+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Editorial

Carrera para reservar vacunas

En la lucha contra el virus se impone un nacionalismo y mercantilismo que puede dañar a los más vulnerables

 

28/07/2020

La carrera abierta por la Administración de Donald Trump para reservar la compra de no menos de 100 millones de dosis de la futura vacuna contra el virus del covid-19 no transmite una imagen precisamente positiva de las relaciones internacionales. Cuando ni siquiera es seguro que alguna de las vacunas en fase experimental llegue a ser eficaz, mientras crece sin pausa el número de contagiados a escala planetaria, el planteamiento que gana posiciones es una mezcla de nacionalismo y de mercantilismo desaforado que amenaza con dejar en la cuneta a las comunidades más desfavorecidas, a las más vulnerables.

Una característica de nuestro tiempo, que es incapaz de adoptar como referencia el altruismo desinteresado practicado en situaciones precedentes incluso con menos herramientas científicas de las que ahora disponemos, pero con bastante más conciencia de comunidad global amenazada por una enfermedad.

Hace poco más de 50 años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) encargó a un joven médico estadounidense dirigir la campaña de erradicación de la viruela, a la que se sumó la URSS; en nuestros días, el presidente Trump ha decidido que Estados Unidos abandone la OMS con un discurso mezcla de prepotencia y de sospechas gratuitas. Eran tiempos de guerra fría, como lo eran los que, sin embargo, hicieron posible la cooperación de las dos superpotencias para desarrollar la vacuna oral contra la poliomelitis.

Hoy se mantiene razonablemente salvaguardada la cooperación entre científicos, pero la competición entre estados, bloques y empresas está lejos de ser ejemplar a pesar de que la extensión de la pandemia no conoce límites y ha desencadenado una crisis mundial.

Algo que cabe calificar de insano ha dañado la conciencia de especie. Se ha impuesto una lógica que se refleja en las bolsas, donde las acciones de algunas farmacéuticas se han disparado ante la posibilidad de que a la vuelta de unos meses dispongan de una vacuna eficaz que permita controlar esta pandemia.

Como si se tratara de un producto de los que cotizan en el mercado de futuros y cuando aún ningún científico ha dado por seguro que alguna de las pruebas llegue a buen puerto. Algo bastante descorazonador habida cuenta de que de una pandemia que se ha infiltrado en los cinco continentes o salimos todos o siempre quedarán abiertas puertas al contagio, porque es obvio que no todos los estados podrán hacer frente a la inmunización en igualdad de condiciones.

El ejemplo del médico Albert Sabin es más de actualidad que nunca: renunció a sacar un solo dólar de beneficio personal mediante el registro de una patente por la vacuna oral de la polio que él hizo efectiva. Cuando apenas se hablaba de la aldea global, entendió que no cabía sacar partido de forma ilimitada a un problema de alcance universal. El desafío planteado por el coronavirus tiene esa misma dimensión universal y dramática; requiere dosis masivas de solidaridad y coordinación a través de la OMS para lograr que la inmunidad futura alcance a todos y no solo a una parte de los amenazados por el mal.

Es mucho lo que se está jugando la humanidad en su conjunto como para entrar en guerras mercantilistas y en absurdas competiciones que solo pueden entorpecer la búsqueda de soluciones a un problema global que está afectando a todo el planeta.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla