+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Alégrame el día

Buceando entre tiburones

 

Roberto Malo Roberto Malo
01/06/2019

En las Islas Maldivas, mi mujer y yo buceamos entre tiburones. De hecho, se anunciaba así: inmersión entre tiburones. Te lanzabas desde el barco y conforme descendías veías al poco a cinco o seis tiburones enormes, majestuosos, que se te acercaban y te olían como si fueran gaticos. Recuerdo que no pasábamos ni pizca de miedo; simplemente estábamos fascinados por su belleza y su movimiento grácil y eterno. (Bueno, si un coral de fuego te hacía un corte en una pierna y te ponías a sangrar a borbotones entonces sí que daría un poco de respeto el tener escualos cerca, pero no era el caso, afortunadamente). A mi mujer y a mí nos encantaba bucear: hay todo un mundo bajo el mar, desconocido y maravilloso. Nos iniciamos en el buceo con una semana de cursillo en el Mar Rojo, en Sharm El Sheikh (con trajes de neopreno, botella de oxígeno y toda la pesca), con unas aguas cálidas y cristalinas y unos fondos coralinos espectaculares. Nos gustó tanto la experiencia que nos aficionamos rápidamente y seguimos buceando en otros destinos (México, Bali, Maldivas), entre morenas, tortugas, rayas, arrecifes, barcos hundidos… Cuando recuerdo estas inmersiones ahora, muchos años después, casi parece como si las hubiéramos realizado en otra vida. Con la llegada de los hijos, este tipo de viajes se acabó. Pasar de bucear entre tiburones a ver junto a tus hijos Bob Esponja en la televisión no es lo mismo, ciertamente, pero es lo que hay. Estamos, se podría decir, en la siguiente pantalla del videojuego de la vida. La disfrutaremos igualmente.

*Escritor y cuentacuentos

   
1 Comentario
01

Por Proscrito 13:22 - 01.06.2019

Tendría que haber buceado entre los verdaderos " tiburones " , esos que nadan entre la superabundancia en las moquetas y despachos de inversión en Wall Street y La City. . . suerte que tuvo usted y su señora.