+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Punto de vista

En la calle

 

Carmen Lumbierres Carmen Lumbierres
26/01/2019

Somos, según el informe anual de The Economist, una de las exclusivas 20 democracias plenas del mundo. Ahí estamos, con la crème de la crème internacional, superando a nuestros vecinos de Portugal, Francia e Italia.

Nuestro sistema institucional es estable y asentado, con partidos políticos con procedimientos más abiertos, con innumerables procesos participativos desde las administraciones que dan protagonismo al ciudadano, y ¿dónde estamos? En la calle.

En la calle de todos, pero más de aquéllos con una reivindicación propia, particular y que sin encontrar interlocutores fiables se van a ocupar el espacio público para captar la atención y visibilizar el conflicto. Taxistas, médicos, pensionistas, afectados por el cierre de las cuencas mineras, y un largo listado están siendo los protagonistas de los cambios legislativos y de presupuesto. Esta situación no solo es consecuencia de lo mil veces analizado, sino que también es la causa de un cambio en el proceso de decisiones políticas.

Las movilizaciones marcan la agenda de los gobiernos. Ante la inacción gubernamental, los afectados se manifiestan, con mayor o menor presión, y así se consigue la reacción. Esta dinámica genera varios riesgos, el más importante, el uso de la coacción como un elemento normalizado de la negociación, percibido además como el más eficaz.

Estamos justo en la situación opuesta a la movilización tradicional de los años 80’ y 90’. Entonces, las reformas laborales, las reconversiones industriales o la legislación sobre nuevos derechos agitaban la protesta de los afectados y de una parte del entramado social, ya fueran los sindicatos o la Iglesia católica. Nos manifestábamos en contra de lo aprobado por el gobierno.

Lo novedoso ahora, es que ante la ausencia de decisiones que den respuesta o los intentos de transferir la responsabilidad a otros, los ciudadanos son los que piden desde la calle alguna regulación, alguna acción. No se movilizan en contra de, sino reivindicando políticas públicas.

Y la respuesta siempre acaba siendo parcial, sectorial y atropellada. Porque se ha instalado entre los responsables políticos una evaluación tan detallada de las consecuencias de sus decisiones, contabilizando ganadores y perdedores en su aplicación (muy propia del estilo de gobierno Mariano Rajoy) que lo que se consigue es la parálisis.

Las manifestaciones sectoriales son necesarias pero la elaboración y dirección de proyectos globales que generen compromisos e identidades colectivas más.

*Politóloga

   
1 Comentario
01

Por AnaTema 14:20 - 26.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Siempre se manifiestan los mismos: o funcionarios de escalas medias/altas (médicos, enfermeras, policías, bomberos, jueces), que ejercen alegremente el derecho a la huelga sin correr ningún riesgo laboral o gremios con alto poder coercitivo y perjudicial para la población ( todo lo que tiene que ver con el transporte: taxi, estiba, controladores aéreos, empresarios camiones, etc). Los trabajadores por cuenta ajena -sobre todo le la pequeña y mediana empresa- son los parias de la tierra actuales. Vale, bien, que ejerzan sus derechos los primeros. Pero, por favor, que no nos den la turrada con el problema de "la creciente desigualdad" y cómo atajarlo, porque, aparte de los ricos riquísimos, las causas de la desigualdad social más extendida las tenemos regularmente delante de las narices.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla