+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cartas al director

 

20/04/2004

TRAFICO

Un gran problema

***Antonio Aísa Royo

***Zaragoza

El pasado 7 se celebró el "Día Mundial de la Salud" y en esta ocasión se ha dedicado a los accidentes de tráfico que, al menos para mí, es el principal problema que tiene la sociedad. Ante ello no nos queda más remedio que la unión de todos para hacerle frente y rebajar en el menor plazo posible las cifras de tan alarmante siniestralidad.

Parece que en estas vacaciones de Semana Santa se han disminuido algo las cifras de los accidentes en comparación con las del año pasado, pero mas de 100 muertes siguen siendo demasiados muertos sin contar los heridos graves, los que quedan discapacitados y las enormes pérdidas materiales y además de una forma tan inútil.

Los que nos dedicamos a la formación de conductores sabemos que algo tan sencillo y fácil como el uso del casco reduciría una tercera parte de las muertes entre los motoristas. Que el uso del cinturón de seguridad evitaría unas 1.000 muertes al año y que la conducción sin presencia de alcohol reduciría de forma importante la siniestralidad vial, por citar algunos ejemplos.

Cierto es que los diferentes cambios en las normativas sancionadoras aplicables y controlables, así como las mejoras en las infraestructuras viarias rebajarían también esas trágicas cifras, pero no esperemos a nadie, nosotros individualmente debemos empezar a actuar ya.

Esa cifra de 5.000 muertes al año por siniestralidad vial debemos rebajarla de forma inminente.

CIUDAD

Tráteme de usted

***Alberto Genzor

***Zaragoza

El pasado 12 de abril, a los agentes municipales número 1.343 y número 1.338, les desaprobé con un gesto cotidiano en la conducción, una maniobra brusca con su vehículo que me hizo frenar bruscamente con peligro para mí y mi hija de dos años que viajaba perfectamente sujeta en su asiento en la parte de atrás.

Una vez aparcado mi coche correctamente en la calle Latassa, los citados "agentes", vinieron a solicitarme explicaciones de mi gesto hacia ellos. A continuación, sin ningún motivo aparente y mientras en la citada calle se hallaban vehículos mal estacionados y encima de las aceras, me pidieron en un actitud muy reprobable la documentación de mi vehículo.

Utilizando frases abusivas y otras tan caducas como: "Tráteme de usted", tal era su afán por multarme que al comprobar que no había recibido el nuevo justificante trimestral de pago del seguro de mi oficina bancaria (que había sido abonado por mi caja el día 5 de abril de 2004) me imagino que por problemas de correo en la Semana Santa los citados "agentes" me impusieron una multa de 60 euros, ignorando que el recibo que portaba era válido, según la ley de seguro 50/1980 Art. 15.2, durante un mes más al plazo vencido. Todo un exceso de autoridad y desconocimiento de las leyes por su parte. Además de ello, los mismos "agentes" comprobaron telefónicamente que me hallaba al corriente de pago y que mi vehículo se hallaba legalmente asegurado.

En resumen, dedicaron a este ciudadano un tiempo superior a una hora parados junto a mi vehículo. Si para esto sirve la Policía Municipal, será mejor que se dediquen sólo a poner multas y no a la labor que todos ciudadanos suponemos se deberían dedicar como creo harán compañeros de estos dos "agentes".

Señores policías, les agradezco todo el tiempo que me dedicaron, pero por favor empleen ese tiempo en estudiar las normas de tráfico, en garantizar la seguridad ciudadana y en arreglar la circulación de nuestra ciudad que son más importantes que multar a un ciudadano por el retraso de correos de mi recibo "pagado" del seguro.

Y como dice la fantástica canción del grupo "el niño gusano": "Tráteme de usted / soy mucho mejor que vos...".