+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Construyendo espacios de esperanza

Cáritas ha multiplicado por cinco el importe dedicado a ayudas económicas a familias en seis años

 

Construyendo espacios de esperanza -

JAIME Sanaú
20/06/2014

"Construyendo espacios de esperanza", este es el lema del Día de Caridad en el que Cáritas Diocesana de Zaragoza rinde cuentas de sus actuaciones en 2013. Si no fuera porque hablamos de una esperanza real, verdadera, comprometida y responsable sonaría, en estos tiempos, a superficialidad ya que para las 10.212 personas acompañadas por Cáritas en el primer semestre del año 2013 hubo y hay mucho de sufrimiento, de pérdida de derechos y de desconfianza en el futuro. Con esta triste realidad machacona, incierta y pesimista ha convivido otra mucho más amable, abierta y fraterna, que se ha dado a la par y en cada una de las intervenciones que Cáritas realizó con las más de 4.357 familias que acudieron a ella en busca de apoyo y escucha, en los primeros meses del año pasado.Puede decirse que estas familias llegaron a Cáritas desesperadas pero buscando esperanza.

Corren tiempos de incertidumbre, impotencia y desesperación y muchos ciudadanos viven con dureza la pobreza y la exclusión. Pese a ello, Cáritas defiende un estilo de vida sencillo y recuerda que el Papa Francisco anima a buscar y a encontrar la manera de que "todos puedan beneficiarse de los frutos de la tierra". Es obvio que la pérdida de empleo lleva implícito el empobrecimiento social, el incremento de la desigualdad social y el hundimiento de las rentas más bajas fruto, además, de las limitaciones de las políticas sociales.

La inseguridad vital está ligada, aunque no exclusivamente, a la destrucción de puestos de trabajo. Las elevadas tasas de desempleo se aprecian en el perfil de las personas atendidas por Cáritas, puesto que un 67% de los acompañados en edad de trabajar se encontraba en desempleo. Cuando el perfil de estas familias se concreta y nos referimos a que 4 de cada diez parejas atendidas tienen hijos, la realidad se convierte en abrumadora. Si añadimos que un 32,2% de las familias acudieron por primera vez a Cáritas, la sensación de "mañana puedes ser tú" cobra más fuerza aún.

Parte de la esperanza que estas familias buscaban, fruto de una desesperanza prolongada provocada porque las administraciones no siempre les protegen en los momentos difíciles, la han encontrado en Cáritas, y no sólo por el apoyo económico prestado, que también --un para nada despreciable número de 13.470 ayudas económicas por un importe diario que en 2013 sobrepasó los 5.200 euros-- sino por la cercanía, la dedicación, el empeño y el respeto que todos los que conforman Cáritas ponemos al situarlas en el centro de nuestra misión y atención. Quiero pensar que construimos juntos estos espacios de esperanza. Esperanza real, comprometida y responsable. No sin esfuerzo, Cáritas ha multiplicado por más de 5 el importe dedicado a ayudas económicas a familias en los últimos seis años. Y debo subrayar que solo el 9,27% de sus ingresos de 2013 procedía de las administraciones públicas.

Cáritas percibe día a día muchos signos de esperanza, desde lo pequeño, lo cotidiano, lo personal. Signos cuya suma constituyen grandes testimonios que quiere transmitir a la comunidad cristiana y a la sociedad en general para que sirvan de contagio y efecto multiplicador: nuevos voluntarios, cuyos talentos son siempre necesarios, generosidad de las colectas, desprendimiento de socios y donantes, así como los legados procedentes de personas altruistas que dejan sus bienes y derechos a Cáritas Zaragoza.

Los medios financieros recibidos, su gestión eficaz y austera y el trabajo inestimable de voluntarios y técnicos permiten mejorar y ampliar las actuaciones de Cáritas dirigidas tanto a la atención directa a familias y proyectos especializados como a la siembra de la esperanza y la transformación social, a través de la sensibilización y la animación de la comunidad y la denuncia profética de la injusticia. También desde ahí se construye la esperanza para Cáritas. Gracias de corazón a todas y todos por vuestra colaboración.

Director de Cáritas Zaragoza

 

 
 
1 Comentario
01

Por enrique 22:07 - 20.06.2014

De dos metros para arriba del suelo que pisa Cáritas y todos nosotros, la pobreza ,la miseria, la desesperanza, no importa a nada ni a nadie(s). O sea, que nos tendremos que seguir acostumbrando a Cáritas y a la pobreza porque ninguna negociación en los olimpos se va entablar. Se da todo a beneficio de inventario del guión aceptado.