+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Conociendo mejor a los tiburones

 

Juan Bolea Juan Bolea
02/04/2019

A propósito de tiburones, recuerdo una visita mía a la casa de Alberto Vázquez-Figueroa, en Madrid. El escritor canario tenía una estantería con sus libros, traducidos a las principales lenguas del mundo, y otra con la documentación de los temas que estaba investigando, o de los proyectos en los que seguía trabajando (sus desaladoras, por ejemplo). La más llamativa de sus novedades me pareció una especie de barco multiusos, con un batiscafo incluido, para combatir a los tiburones. En su época de buzo (llegó a formar parte de la tripulación del comandante Cousteau) aprendió a aborrecer a los tiburones. De ahí, y de la progresiva amenaza que sostiene vienen encarnando, su decisión de combatirlos. Si no de exterminarlos, sí regularlos, confinarlos... Prevenir, en suma, sus ataques al hombre, que en su criterio seguirán produciéndose.

De manera radicalmente distinta piensa Karlos Simón, submarinista español especializado en el estudio de las diferentes especies de tiburones, con los que ha compartido innumerables inmersiones.

Auxiliado por la pluma de Alfonso Mateo-Sagasta, Simón nos invita en Tratando con tiburones (Reino de Cordelia) a sumergirmos con él en las aguas de Cuba, Kenya, Islas Galápagos, Indonesia, o, sin ir tan lejos, en el más próximo Mediterráneo, a fin de conocer mucho mejor, incluso a familiarizarnos con las distintas familias de tiburones, sus hábitats y hábitos, su relación con el medio marino, con otras especies y, por supuesto, con el hombre.

Gracias a la experiencia, a los estudios y fotografías de este buzo extraordinario nos asomaremos a las profundidades marinas con otra mentalidad y bagaje, llenas nuestras bombonas de oxígeno para respirar sin miedo junto a estos grandes monstruos que no lo son, nos insiste Simón, sino animales fabulosos, en parte reliquias, en parte leyendas... En cualquier caso una especie más a analizar sin apriorismos.

La aportación de Mateo--Sagasta incluye referencias a los grandes mitos de la literatura en relación con el mar, desde el capitán Nemo y sus calamares gigantes hasta el Maëlstrom, Moby Dick o el cetáceo que engulló a Jonás.

Hermosa idea, hermoso libro.

   
3 Comentarios
03

Por Don Minervo 13:06 - 02.04.2019

Raimundo, supongo que se referirá a usted mismo, que como otros muchos comentaristas dispara siempre en la misma dirección, pero usted no, usted no es de esos, son los demás. Insisto, el libro que presenta Bolea no tiene nada que ver con Vázquez-Figueroa por mucho que Haya escrito sobre tiburones, lo mollar del asunto más que el libro de Vázquez y es como comienza el artículo es que el señor Bolea estuvo en casa de Vázquez. Un poquito lo de siempre, me invitan a, como con, viajo a, me cito con... Siempre viendo la tranca en ojo ajeno.

02

Por Raimon 10:37 - 02.04.2019

Hola Juan, durante bastante tiempo fui fan de Vazquez Figueroa,disfrute bastante con sus obras, creo haber leido casi todo que ha escrito, en cuanto a los tiburones, España esta llena hasta los topes de tiburones politicos, tambien quedan algunos tiburones ideologicos, que estan al acecho para rebatir cualquier opinión contraria a sus machaconas ideas socialistas, por si fuera poco, discrepan con todas las demas cosas que existen a su alrededor, ejemplo: Gargamel el pitufo, y alguno de los participantes del foro. Salud escritor.

01

Por Don Minervo 9:53 - 02.04.2019

Que pinta Vázquez-Figueroa en esta historia que nos cuenta. Lo mollar es el libro que nos presenta o que usted estuvo en casa de Vázquez Figueroa.