+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL ARTÍCULO DEL DÍA

Conflicto intercultural en la universidad

Lo primero que hizo la estudiante del velo fue utilizar las redes sociales para calentar los ánimos

 

Santiago Molina Santiago Molina
01/10/2015

La Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza ha sido noticia en la práctica totalidad de los telediarios y periódicos españoles, e incluso en alguna televisión francesa. Por desgracia, su notoriedad no ha sido por haber descubierto algún método pedagógico revolucionario, ni por la innovación docente, ni mucho menos por la excelencia de los grupos de investigación que funcionan en su seno. Esa notoriedad ha sido debida a que un profesor titular tuvo la osadía de echar de clase a una alumna por presentarse el primer día del curso universitario 2015-2016 con el velo (hiyab) que las mujeres de religión islámica tienen la obligación moral de llevar. En este corral de gente acomplejada en que se ha convertido este país, un hecho de tan escasa trascendencia como es la toma de una decisión equivocada por parte de un profesor universitario se convirtió de la noche a la mañana en una noticia de portada a nivel nacional, no por el daño causado a la estudiante (todo el mundo sabía que se iba a resolver en menos de veinticuatro horas), sino por el gran escándalo que supone mancillar los principios y valores de la religión islámica. De una religión que en su nombre y en el de su dios (Alá), un grupo de fanáticos llevó a cabo en España, hace solo once años, el mayor atentado terrorista de nuestra reciente historia, en el que murieron varios centenares de personas inocentes y en el que hubo miles de personas heridas.

Esa actuación de un profesor, en cualquier país donde los funcionarios no tengan necesidad de ser políticamente correctos para desempeñar un cargo sin miedo a perderlo por decir públicamente lo que piensan, se habría solucionado de forma educada. Solo hubiera sido suficiente que la estudiante comunicara el hecho al decano y que este hubiera solicitado al rectorado un informe del gabinete jurídico. He trabajado muchos años en el departamento al que pertenece el hoy tristemente famoso docente y me consta que si por algo se caracteriza es por ser escrupulosamente fiel a lo que cree que es legal. Por ello, estoy seguro de que habría aceptado sin rechistar que la alumna asistiera a su clase vestida como le diera la gana si algún miembro del gabinete jurídico le hubiera explicado que la ley ampara a dicha estudiante, aunque él siguiera creyendo que en una universidad pública de un estado aconfesional no debe permitirse que los estudiantes, o los profesores, exhiban símbolos religiosos en el transcurso de la actividad académica. Sin embargo, como es bien sabido, el procedimiento seguido no fue ese.

Lo primero que hizo la estudiante fue utilizar las redes sociales para calentar los ánimos (escribió varias veces el verbo echar con h). Por su parte, las autoridades académicas que más directamente participaron en el affaire, en lugar de limitarse a hacer público que el profesor se comprometía a aceptar la legalidad vigente y que, por lo tanto, permitiría la asistencia de la alumna a sus clases, se pasaron de rosca y no protestaron cuando un medio dejó entrever que estaba dispuesto a pedir perdón públicamente por el pecado cometido. El referido docente se sintió dolido por esa manipulación y optó por explicar a toda la clase que él no se arrepentía de la decisión adoptada, que si aceptaba la asistencia a clase de la alumna con el hiyab era porque la ley así lo permitía y que, haciendo uso del derecho a la libertad de opinión que le asiste, dejaba pública constancia de que continuaba pareciéndole mal esa permisión. A la vista de ese acto de coherencia intelectual y ética, los alumnos que estaban en clase ese día optaron por abandonarla y pedir la destitución del profesor, argumentando que eran muchas las actuaciones irregulares que había cometido a lo largo de los años sin haber sido sancionado. Si se tiene en cuenta que era el primer año que esos estudiantes estaban en la universidad y que, además, los sucesos ocurrieron en la primera semana del curso, no hay que ser muy perversos para suponer que alguna mano misteriosa estaba moviendo los hilos desde la sombra con el propósito de fulminar a un profesor incómodo para la institución y para sus colegas.

Es evidente que un principio fundamental de las sociedades democráticas es el respeto a la diversidad que conlleva el multiculturalismo, lo cual implica la tolerancia mutua de los ritos de cada cultura. Pero ese respeto no es incompatible con la obligación consuetudinaria que todas las personas tienen de adaptarse a los patrones culturales de la sociedad en la que viven. Cuando ni siquiera es posible debatir el modo de hacer compatible ese derecho y esa obligación, el interculturalismo se convierte, en el mejor de los casos, en una lucha entre culturas y, en el peor, en un circo mediático semejante al ocurrido en el tema objeto de este artículo. Es cierto que la legislación española no prohíbe la discriminación que supone para las mujeres llevar ese velo, pero resulta meridianamente claro que su tolerancia en los centros educativos es contraria al objetivo primordial de la educación en una sociedad libre: la lucha contra los prejuicios religiosos a través del debate intelectual. Como afirma Andrew Anthony (El Desencanto, 2009. Planeta), equiparar la razón con los prejuicios religiosos es favorecer el monopolio de los intolerantes.

Catedrático jubilado, Universidad de Zaragoza

 

 
 
16 Comentarios
16

Por El Gordito de la Razón 20:33 - 01.10.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

toda La razón de El Mundo tiene el comentarista número 13. La indecencia se apodera del decadente Occidente y las mujeres exhiben sus cuerpos de forma impudica y vergonzosa. Pero no piense que las otras son mejores, todo lo contrario, estas musulmanas debajo de la ropa van ABSOLUTAMENTE DESNUDAS. Ohhhhh!!!, que horror y que impudicia

15

Por ¿CONFLICTO? 17:44 - 01.10.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No conozco al profesor ni al comentarista (que puede ser de mi edad). Yo he asistido a clases en la facultad con monjas vestidas con hábito. He dado clases a lo largo de los años a alumnos vestidos de manera muy diferente(en la pública no se lleva uniforme). He tenido compañeros que han recriminado a lumnas por llevar falda corta. Mi abuela, como tantas cristianas viejas, llevaba pañuelo al estilo árabe (quizá la influencia llegó hasta nuestros dias cuando aún no había tele). Estoy en desacuerdo con la actitud del profesor: prohibir puede ser contraproducente ¿no hablamos de libertad? ¿no se dan clases de religión católica en nuestros centros públicos? Respeto a otras creencias (aunque yo no practico).

14

Por maestra jubilada 16:55 - 01.10.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Magnífico artículo, sobre todo por su ponderación. Si se lee sin prejuicios, es fácil percatarse de que el autor está en contra del uso de todo símbolo religioso en los centros educativos públicos (por supuesto, también de los catolicos). Espero que pronto se cambie la constitución y se diga que España es un estado ,laíco y no aconfesional.

13

Por el piadoso aragonés 15:45 - 01.10.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Apruebo la forma,pero no el fondo.Es una persecución a las mujeres decentes que cubren su cuerpo para no excitar a las bestias humanas.Parece que aqui todas deben llevar liguero,bikini y top less.En la gigantesca comuna sexual que es Occidente,la decencia se castiga.El comunismo sexual ha triunfado.

12

Por Don Pantuflo 15:17 - 01.10.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Muy buen articulo profesor, beso a usted la mano. Podemos ser agnosticos e incluso ateos, pero eso no ha ser óbice para que defendamos a la unica religión verdadera y combatamos a todas aquellas que no son más que falsas y hereticas, en nombre de un laicismo que no se siente molesto por la presencia de capillas catolicas en la universidad y que jamas expulsaria de clase a una monja por ir vestida como esta alumna. Viva Dios que nunca muere y si muere resucita. Vaya usted con el caballero

11

Por Mar Arbolada 15:01 - 01.10.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Cuando yo asistía a clase de Magisterio en la Universidad de Zaragoza, allá por el lejano año 1980, había un profesor que cuando consideraba que no le estábamos prestando la atención debida, y os aseguro que nunca fue más allá de un ligero murmullo, interrumpía sus formulaciones en la pizarra para lanzar el borrador o las tizas a la cabeza del que pillaba. Me hubiera encantado que en alquellos momentos hubiéramos sido todos tan “manipulables” como los compañeros de esta estudiante y hubiéramos abandonado su clase, pero no, allí aguantamos su psicopática libertad de cátedra. Si el profesor expulsó a la alumna porque llevaba un símbolo religioso, estaba contraviniendo la ley actual ya que no existe la prohibición de llevar símbolos religiosos personales en los centros de ensañanza. Si además en otras ocasiones permitió la presencia de alumnos con otros símbolos religiosos, ya fueran cruces, o las tocas de las monjas, además fue un acto de discriminación y si lo hizo por no atenerse a las costumbres del pais de residencia fue xenofobia. El articulista considera que el profesor estaba luchando contra los perniciosos efectos de la religión, y la discriminación de la mujer por impedir que una alumna asistiera a clase con la cabeza tapada. Su actitud ha hecho mucho más por afianzar en sus convicciones a esa estudiante que el haberla tratado como una alumna más. Que a la noticia se le ha dado una importancia y trascendencia fuera de lugar, totalmente de acuerdo. Que la actuación del Rectorado fue torpe, también, pero el comportamiento del profesor no es digno de elogio, como parece dar a entender el articulista, sino muy al contrario, es un comportamiento absolutamente reprobable en un Estado de Derecho.

10

Por Sor Haya 14:57 - 01.10.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

JM: En Madrid algunos musulmanes (que imponen el velo las Sorayas de turno), masacraron e hirieron a cientos de ciudadanos. ¿Cuál fue la solidaridad de Soraya y los suyos? ¿Tuiteó mucho? El velo de Soraya, lo que representa, no traerá más que pobreza intelectual, discriminación y humillaciones sangrantes hacia las mujeres, intolerancia, machismo, etc…………………. En definitiva los valores imperantes en Irak, Irán, Arabia Saudí, Sudán, Argelia, Libia, etc. Todas ellas conocidas por sus valores “democráticos” y por su Justicia social. Hay monjas, sin embargo, en Estados Unidos, Inglaterra, Suecia, Holanda, España, Italia, Suiza, Noruega, Canadá, Bélgica, Dinamarca, Alemania, etc. Quien no reconozca que las monjas llevan toca porque quieren, con entera libertad, sin imposición, simplemente no sabe de lo que habla JM: ¿Ves alguna diferencia entre los valores que defienden y nos traen los del velo y los valores de las sociedades donde hay monjas? Por cierto, gracias a las del velo, cada día me simpatizan más las monjas

09

Por José S. 14:42 - 01.10.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Para 05 Por opinaire.net: 11:04. Como usted correctamente ha detectado «... lo principal, el núcleo, el detonante, es el abuso de autoridad del profesor, inadmisible sea cual sea el motivo». Me pregunto si este profesor ha viajado algo. En algunos países de la Unión Europea es perfectamente normal ver a féminas vistiendo velo que «no cubre la cara» en sus trabajos de médicas, agentes de policía, guardas de seguridad, profesoras universitarias, en las empresas privadas de ferrocarriles o, por qué no, asistiendo a clase, entre otros muchos ejemplos. Otra cosa sería que, como bien ha apuntado la Universidad, la cara fuese cubierta. Ya en otros países de la UE se han pasado varias sentencias al respecto. Por motivos de seguridad en los aeropuertos o a fin de facilitar la comunicación y el aprendizaje en el caso de los centros educativos, entre otros supuestos, se pide mostrar el rostro lo que es perfectamente razonable. Y, efectivamente, el derecho a la exposición de los pros y los contras acerca de cada práctica religiosa --o supuestamente «cultural», como cuando los jóvenes de un pueblo lancean a un toro-- pertenecen a otro debate que no es el que ha instigado este profesor. Comparto su comentario totalmente. Un saludo.

08

Por Posfrito 14:40 - 01.10.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Conforme con el articulista. La solidaridad que pide, y encuentra, Soraya, debe tenerla, y con ella las mujeres musulmanas, cuando las niñas cristianas son raptadas, luego violadas, esclavizadas después y por ultimo convertidas al Islam a torta limpia. Dice Pérez Reverte: Ese Abubaker o como se llame, el jefe de Boko Haram, o sea, esa mala bestia que está allí a su aire, violando niñas de colegio de doce años o haciendo filetes, a golpes de machete, a algún paisano que se equivocó cuando le mandaron recitar una sura coránica, o que se llama Crescencio porque fue bautizado por un misionero y resulta que es cristiano. Y está el amigo Abubaker allí, como digo, todavía con la bragueta abierta y haciendo chas, chas, chas con el machete mientras un colega lo graba en video para colgarlo en Youtube dentro de un rato. Cuando eso pasa ¿porqué las musulmanas miran para otro lado? ¿Porqué se desentienden miserablemente?

07

Por Chesús 14:04 - 01.10.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Muy buen artículo. Mis afectos al profesor .

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla