+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El artículo del día

Ciudadano Robespierre

El derecho a la salud y a la existencia está por encima de la economía y no al revés

 

Retrato de Maximiliano Robespierre. -

Antonio Piazuelo Antonio Piazuelo
15/04/2020

Hace ya más de dos siglos, 1789, mucho antes del maldito coronavirus, un ciudadano francés llamado Maximiliano Robespierre dejó escrito en las leyes francesas algo que visto ahora, desde el confinamiento y la preocupación, parece tan actual como las ruedas de prensa diarias y los aplausos a las ocho de la tarde. «De todos los derechos --decía aquel revolucionario--, el primero es el de existir, por lo tanto la Primera Ley Social es aquella que garantice a todos los miembros de la sociedad los medios para poder existir, y todas las demás están subordinadas a esta».

Siguiendo esa estela, los constituyentes españoles de 1978 quisimos dejar muy claro, en el artículo 128, que «toda la riqueza del país, en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad, está subordinada al interés general». Y, por si alguno no lo había entendido, en el punto 2 del mismo artículo, se reconoce el derecho del Estado a «la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general». Y, como decía Robespierre, no existe ningún interés general mayor que el de garantizar a todos los ciudadanos el derecho a existir.

Tiempo confuso

Conviene recordar los principios esenciales en este tiempo confuso, donde la vida y la salud de muchos españoles (y no solo españoles, de muchos seres humanos en todo el mundo) está en riesgo a causa de esta terrible pandemia. Conviene repetir, tantas veces como haga falta, que el derecho a la salud y a la existencia está por encima de la economía y no al revés. Es evidente que la economía es importantísima para cualquier sociedad, y que la creación de riqueza nos permite avanzar hacia el bienestar de todos, pero no es menos evidente que no es posible crear riqueza ni crecer económicamente si la enfermedad diezma a la población y las muertes causadas por el virus nos dejan literalmente sin sociedad y sin país.

Yo creo que así lo ha entendido el Gobierno y que las medidas restrictivas de la actividad económica, que tan mal les ha sentado a algunos, responden precisamente a esa ley de oro de la democracia: lo primero es vivir. Pero me parece que lo que ocurre (a lo mejor soy muy mal pensado) es que esos empresarios quejosos, y la oposición de derechas y ultraderechas, que cada vez es más difícil distinguirlos, saben que la broma va a salir por un ojo de la cara y buscan garantías de que no serán ellos quienes paguen la cuenta. Si alguien les asegurase que, como ocurrió en la última crisis, vamos a pagarla entre todos, y mucho más los que menos tienen, estarían más tranquilos. La banca aún no ha devuelto los 60.000 millones con los que apechugamos todos los españoles, y no llevan trazas de hacerlo, lo que a la patronal le parece de perlas y a la oposición de maravilla. Por no hablar de los medios de comunicación alineados con todos ellos.

Ahora, sin embargo, todo son malas caras y desplantes como el de la CEOE dando portazo al diálogo social con Gobierno y sindicatos, con la excusa tan peregrina de «que no les habían avisado». Están enfadados, dicen, porque no les ha gustado algo que ha dicho el vicepresidente Iglesias (algo que ha dicho y que tiene muy poco que ver con ese diálogo), y no acuden a la llamada, «porque algunos tienen muy poco interés en dialogar y lo que quisieran en realidad es cambiar el régimen».

Aquellos Pactos de la Moncloa

Así que los medios de comunicación ya pueden insistir en la necesidad de un gran acuerdo nacional y recordar aquellos Pactos de la Moncloa que permitieron salir de un atolladero gravísimo, aunque muy distinto a este. Y ya puede el presidente Sánchez pedir diálogo y lealtad desde la tribuna del Congreso, que la derecha saca los muertos a relucir y los envuelve con la bandera española (todo un clásico para ella: llevan muchos años haciéndolo) para arremeter contra el Gobierno con toda la artillería o, como Abascal, para pedir simple y llanamente su dimisión y proponer como presidentes a quienes no han sido votados… en fin, José Antonio Primo de Rivera dijo que el mejor destino de las urnas es romperlas. ¿De qué nos vamos a extrañar?

En todos los países de la UE, una oposición sensata (en Portugal, tan de derechas como la nuestra, pero sensata) nos pone los dientes largos con un comportamiento responsable sin veleidades golpistas, o algo muy parecido. Ellos no quieren cambiar el régimen. Y creo que todavía irá a peor. Espero equivocarme, pero es muy posible que a nuestra derecha ultramontana se sumen los de la izquierda no menos ultramontana, la de los seguidores de Putin, que podrían causar fuertes tensiones en el seno de Podemos. Un espectro del pasado como Julio Anguita, y algunos más, reaparecen. ¿Seguirán los anticapitalistas, la CUP, Bildu y toda esa extraña familia? Por lo menos algunos, en la última sesión del Congreso, no han tenido el menor empacho en alinearse con Vox a la hora de votar contra el Gobierno. Y sin proponer una alternativa viable a corto plazo porque en unos pocos meses habrá que empezar a dar trabajo a cuatro millones, como mínimo. Y eso no se hace tomando ningún palacio de invierno, sino con propuestas y con estas mayorías. Prefiero el pragmatismo a la tranquilidad personal de estar en posesión de la verdad.

Claro que, si se me pregunta por la posibilidad de que al final se produzca algún tipo de pacto entre izquierda y derecha para salir del trance, diré que es muy posible. Sobre todo porque no veo otra solución y porque, cuando llegue el momento, al poder económico no le será difícil poner al PP en primer tiempo de saludo. Y el PP será el mejor embajador de los intereses de ese poder a quien, como Lola Flores a su público, tanto debe y tanto quiere. Así que, una vez más, las cosas no serán como me gustarían pero espero y deseo que, si es así, le gusten menos al presidente de los empresarios, al que la mínima vuelta al trabajo, si le habrá gustado. Espero que no suponga un retroceso, con aumento de infectados,

De verdad, no quiero imaginar lo que sería el día a día de esta crisis, ni el futuro pacto, con un gobierno en el que estuvieran Casado y Abascal. Y mucho menos quiero imaginar el día de después. Yo, con este Gobierno, veo la botella medio llena y ... un poco más. Cuídense.

*Miembro de Attac Aragón

 
 
5 Comentarios
05

Por José S. 1 17:49 - 15.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En el 2018, según una información del diario en línea “redacción médica”, murieron en nuestro país 120.859 personas de enfermedades del sistema circulatorio; 53.687 fallecieron de enfermedades del sistema respiratorio; de trastornos mentales y de comportamiento --¿donde entrarían los consumidores de drogas legales e ilegales, incluida la marihuana y la cocaína, y probablemente no incluiría las personas muertas por personas trastornadas por el consumo de estupefacientes varios?, ¿dónde está el estado de alarma ahí?-- perdieron la vida 22.376 personas; relacionados con enfermedades del sistema digestivo hubo 21.689 decesos; las enfermedades del sistema nervioso y los órganos de los sentidos fueron la causa de muerte en 26.279 personas. Bien pues, en vista de esta información y la conclusión del señor Piazuelo de “… que las medidas restrictivas de la actividad económica, que tan mal les ha sentado a algunos, responden precisamente a esa ley de oro de la democracia: lo primero es vivir”, un servidor se pregunta: ¿qué tiene entonces de particular la COVID-19 [recuérdese también que no es lo mismo morir *de* COVID-19 que *con* COVID-19, en aras de la exactitud] para provocar semejante desbarajuste de la economía española mientras el Estado nos conculca derechos civiles como la simple libertad de movimiento intrínseca en salir de nuestra casa cuando nos apetezca cual arresto domiciliario? En mi parecer, respetar y apoyar al Gobierno durante esta terrible crisis no debe significar reprimirse en el debate sobre estas u otras cuestiones a este tenor. Un sugerente artículo, gracias. P.S. Aquí les dejo un vínculo relacionado con los datos de arriba si desean leer más al respecto: https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/menos-muertes-por-infartos-en-espana-pero-mas-por-problemas-respiratorios-8398

04

Por José S. 1 17:47 - 15.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

De nuevo, me ha gustado mucho leer este trabajo de Santiago Piazuelo, particularmente porque el columnista tiene la destreza de escribir de una forma sencilla al expresar su respetable opinión. Además, comparto la esencia del punto de partida del columnista: “El derecho a la salud y a la existencia está por encima de la economía y no al revés”. Esto es muy cierto. Si no hubiera ninguna persona sana, ni que decir tiene ninguna persona en absoluto: ¿qué economía habría? Empero, teniendo en cuenta que en este mundo vivimos seres humanos que aspiramos a existir dignamente, una buena economía es esencial en nuestro ciclo vital. En ese sentid el parón casi total de las economías, incluida la española, es un indeseado desastre. La cuestión para mí es otra: ¿era *realmente necesario* el cese casi total de la economía española según nos dicen? Ayer comentaba el artículo titulado “Volver” de Carmen Lumbierres y decía que: “Al hilo de lo apuntado por la señora Lumbierres “… el virus nos estará esperando en cuanto crucemos nuestra puerta día arriba, día abajo”. Una perspicaz afirmación de la columnista que incita a cuestionar el requerimiento de la paralización de nuestro país en un primer lugar”. Quiere decirse que la COVID--19 no se va a ir. La podremos controlar mejor o peor o, ojalá sea pronto, nos burlaremos de ella cuando descubramos la vacuna que nos inmunice. Así las cosas, creo que es interesante ponderar algunos datos. En España la muerte de 6.300 personas el año pasado se atribuyó a la influenza.

03

Por Miguel M1 14:21 - 15.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Y dale con la matraca, 60.000 millones para salvar a la banca, que no fueron a la banca que fueron a las cajas de ahorros donde estabais vosotros en los consejos de administración, si vosotros junto con los sindicatos, si vosotros y los sindicatos fuisteis los que hundisteis y arruinasteis las cajas de ahorros.

02

Por francisca-g 12:21 - 15.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hola: felicidades por el artículo, me gusta la actitud constructiva y no las salidas de tono de parte de diferentes grupos tanto políticos como sindicales, empresariales Etc. que resultan ciertamente a veces de juzgado de guardia. Un saludo

01

Por Don Minervo 10:35 - 15.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Para nuestra solidaria, cristiana y sensata oposición la salud tiene prioridad según las decisiones que tome el gobierno. Al principio de la crisis fue la salud a la semana siguiente la economía, luego la salud otra vez, luego la economía de nuevo y si con el levantamiento parcial del confinamiento se produce algún repunte volverán de nuevo a la salud. Y cuando todo esto acabe nos quedan meses y meses con el paro y la España arruinada por el gobierno, al tiempo.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla