+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La ventana indiscreta

Cataluña, el estado y las elecciones

Los españoles parece que no tenemos genes muy filosóficos y nos gusta más la discusión binaria

 

Mariano Berges Mariano Berges
26/01/2019

En breves fechas comenzará el juicio más importante en la reciente historia de la democracia española. En él están imputados el núcleo duro del independentismo catalán, no por sus ideas (Esquerra Republicana las ha defendido siempre) sino por sus hechos contra la Constitución Española con el ánimo de quebrar la estructura del Estado español. La aplicación del artículo 155 de la CE desde la unidad de los partidos constitucionalistas (PP, PSOE y Cs) supuso el freno al uso espurio de la autonomía catalana para un fin no previsto en su normativa, ni estatutaria ni constitucionalmente. Pero el separatismo sigue insistiendo. Y los constitucionalistas siguen sin tener las cosas claras. Es más, la izquierda española paga la factura que genera el separatismo catalán mientras la derecha hace caja electoral, tanta que ahora son tres para repartirla.

Desde entonces hasta ahora han sucedido muchas cosas en el Estado español, en sus tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial. La cantidad de maniobras habidas es impresionante, algunas realmente importantes y hasta posiblemente determinantes en el resultado final del juicio. En mi opinión, la más notable es la moción de censura contra el gobierno del PP presidido por Rajoy y que concluyó con Pedro Sánchez en la Moncloa. Aunque el Gobierno de Sánchez es nominalmente monocolor, en la práctica se podría hablar del fatídico gobierno Frankenstein denunciado anticipadamente por Rubalcaba. La dulce armonía del Gobierno con los independentistas catalanes es noticia cotidiana. El intento de incidir en el poder judicial (firme y con sentido de Estado en este asunto) ha sido clamoroso. El papel del juez Marchena en su ida y vuelta de la presidencia del Tribunal Supremo puede ser clave. La ambigüedad de Podemos, las declaraciones y hechos (fuga al extranjero) de los independentistas catalanes, el silencio interesado del PNV y el amarillismo de la Sexta, han creado una atmósfera proclive a la levedad de la rebelión, sedición y malversación separatistas. ¿Se está preparando un ambiente favorable al indulto en el caso de una más que probable condena? ¿O se está justificando el levantamiento de la condena por parte de Estrasburgo?

Mi concepto de la democracia y del Estado me obliga moralmente a ser crítico en un escenario confuso y difuso. Desde mi déficit de especialidad jurídica me atrevo a reflexionar buscando el bien general, independientemente de los beneficiarios a corto plazo. Como he repetido muchas veces, el Estado es la construcción política más importante desde la Ilustración inglesa, con Locke y Hume, que trajeron la democracia un siglo antes que en el continente europeo, por mucho que los franceses y su Revolución quieran vender la Ilustración como propia. Es, pues, el Estado lo primero a defender, por ser el fundamento estructural de nuestra organización sociopolítica. Después vienen las distintas tendencias u opciones (modelos, sistemas, partidos, ideologías) desde las que se puede organizar la sociedad. Sin embargo, los partidos buscan defender otras cosas antes que el Estado. ¿Por ignorancia o por mezquino interés? Me viene a la mente una cita muy perversa de Schopenhauer: «Hay ineptos muy entusiastas. Gente muy peligrosa».

Claro está que en una democracia representativa los gobiernos se derivan de las elecciones. De ahí que sea tan tentador jugar al carácter electoral(ista) en la acción política por parte de los partidos, y más aún más por parte de los jefes de cada partido. Ser presidente de gobierno de tu país supongo que alimenta la autoestima y la vanidad (y hasta la bolsa) para todo lo que te queda de vida. Pero, desde una perspectiva moral, hay que hacer lo que hay que hacer, que no es otra cosa que lo que indica el cumplimiento de las leyes democráticamente elaboradas. Ya sé que es muy romántico hacer la revolución, pero, como decía un buen amigo, intentamos la revolución, menos mal que no lo conseguimos.

