paradoja, la aspiración a la eterna longevidad sea universal.

El día a día depara en nuestro entorno múltiples escenas donde incluso el amor a la propia existencia parece tener muy escaso aprecio, desde la conducción de vehículos bajo el efecto de drogas o alcohol a hábitos incompatibles con una vida saludable, sin respeto ni siquiera por uno mismo. Tampoco se libra del desamor la más próxima cotidianidad, donde abundan los ejemplos malsanos de conductas incívicas, opuestas a la consideración por los demás: suciedad y obstáculos, tan presentes en parques y aceras, junto a otras pautas que no por parecer de poca relevancia pierden en conjunto su capacidad nociva, para dar lugar a vapores egocéntricos cuya respiración malogra la convivencia ciudadana. La vía pública es un lugar común, donde debieran respetarse los derechos de los demás; ¿por qué no pensar en los otros con un poco más de amor? Liberar la calle de restricciones inaceptables y abusos; en suma, hacerla un poco más de todos, es una buena muestra de generosidad y de amor a la Humanidad. Porque amar es algo más que mirarse al ombligo y adorar solo la propia sombra.  *Escritora

   
1 Comentario
01

Por José S. 1 16:53 - 15.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Así es: «El día a día depara en nuestro entorno múltiples escenas donde incluso el amor a la propia existencia parece tener muy escaso aprecio, desde la conducción de vehículos bajo el efecto de *drogas* o alcohol…». Aunque el 'alcohol' está clasificado como una droga dura legal la he dejado en mi cita al trabajo de la señora Bandrés pues es perfectamente relevante en el mensaje de la articulista. Mucho me temo que España *está inundada* de estupefacientes ilícitos en la actualidad. De entre los narcóticos ilegales o irresponsablemente semilegalizados que más consumo tienen en nuestro país ahora está la pestilente, asquerosa marihuana. Un cánnabis a veces vendido en nuestra comunidad autónoma en las puertas de los colegios, por ejemplo. Lo que no es óbice para que algunos políticos de primera línea --ojo, sin la menor idea médica, científica o social de los terribles efectos que esta m*e*d* tiene en el cerebro humano, particularmente el de los más jóvenes-- ¡quieran legalizarlo totalmente! Sobre la Comunidad Autónoma de Aragón y las drogas pueden leer más aquí https://www.aragon.es/-/observatorio-aragones-de-drogodependencias Información que no impide que algunas personas *nieguen* los datos científicos de que disponemos en el momento en que ven peligrar este peligroso vicio suyo, ¿temiendo que se criminalice su comportamiento?: la *seguridad ciudadana* les importa un total y auténtico bledo. Es desolador que ni *un solo* periodista a nivel nacional aborde esta cuestión, mucho menos habitualmente ¿por qué? La brutal maría está presente en los estilos de vida de muchos criminales y delincuentes, así como en las de asesinos masivos erróneamente llamados terroristas que evita dar más explicaciones sobre la permisividad del consumo de este atroz estupefaciente. Una sustancia responsable de sicosis y otros trastornos mentales. España sería un país más *seguro* sin la marihuana y demás sicotrópicos ilícitos --¡cuántos disgustos nos ahorraríamos! Gracias y un saludo.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla