+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Palabras con domicilio

¿Calla demasiado Rajoy?

«Hasta al necio si calla, se le tiene por sabio; por inteligente si cierra los labios» (‘Libro de los Proverbios’)

 

HIPÓLITO GÓMEZ DE LAS ROCES
29/12/2013

Dime algo mejor que el silencio o cállate», proponía Menandro y mi inevitable Gómez de la Serna observaba con su agudeza habitual, que el silencio no duerme, piensa; hermosa justificación del nada decir que desgraciadamente, no se puede generalizar porque no todos los que callan, abundan en la costumbre de sustituir la palabra por la cavilación.

Ahora acusan a Rajoy de callar, particularmente en la cuestión de Mas, el presidente de la Generalitat catalana y de no dialogar, ¡qué cosas! Afirman algunos, que debía dialogar con el político separatista pero entiendo que no tienen razón. Rajoy, como leo que ha observado, «ve inútil reunirse con Mas para hablar de la consulta» y aunque «no descarta recibirle, cree que servirá de muy poco». Añaden otras noticias que el presidente esperará a que el dirigente catalán solicite la entrevista.

Todo ello es natural. Afirmaba Espinel que ningún delito se ha cometido por callar y que por hablar se cometen cada día, muchos. No estoy de acuerdo del todo con el poeta rondeño porque existen delitos de omisión aunque sean menos perceptibles, pero evidentemente, la mayor seguridad suele residir en el silencio que es «virtud sin trabajo» aunque a veces, cueste lo suyo callar. Opino que tanto el silencio como el hablar tienen sus tiempos y ocasiones y que el político que no los domine a la larga se desacredita. Pienso sin conocerle más que por lo que le conocemos la mayoría de sus compatriotas, que Rajoy es el presidente, de los que hemos tenido, que mejor administra sus tiempos. Es un buen gallego. Como escribió D’Ors en La Bien Plantada, cabría predicar ahora de Rajoy «¡calla tanto y tan bien!».

Pero, ¿por qué tendría Rajoy que prodigarse en hablar?, ¿quién a la hora de votar favorece a los candidatos más charlatanes?; el ejercicio de la política requiere cierta familiaridad con el uso de la palabra hablada y escrita, pero a mi juicio, lo más importante del que aspira a participar en la política está en la cabeza y en la voluntad.

Dicen que Rajoy no se prodiga haciendo uso de la lengua pero ¿qué nos conviene más, un dirigente parlanchín o un dirigente de palabra reflexiva y discreta? No deseo citar los nombres de otros políticos de estas horas, sin acepción de partidos, aunque sí me atrevo a observar que, siendo algunos notables oradores políticos, no hay muchos que puedan dejar la sensación de saber lo que dicen y de saber lo que no deben decir, mejor que Rajoy.

Ahora como apunto, se le imputa que da la impresión de no desear reunirse con el presidente de la Generalitat, pero, ¿de qué deberían hablar? Rajoy como ya ha dicho él a propósito de las intenciones separatistas de Mas, ni puede ni quiere desoír la Constitución, de modo que salvo que Mas pida verle y que no sea para insistir en ese chulesco «sí o sí» o para pretender desobedecer el orden establecido en nuestra ley fundamental, ¿qué sentido tendría que se reunieran, solo para decirle luego a la ciudadanía que siguen discrepando?

El afán táctico de los nacionalistas siempre se entiende mejor recordando que desde la Generalitat catalana se practica con frecuencia la política de exigir lo más, para asegurarse compensaciones menos radicales y más hacederas. No obstante, aquella consulta no deja de ser una aspiración poco realista porque en caso alguno, podría aceptarse por el resto de los españoles no censados, que la separación se consultase solo con la población de Cataluña.

Llegado el caso, ¿no tendríamos que pronunciarnos también, el resto de los españoles? Es insólita la tendencia algo ridícula que se manifiesta por los separatistas en esta hora; están convencidos de que el resto mayoritario de los españoles aceptaríamos el reparto que nos propusieran desde la Generalitat y por ejemplo, cuentan con que el Barça seguiría jugando la liga española de fútbol como testimonio de que todos continuamos siendo los mismos...

Rajoy hace bien en no prodigarse verbalmente: él no quiere separarse de nadie y la inmensa mayoría de los españoles, catalanes o no, tampoco lo deseamos, en absoluto. La Edad Media quedó atrás, incluida la Corona de Aragón; son recuerdos gloriosos del pasado. Vamos hacia unidades políticas mayores, no menores.

Felices navidades para todos y Dios quiera que se despejen las nubes.

 
 
6 Comentarios
06

Por Ciudadano 6:15 - 30.12.2013

Pues algunos pensamos que va siendo hora de hablar y de que seamos escuchados. Tanto fascista separatista, tanto político marginal que vive a costa de las petites diferencias, tanto autonómico ridículo, tanto multiplicador de funcionarios e instituciones inútiles y en definitiva tanto aforado...Algún día la Justicia llamara!

05

Por sigfrido 20:16 - 29.12.2013

Jodo,Ricardo (nº4). Anda, tira,tira,tiraaaaa, que vas bueno.

04

Por RICARDO ANGEL B.R. 16:35 - 29.12.2013

Yo sí, quiero separarme de una España mísera, corrupta y hundida. Quiero una nueva corona o república de Aragon. Y antes o después llegará. Veremos a Catalunya o Euskadi libres en unos años. A Aragon quizás no nos dé tiempo. Pero lo verán nuestros hijos o nietos. Y el PAR tendrá mucho que ver al respecto (lo espero y confío).

03

Por José S. 14:32 - 29.12.2013

En los tiempos que corren-- sí, particularmente es estos tiempos--, que nuestro presidente nos haya salido algo parco en palabras se podría considerar más una dicha que una desdicha. Y la verdad es que Mariano Rajoy no fue bendecido por los dioses con un verbo fácil y/o preciosista. Pero ¿no es su política lo que realmente nos tiene que preocupar? Ya el verano pasado con ocasión de su presencia en las Cortes-- moción de censura socialista/caso Bárcenas--, el señor Rajoy se 'escapó' diciendo poco, pero esto más bien fue fruto de una oposición parlamentaria española torpona: ¿por qué no cuestionaron más y mejor la política económica del Ejecutivo conservador?, por ejemplo. El señor Rajoy se limita a contestar a lo que le preguntan, a fin de cuentas. Muchas personas, incluido el que aquí comenta, están más concernidas por lo que consideran una intromisión-- ¿imposición?-- gubernamental en sus vidas privadas a través de leyes que reflejan la idea de la moral de unos legisladores tenidos por retrógrados. Y, por supuesto, una economía que sigue sin crecer donde el desempleo es rey. De otro lado, la libertad que algunos políticos tienen en promocionar la independencia de una parte de España, choca con la misma libertad de expresión que condena a aquélla como una acción oportunista de politicastros megalómanos-- ¡viva la foto con el presidente estadunidense de turno! La indigencia infantil, el desempleo o la corrupción no se eliminan de un plumazo con el advenimiento de un nuevo país, está claro. Además, Artur Mas todavía no se ha dirigido oficialmente a su homólogo nacional, que es de lo que hablamos. Gracias por este bonito y bien argumentado trabajo, en mi opinión. Saludos y feliz año nuevo al cronista y su familia, así como a todos los participantes de esta columna.

02

Por logos90 14:06 - 29.12.2013

Rajoy calla en la Ley Wert, en la Ley Gallardón, en la Ley Laboral, en la Ley Anticorrupción...¿y dice que hace bien?

01

Por Isadora Duncan 13:26 - 29.12.2013

Tiene Vd razon Sr Gomez de las Roces EN BOCA CERRADA NO ENTRAN MOSCAS