Precisamente, el surgimiento actual de una derecha radical, cuyo nombre no cito para evitar la publicidad, radica en su discurso simplista pero supuestamente moral (patria, religión, identidad), aunque sea a costa del olvido de la infraestructura material más izquierdista (trabajo, salario, vivienda). Los españoles parece ser que no tenemos genes muy filosóficos y nos gusta más la discusión binaria que los matices serenos y poco apocalípticos. Y en esa discusión, los radicalismos tienen mucho a ganar con su simplismo bipolar: blanco-negro, izquierda-derecha, sí-no, arriba-abajo, bueno-malo. Pero no hay que olvidar que la formación de los gobiernos se deriva de la configuración de mayorías parlamentarias en torno a un partido que concite poca animadversión y sea flexible en la práctica política. Los radicalismos sirven para «quedarse a gusto» pero para nada más. Incluso si llegan a gobernar, duran poco.

*Profesor de filosofía

 
 
7 Comentarios
07

Por Miguel M1 17:55 - 26.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Parece ser que los que están en contra de los golpistas catalanes son unos fascistas, pues por la misma regla de tres los que están en contra del golpe franquista son unos fascistas de tomo y lomo, te lo tienes que hacer mirar.

06

Por Don Minervo 17:12 - 26.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Esloquehay, siguiendo su propia vara de medir a usted que será afiliado o simpatizante de algún partido fascistoide de centro extremo le tendrían que llamar corrupto, mangante y embustero. Que no digo yo que lo sea ni mucho menos, pero de lo que estoy seguro es que los perdona, los comprende y los vota.

05

Por Don Minervo 17:08 - 26.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Señor Beges que sea la extrema derecha fascista y franquista la que aplaude sus artículos le tiene que hacer reflexionar. Vaya exitazo.

04

Por Miguel M1 11:28 - 26.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Como decía el herrero del Burgo de Ebro, la lay es la lay mientras no la cambeen, por eso los del intento golpista tienen que ir al trullo unas cuantas vacaciones muy largas, pero que muy largas por saltarse la lay son haberla cambeado.

03

Por Miguel M1 11:23 - 26.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Muy buen artículo, pero que muy bueno, el que la hace que lo pague y los golpistas lo están pagando y lo van a pagar pero que muy bien pagado a la sombra unos cuantos años, porque se lo merecen por golpistas.

02

Por Esloquehay 10:48 - 26.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sr. Berges, estupendo artículo... Ya sabemos que el común de los afiliados paniaguados socialistas aragoneses no le perdona su falta de pleitesía al PSOE de Triviño como modelo... son los mismos que gritaro yo también soy Barrionuevo (o Marco, o Escó, o Marcelino...) pero eso solo debe alegrarle. Muchos pensamos que el mejor camino del PSOE es el de gente como usted, porque es un peligro para la oligarquía que puebla la DGA gracias a treinta años de dedazos. En cuanto a Cataluña, todos los mayores de edad saben que el intento de secesión era una estrategia para huir hacia delante, con metas más tangibles y otras casi inalcanzables, pero que se jugaban todas en la partida... El hecho de que desconocieran el tablero, como tanto tertuliano y comentarista que no veía solución alguna, solo demuestra que el infantilismo de la izquierda actual vive en la nube que trajo el zapaterismo, sigue vigente en su imaginario y se extendió al independentismo indepe... Es el signo de los tiempos. Y con el realismo encantado (de verse) del Dr. Sánchez ni te cuento... Mientras, en el mundo real, el PSOE ha perdido en su gran granero de votos, lo que augura que el PSOE va a tener otro récord de prospección en su suelo electoral, con la bendición de sus afiliados... Algo así como lo que va a tener el PP con Casado. Enhorabuena a todos los afiliados ultras del PSOE y el PP: cuando Dios quiere castigarte, te da lo que deseas.

01

Por Don Minervo 9:44 - 26.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Plas, plas, plas. Vaya ladrillazo nos ha vuelto a colocar usted señor filósofo. El juicio más importante de la historia, lo malos que son los independentistas catalanes, los vascos, los rojos y hasta la sexta. De la nefasta gestión que hizo el gobierno de Rajoy que duplicó con su política el número de independentistas no dice usted nada, para que sirve tanta filosofía cuando no se ve más que un único color. Anda que no se le ve a usted el plumero en todos sus artículos en los que los malos son siempre los mismos. Pues nada señor profesor a seguir viendo 13TV que esos nos son amarillistas. Solo lr ha faltado hablar de Venezuela. Vaya nivelazo.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla