+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La rúbrica

‘Cáritas Information System’

 

‘Cáritas Information System’ -

José Mendi José Mendi
03/11/2019

Un temerario es un atrevido sin plan. Un valiente es un temerario al que le sale bien su iniciativa. Y un inconsciente es un imprudente temerario. Estos tres comportamientos, con resultados dispares, comparten la irracionalidad de conductas que ejecutamos y que no responden a la reflexión, pero tampoco son puro instinto. Las personas que demandan apoyo en su vida suelen pedirnos soluciones que, en una situación de ansiedad, confunden con decisiones. Estas últimas solo pueden ser individuales. Pero sí que profesionalmente podemos aportar conclusiones, en forma de habilidades psicológicas, para que nuestros pacientes sepan tomar sus propias resoluciones.

La ansiedad obliga a que la persona decida rápido para evitar los nervios de tener que decidir. Lógico que así sea para muchas situaciones de la vida. Pero es una costumbre peligrosa que aprendemos fácilmente y se hace adictiva. Terminamos no solo estando ansiosos sino siéndolo. Para todo y en todo momento. La planificación en el calendario del teléfono, hasta de pequeñas decisiones, es una forma útil de administrar la inquietud por resolver las tareas que nos competen. Saber lo que tenemos que acometer en una fecha determinada es tan importante como saber cuándo corresponde afrontar la preparación de una decisión. Si guardan un hueco en agenda para recordar lo que deben hacer, reserven también uno para pensar en la elaboración de la solución. Puede ser el mismo día, el día anterior o con mucha antelación. Utilicen la regla del semáforo. Señalen con verde la cuestión, en amarillo el día y hora para pensar la solución y en rojo el día de la ejecución de la decisión. Háganme caso y dejarán sin argumentos a la ansiedad.

El CIS ha preguntado en 996 hogares aragoneses si van a votar y sus preferencias. Si comparamos los datos del estudio previo a las elecciones generales pasadas, con el de esta semana, vemos datos interesantes. Una mayor abstención para el 10 de noviembre, que sube 7 puntos. Normal. En cambio, en primavera, la mitad de los encuestados no había decidido su voto mientras que ahora un 63% (¡13 puntos más!) ya lo han hecho. En todo caso una tercera parte del total de entrevistados aún no ha decidido a quién votar. Y la decisión del voto se retrasa cada vez más, incluso se deja para el último día. Estas conductas paradójicas, tanto la subida de la seguridad en la decisión del voto, en un escenario de repetición electoral, como la tardanza en la elección, podrían estar motivadas por un componente de ansiedad. Esa evitación de la respuesta, tanto hacia la entrevista del CIS como en el retraso decisivo de la propia votación, implica un riesgo. Por eso de aquí al próximo domingo sería bueno que el voto racional y consistente se imponga al temerario e inconsciente. Sobran votos valientes y hacen falta votos consecuentes. Apunte en su agenda pensar unos minutos en su elección para que el próximo domingo lo tenga tan claro como la urna en la que deposita un trocito de usted, su futuro y el de sus hijos.

Hay otro instituto demoscópico más real que no hace previsiones sino que constata situaciones. El Cáritas Information System (CIS), que preside Carlos Saura, señala que la exclusión social en Aragón afecta a 227.000 personas. Los datos son demoledores. Hoy tener un trabajo ni siquiera garantiza huir de ese riesgo. Hemos pasado del asalariado mileurista al trabajador pobre. Ahora estamos llegando al empleado, expulsado de la propia sociedad, que necesitaría una ayuda incompatible con la percepción de un ingreso. Antes se buscaba un medio de vida, luego fue un salario y ahora un trabajo. ¿Mañana? De locos.

Esta semana nos ha visitado Albert Rivera. El martes paró a almorzar, entre sol y sombra, en la gasolinera de Alfajarín. Desembarcó a los pies del arruinado casino Montesblancos, que hoy yace sin rastro de vicio. Todo un símbolo de su cotización electoral. La intervención a pie de carretera provocó que muchos de los que se encontraron con la comitiva le hicieran dedo. Pero no parecían indicar precisamente que fueran autostopistas. El público congregado aplaudió su intervención. Lástima que la mayoría de conductores eran rumanos, autónomos de Rumanía. La crisis de los naranjas sigue causando estragos en sus votantes.

El termómetro del CIS en Aragón no detecta grandes sobresaltos. Si acaso la no obtención de escaño por Teruel Existe algo raro tras el apoyo que han reclutado ¿Será una papeleta simpática, que todos quieren, pero nadie vota? Entre el puente y la jornada de reflexión no se quejarán de campaña. No se hagan ilusiones que pronto empieza lo bueno y vamos a estar muy acompañados. Mañana llega Errejón a Zaragoza dispuesto a jugar a las esquinas, en el teatro, con el escaño que busca Más Chaís.

Las instituciones al fin asumen la agenda 2030. Así lo confirmó Lambán a Rubiales en su visita. Aunque nos debería importar más la del desarrollo sostenible que la del mundial de fútbol. Los colores del cambio climático pueden esperar a los de la selección. ¡País! El que tendrá que salir esta tarde de la crisis es el Real Zaragoza. Es hablar de la reforma de La Romareda y el equipo nos recuerda que está peor que sus asientos. Mira que se esfuerza nuestro alcalde en sacar el tema cada vez que hay que votar. Para que luego se lo agradezcan así. De votar uno nunca se cansa, pero estar en Segunda agota.

*Psicólogo y escritor

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla