+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El artículo del día

Animales... ¿racionales?

Cuando la lengua se degrada para hacer cualquier cosa que no sea entenderse, el mundo se embrutece

 

Animales... ¿racionales? -

José Bada José Bada
27/02/2017

L La víspera de celebrarse el Día Internacional de la Lengua Materna - en Zaragoza, por cierto, con un acto entrañable en el Paraninfo de la Universidad presidido por el rector y la consejera de Educación, Cultura y Deportes- , supongo que los animalistas celebrarían el Día Internacional del Gato. Aunque no figure entre las declaradas por la Asamblea General de las Naciones Unidas, esa fiesta se viene celebrando el día 20 de febrero en memoria y homenaje del que fuera inquilino de la Casa Blanca: un gato llamado Socks.

Solo los animales racionales somos capaces de hablar y pensar inseparablemente. Aunque a veces –esa es otra– utilicemos a medias dicha capacidad; ya sea porque hablamos a tontas y a locas sin pensar lo que decimos, o pensamos sin hablar con nadie o hablando con la pared. Los gatos en cambio no dicen nada como todos los animales, ni piensan nada que sepamos. Y hay que ser muy animal para creerlo. No obstante y respetando cualquier opinión o creencia, yo pienso y creo que solo los hombres se entienden hablando y las mujeres también, por supuesto; aunque haya que decirlo para que no se olvide en un mundo donde aumentan los gritos, se escucha poco y los machistas matan a las mujeres. Eso es lo que pienso, lo que creo y lo único que pretendo. Aborrezco todos los «ismos» y hasta el humanismo me viene grande y lo rechazo en cierto sentido. No pretendo pasar por humanista, si por ello se entiende ser individuo de una especie que no va a más. Tampoco soy animalista, me contento con ser un animal...racional. Y es por eso que escribo lo que pienso, para entenderme y entendernos: para darme a entender, no sin prestar atención a los demás y tratar de comprender.

Hablar de las lenguas minoritarias o no, vernáculas o maternas, nacionales u oficiales, es en cualquier caso hablar de la lengua que solo existe cuando se escucha. La lengua es la palabra y la palabra cabal es el diálogo. En un mundo en el que los seres humanos se entienden hablando, en el que ejercen como animales racionales, se advierte la diferencia frente a los animales, sean gatos o perros, mascotas, animales de compañía, o animales salvajes sin domicilio. Pero cuando la lengua se degrada en herramienta para hacer cualquier cosa que no sea entenderse las personas y se abusa de ella, el mundo se embrutece y los hombres terminan matándose como unas bestias. No hay posverdad para quien busca la Verdad, lo que viene cuando ya no se busca ni se escucha es la «poshumanidad».

Se llamaba «res» en latín a lo que nosotros «cosa» en castellano, pero también a una oveja y a una vaca; es decir, al individuo o cabeza de un ganado. Siendo éste el total de cabezas o capital propiamente dicho en origen: el conjunto de bienes muebles que se diferencian de las cosas que no se mueven como la casa o la tierra que llamamos inmuebles. En el artículo 333 de nuestro Código Civil se considera a las mascotas bienes muebles. Los animalistas, que defienden los derechos de los animales, piden la abolición de ese artículo. Borrada la diferencia entre animales racionales e irracionales, no hay por qué discriminar a los segundos. Pero eso es confundir el tocino con la velocidad: el cuidado que debemos tener de los animales y aún de todas las cosas con el deber de respetar unos derechos que los animales no tienen, no echan en falta, ni reivindican.

No es el gato el que pide un homenaje, ni la mascota la que exige un respeto a sus derechos. Los que sí piden que se les escuche son las personas que hablan, incluso los catalanes o los aragoneses que hablan catalán. No hay lenguas prohibidas y todos tienen derecho a hablar en la que aprendieron también a escuchar. No escuchar a otras personas nos hace más brutos que los animales, que son lo que son sin que esto justifique ningún maltrato. Pero cuidar a los animales no los hace más humanos, hace mejores a las personas que los cuidan. Las mascotas mejor cuidadas no dejan de ser unos animales. Los cuidadores también son unos animales racionales, pero menos que animales si no escuchan a los otros. La razón es un valor añadido que se paga: el que puede y no escucha contrae una culpa que no puede contraer un animal.

En esta sociedad de mercado donde todos gritan –no solo en los mercados sino en los medios de comunicación y en el parlamento, sede de la palabra para más inri–lo que se echa en falta es la audiencia y la atención debida. ¿De qué sirve la libertad de expresión si no hay quien escuche? En este mundo las lenguas maternas más que reliquias son el residuo y todas se convierten en basura con el mal uso que se hace de ellas, apenas se salva el inglés cuando da para comer a pedir de boca. Aunque para eso solo basta con decir miau como los gatos siempre y cuando sean de la familia.

*Filósofo

 
 
3 Comentarios
03

Por José S. 17:58 - 27.02.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Aserto: «Cuando la lengua se degrada para hacer cualquier cosa que no sea entenderse, el mundo se embrutece». El uso gramatical de 'se' --pronombre personal, 3.ª persona en masculino y femenino, en su uso con verbos transitivos en voz activa, para indicar que la interpretación del verbo es pasiva y que el sujeto es paciente-- podría hacer pensar que la lengua que hablamos «... se degrada...» ella sola cuando en realidad la estropean sus hablantes. Véase si no el desaguisado en los medios de difusión, tanto escritos como hablados, en los que el español es vapuleado sin tregua ni descanso. Que se da una noticia desde Cataluña --¿Catalunya?-- ahí están esos 'president, 'conseller', 'Mossos d'Esquadra', 'Esquerra' o 'Estació de França' tan pinchos entre otras muchas y diarias tropelías. Que el desdichado Real Zaragoza SAD baja unos puestos en la clasificación de Segunda División, sale de los 'playoffs' de ascenso. Que se organiza un espectáculo, exposición, concurso, charla pública, obra teatral o lo que sea, ahí está esa mágica palabra universal inglesa que todo lo cubre, 'event', que con una o añadida torna en un majo 'evento', tan majo que deja a los más jóvenes estudiantes llenos de eventos por doquier y vacíos de vocabulario. Que hay que hablar de los pobres ¡uy qué barbaridad!, que no, que no que ahora son los 'no ricos', la última flamante entrega de esta plaga lingüística anglosajona donde un adjetivo indefinido o adverbio negativo hacen dos palabras de una en español, en fin. Bueno, señor Bada y: «¿De qué sirve la libertad de expresión si no hay quien escuche?». De nada. Leemos comentarios de lectores en esta sección, por ejemplo, que ya han formado sus opiniones antes de ver la primera palabra de un escrito. Se resisten a admitir que entienden lo que leen por temor a que alguien les derrumbe sus bien plantados edificios mentales. Creo que el dicho español es «no hay peor sordo que el que no quiere oír», o algo así. Buen artículo. Saludos.

02

Por enrique 16:57 - 27.02.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Los animales son, se comunican, amantan, protegen, quieren, luchan, como animales. Sus órganos, parecidos en los animales superiores a los nuestros, tiene cerebro. Por no les hace falta nada más para ser lo que son. Y además, no tienen manos, de las nuestras, puente inevitable hacia una inteligencia de los útiles. Los humanos tienen inteligencia, de la nuestra, dicho de otra manera, el mayor paso en falso de la evolución. La inteligencia al servicio de la maldad carece de límites. Pero, por contra, ellos serán siempre inocentes. En mala hora, carnívoros y nosotros vinimos a cargarnos lo bucólico, la inconsciente esperanza, la Tierra como maceta maravillosamente incruenta.

01

Por hijar 10:15 - 27.02.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ante este dechado de erudición, solamente cabe parafrasear a Gerardo Diego en su himno a "Pico Tres Mares" (Cantabria) que finaliza "...mira (lee) admira y...calla".

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla