+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tres en uno

El capitán a priori

 

El capitán a priori -

Daniel Gascón Daniel Gascón
26/03/2020

Los profesionales sanitarios luchan contra la enfermedad, como muchos otros trabajadores, y la inmensa mayoría de la población respeta las órdenes del Gobierno para defender la salud de todos. Muchos están preocupados por sus seres queridos, tienen a familiares enfermos, han perdido a alguien y no han podido despedirlo. Hay una inquietud general por la economía; en muchos casos sufrimiento.

Hay problemas muy distintos, a todos nos afecta alguno. César Rendueles criticaba cómo se había ignorado a los niños en las medidas. Parece incluso que había algo de ánimo de revancha: por fin no molestarán. Ha podido tener consecuencias graves una cierta insensibilidad: como la enfermedad era más peligrosa para las personas de edad y con patologías previas, muchos le restaban importancia. También la emergencia facilita inquietantes ramalazos autoritarios.

Si miras desde fuera, como ha señalado Víctor Lapuente, o si observas relaciones cotidianas, ves un espíritu de unidad y solidaridad, que no debería excluir la crítica. Si miras los medios y las redes sociales, ves más polarización.

En el terreno del análisis ha sido llamativo. Durante semanas vimos cómo se minimizaba la amenaza. Había varios factores: un problema de imaginación, una tendencia a pensar que lo que no nos gusta no va a ocurrir, una desconexión geográfica y cultural con los países donde surgió el brote, falta de competencia, una especie de chulería que desdeña las precauciones como muestra de histerismo, o una cuestión de puro sex-appeal: entretiene más criticar a personas que hablar de un microorganismo. Pero lo más notable es que profesionales del análisis negaran o suavizaran la amenaza de un virus sin otro motivo que el posicionamiento político.

Fue un fallo más grave en la opinión que en la información. Entre los analistas que hablaron con acierto del asunto desde el principio están Mariano Gistaín y Ana Fuentes, el trabajo periodístico de Antonio Villarreal, Kiko Llaneras, Daniele Grasso, María Zuil y muchos otros está siendo admirable. Sabemos que el virus no tiene ideología pero podemos darle la que queramos: sirve para defender nuestra causa favorita. Uno puede afirmar que la crisis reivindica la socialdemocracia, la unidad nacional o la descentralización, la iniciativa privada o el impulso público. El virus confirma lo que yo pensaba de antemano: qué casualidad. Se habla del capitán a posteriori, pero el capitán a priori es más poderoso. Superado el primer momento de desconcierto, uno puede decidir que la pandemia reivindica sus ideas y desacredita la caricatura que ha trazado de su adversario. No es muy útil o riguroso, pero su familiaridad reconforta.

@gascondaniel

   
7 Comentarios
07

Por ElConde 15:23 - 26.03.2020

Cada persona tiene su opinión, hasta ahí de acuerdo, ya termino leo de vez en cuando lo que escribe y nunca compraría ningún periódico, revista o lo que sea que lleve su firma. Me produce malestar y sinsabor muy grande. Continué tiene mucho camino, parece joven.

06

Por vecino 13:06 - 26.03.2020

A estas horas de la mañana, hay en este prodigioso país tantos epidemiólogos como setas de primavera. Es una gran noticia. Apenas das un pequeño paso por Twitter y te encuentras a un virólogo que sabe el día exacto en que había que haber activado el estado de alarma. Son gente con una capacidad predictiva asombrosa. Tipos con un talento innato para el que no han precisado licenciarse en Medicina, ni especializarse en Epidemiología, ni doctorarse en ninguna de las universidades más prestigiosas de Europa. Lo saben y punto.

05

Por albertovich 10:30 - 26.03.2020

Sí, algunos hemos leído analistas que han tratado el asunto con buen criterio. Lamentablemente, no aquí, no en esta sección. Aquí solo ha habido un par de temas, porque quien tiene un martillo solo ve clavos. E, indudablemente, la única vez que se acercó al fenómeno hizo la risa defendiendo a la Ayuso y compañía.

04

Por Don Minervo 9:00 - 26.03.2020

"El virus confirma lo que yo pensaba de antemano" y que pensaba usted de antemano, este país está plagado de divinos antemanistas, toropasadistas y yo, mi, me, conmigos. Que suerte tenemos los simples ciudadanos de convivir con personas tan excelentes y solidarias que nos enseñan el camino.

03

Por Tubal55 8:52 - 26.03.2020

Usted lee muy mal la realidad. Si no reconoce que lo que está pasando da la razón a la "marea blanca", a los sanitarios que salían a la calle en Madrid, por ejemplo, oponiéndose a la reiterada y mantenida política del PP, allá donde pudo, de privatizar, de ceder hospitales a las empresas privadas, de facilitar hacer negocio con la salud de todos, usted tiene un grave problema con sus anteojos ideológicos. Pues sí. La realidad está dando la razón a los defensores de lo público, del Estado de Bienestar. No disimule, los suyos se han quedado desnudos, y usted también, semana a semana, cada vez más.

02

Por vecino 8:24 - 26.03.2020

Como ayuda planteo una serie de preguntas. ¿Cuantos enfermos ha curado el libre mercado? ¿Cuantos incendios forestales ha apagado el libre mercado? ¿Cuantas subidas artificiales de precio en equipamiento sanitario ha patrocinado el libre mercado? ¿Cuantos cuidados a enfermos ha realizado el libre mercado? ¿Cuantas ayudas a autónomos ha gestionado el libre mercado? ¿Y a Pymes? ¿Y a familias con deudas? Podemos verificar con datos generales y con experiencias propias que el libre mercado no ha planteado ninguna solución a algunas de las preguntas que he planteado, más bien ha agravado los problemas.

01

Por vecino 8:23 - 26.03.2020

Sólo China, Rusia y Cuba están ayudando desinteresadamente, aportando recursos humanos cualificados y donando material a países que apoyaron injustas sanciones contra ellos mismos. !La realidad es una vergüenza histórica que intentan ocultarnos!... EEUU y Reino Unido más concentrados en la economía que en la pandemia, se les esté viendo el plumero más que nunca...