+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Ángel Gracia: viento, silencio y luz

 

Juan Bolea Juan Bolea
17/04/2019

El diccionario de la Real Academia define la palabra alumbre, del latín alumen, como sulfato doble de alúmina y potasa, sal blanca y astringente que se halla en varias rocas y tierras, y de las cuales se extrae por disolución y cristalización. Se emplea para aclarar las aguas turbias. Sirve de mordiente en tintorerías y como caústico en medicina

Y ha servido, sobre todo, para titular el último y extraordinario libro de versos de Ángel Gracia, titulado precisamente Alumbres y galardonado con el premio de poesía Santa Isabel de la Diputación de Zaragoza.

Libro que leo de tirón, como tengo por costumbre (mala) leer los libros de versos, de los cuales soy lector malo pero devoto. Pues yo no busco en la poesía belleza, sino exaltación. No busco la perfección, sino el defecto y la culpa. No la caricia sino el látigo. Me gustan Whitman, Neruda, Alberti, juglares de epopeyas indistintos en su función poética y prosística, iluminadas con la misma piedra alumbre, con la roca magnética y el azúcar del deseo.

También Ángel Gracia tiene ese don, el de escribir prosa o poesía, diálogo o verso, descripción o estrofa desde una misma claridad, lucidez, la de la piedra alumbre capaz de cristalizar en palabras y decantar nuestros sentimientos hacia una épica invisible. En este caso, la del poemario Alumbre, épica perteneciente a la naturaleza porque el poeta nos habla aquí del viento y de la luz, y de los efectos de la luminosidad en las distintas brisas del año, según cambian de color las estaciones y de ánimo nuestro espíritu.

Luz y oscuridad, movimiento y quietud, esas son las minas, las vetas en las que el poeta excava las palabras, para derramarlas luego, una vez descubiertas, como pepitas de oro en los puros manantiales de la creatividad.

De ahí, de la contemplación de la naturaleza, Ángel Gracia volverá sus ojos al cielo sin nadie, los bajará a la tierra desierta jurando alumbrarla, descalcificarla, purificar nubes y polvo con su piedra alumbre y su amor escéptico.

Poema del hombre solo que se disuelve en mudas interjecciones y preguntas sin respuesta, pero que siempre volverá a buscar la luz para alumbrar otro poema.

   
2 Comentarios
02

Por Don Minervo 16:40 - 17.04.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Raimundo, está claro que no puede vivir sin mi. Pero en esto también se equivoca, nunca comento nada cuando Bolea habla de libricos y novelicas, aunque lo que diga sea una supina moñoñez como hoy. Lo que si eché en falta en su día es que nunca le dedicó ni una sola línea a nuestro flamante premio planeta Javier Sierra, mientras se deshace en elogios con cualquier otro autor conocido en su casa a las horas de comer. Porqué será.

01

Por Raimon 11:03 - 17.04.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hola Juan, decididamente Don Minervo se fatiga, a las 11 todavia no ha empezado las replicas coloradas, respecto a literatura, tengo unas veinte obras por leer, y lo voy a celebrar el 23 de abril dandole a la lectura, bien hidratado y alimentado, que es la base del disfrute de la lectura,buena fiesta del libro,...... salud escritor

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla