+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sedimentos

Comercio de proximidad

Merced al tesón de sus regentes, aún perdura esa entrañable relación con la clientela

 

Comercio de proximidad -

Carmen Bandrés Carmen Bandrés
11/02/2021

Los pequeños comercios cerca de casa, las tiendas del barrio, han sido una referencia tradicional para la compra diaria y dan vida a la ciudad con su bullicio, escaparates e iluminación nocturna; esas luces que la maldita pandemia amenaza apagar para siempre. Cuánto esfuerzo, cuánta entrega y tenacidad por sacar adelante a duras penas el pequeño negocio heredado o creado con toda la ilusión del mundo, yacen detrás de una persiana cerrada que, tal vez, ya no se levante más. Merced al tesón de unos castigados regentes, que aguantan al pie del cañón con fe inquebrantable, aún perdura esa entrañable relación con una clientela fiel que proporciona sentido a su existencia.

 De todo ello dan fe establecimientos como Ultramarinos y Bodegas La Confianza de Huesca, fundada en 1871 por Hilario Vallier y cuyo devenir ha llamado la atención de publicaciones de la talla del International Herald Tribune (New York Times). Aquella antigua mercería es hoy un comercio próspero regentado por la familia Villacampa-Sanvicente con todo el buen hacer del comercio de antaño, junto a un concepto actual del servicio al consumidor, basado en el lema que reza su expresivo rótulo: la confianza. Sin salir de la provincia oscense, la Librería El Siglo prosigue en Jaca una andadura que se inició en 1934, por parte de Manuela Duplá y en la actualidad a cargo de dos de sus veintiséis nietos, Jorge y Enrique Sánchez-Cruzat, tan amantes de la prensa diaria como del libro. 

Los tiempos que corren son, de por sí, escasamente propicios para el comercio de proximidad, bajo constante amenaza de desaparecer; sempiterna conminación a la que se suma el nefasto influjo de un virus que ataca desde varios frentes, tanto al sufrido comerciante como a su medio de vida, el cual solo podrá subsistir gracias a nuestra fidelidad como clientes.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla