+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SALA DE MÁQUINAS

Cine ‘polar’ en una Filmoteca caliente

 

Juan Bolea Juan Bolea
24/01/2020

El cine negro es hoy ya uno de esos jalones indiscutibles en la cultura moderna, un guiño cómplice a lo más profundo y activo de la naturaleza humana.

Sin él, sin esas películas en blanco y negro que nos introducían en los bajos fondos de Chicago o de Los Ángeles, no se habría entendido el crac de la economía norteamericana ni los fenómenos de su emigración. Pero es que, mirando a Europa, tampoco sin sus mejores películas de cine negro se habría entendido el fenómeno de la mafia, o de los clanes de Marsella, o del tráfico de drogas y de armas... Temas que estuvieron muy presentes en el cine negro, o polar, francés, que ha inspirado el nuevo ciclo de la Filmoteca de Zaragoza.

Las diabólicas, de Clouzot, con Simone Signoret y Vera Clouzot, sigue siendo hoy una película única, tan original como inquietante. La luz del crimen aparece aquí tamizada por una penumbra gótica, de modo que la pasión amorosa se torna, más que translúcida, opaca, abriendo la puerta a una atracción lésbica y a una disolución de la lealtad y de los valores tradicionales del poder, representados por la autoridad y por el hombre.

A pleno sol, de René Clement, con Alain Delon en el papel estelar, se basa en El talento de Mr Ripley, de Patricia Higsmith. Un personaje que revolucionó la novela negra al suponer, amén de una inversión psicológica, no solo ya la irrupción del mal, sino el triunfo de la maldad frente a la tradición de finales felices.

Al final de la escapada, de Jean Luc Godard, con Jean-Paul Belmondo y Jean Seberg, es otra de esas películas míticas en las que la leyenda se alía con la innovación técnica, uso revolucionario de la cámara, nuevos planos...

Como nos recuerda Toña Estevez, directora de la Filmoteca de Zaragoza y responsable de este ciclo, el polar se queda con las gabardinas y los coches americanos, pero no habla en casi ningún caso de héroes. En cambio, abunda en personajes infelices, fatalistas, ambiguos o fríos que se mueven por escenarios contaminados por la corrupción, soliendo llegar demasiado tarde para solucionar nada.

Una ocasión de oro para sumergirse en el mejor cine negro europeo de la mano de un puñado de genios.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla