+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Crisis, educación, ideología

A Wert, de la mano de Rouco, no le interesa la ética ni la filosofía. Con el dogma y la verdad tienen suficiente

 

JUAN MANUEL Aragüés, Profesor de Filosofía de la Universidad de Zaragoza
10/01/2013

Hace tiempo que se ha hecho evidente que la crisis está siendo utilizada por el fundamentalismo neoliberal, encarnado por el PP, para aplicar su programa ideológico de máximos. Los sectores más reaccionarios de la política europea, no solo española, han encontrado en la crisis la excusa perfecta para desarrollar las medidas que, en condiciones normales, no se atreverían a aplicar, temerosos de la contestación social que pudieran provocar. Ahora, con cara compungida y tirando de sus mantras preferidos, "no hay más remedio", "la herencia recibida", aplican, con gozo mal disimulado, las recetas que podemos encontrar en sus teóricos desde hace décadas. La privatización de la sanidad y de la educación es el ejemplo más claro de un proceso en el que lo que se busca es el adelgazamiento del Estado, cuyo cometido, entienden, ha de ser, fundamentalmente, represivo. Ahí tenemos, como botón de muestra, las actuaciones policiales y los posicionamientos de una parte del ejército con el tema de Cataluña.

En el caso de la educación, el sesgo ideológico se manifiesta no solo en la promoción de la privada y la concertada, a pesar de que su calidad educativa sea menor que la de la pública, mal que les pese a los amantes de los productos caros envueltos en vistoso celofán, sino de los contenidos que se proponen. El ministro Wert se ha quitado definitivamente la máscara y, tras pactar con la Conferencia Episcopal, ha dado gusto a los sectores cristianos integristas de su partido. De esta manera, la Religión se convierte en una asignatura más del currículo, en condiciones de igualdad con el resto de asignaturas. Al mismo tiempo, todas las asignaturas relacionadas con el ámbito de la Filosofía, reducen su presencia. Ambas cuestiones, la potente presencia de la Religión (o de las religiones, que lo mismoda) y el debilitamiento de la Filosofía, deben ser vistas en paralelo. Si la religión, tal como la entiende el poder, es decir, el Gobierno y la Conferencia Episcopal, es promocionada es porque es útil en la medida en que se convierte en un instrumento para la producción de ciudadanos sumisos, atentos a aceptar lo que se establece desde jerarquías que determinan lo que es verdadero, lo que es bueno, lo que es correcto. Como bien analizara Kant, hombre, por otro lado, de profundas convicciones religiosas, la religión es un "opiáceo de la conciencia", una adormidera que impide al sujeto la reflexión y la autonomía. Precisamente, lo que diferencia a Europa de otras culturas, como la islámica o la norteamericana, es que nuestras raíces se hunden en la Ilustración del siglo XVIII, donde se pretende relegar la religión al espacio de lo privado.

Por contra, la filosofía, una cierta filosofía, la que, precisamente, no se deja adormecer por esos "trasmundos inventados" de los que habló Nietzsche, tiene como efecto el desarrollo de la conciencia crítica, pretende dotar a la persona de instrumentos para entender el mundo y desenvolverse en él. Y eso, desde luego, no interesa a quienes tienen como proyecto el sometimiento ciudadano. La educación es un instrumento para moldear a los individuos en función de una determinada visión del mundo. Y cuando detrás de un proyecto educativo hay una visión totalitaria del mundo, como en el caso del ministro Wert y sus correligionarios de la Conferencia Episcopal, el currículo debe promover, coherentemente, asignaturas que laminen la capacidad crítica de los estudiantes.

 

AL MINISTRO WERT, de la mano del siniestro Rouco Varela, no le interesa la ética, ni la filosofía. Con el dogma y la verdad, siempre de su parte, no en vano lo establecen ellos, tienen suficiente. No es de extrañar que un Gobierno que, en sus formas y maneras, mira de una manera tan evidente hacia modelos del pasado, recupere el nacionalcatolicismo. Y que la filosofía vuelva a ser reprimida. Tarea vana intentar convencer al ministro de la necesidad de formar al alumnado en sus capacidades críticas. Nada más lejos de sus intenciones. De lo que se trata es de que comulgue. Con ruedas de molino, a ser posible. La lucha por la filosofía es una más de las luchas del presente. Como por la sanidad, por la educación, por los servicios sociales, también hay que luchar por un espacio para el pensamiento crítico.

 

 

   
23 Comentarios
23

Por rocco 19:29 - 10.01.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Muchos padres que están alejando a sus hijos del la escuela pública por diferentes motivos muchas veces "inconfesables" están apartando a sus hijos de un sístema que pretende hacer personas críticas y están llevando a sus hijos a escuelas católicas donde impera el dogma y la fe,donde la filosofía y el librepensamiento queda relegado al fondo del cajón...

22

Por José S. 19:29 - 10.01.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Para el/la amable comentarista del comentario número diecinueve. Tiene uste razón, la recesión econónomica tan atroz por la que atraviesa nuestro país es generalizada en el mundo occidental. Sin embargo, recordar que esta crisis fue creada al unísono por políticos ineficientes y financieros egoístas-- no por la persona que se levanta a las seis de la mañana todos los días para ganarse un sueldo quien ahora está pagando los platos rotos. El gobierno español tiene los mismos problemas que todos los demás pero ha elegido ciertas medidas económicas paliativas con la excusa de la recesión cuando en realidad su ideología política ha dictado su política económica en detrimento de la clases sociales menos pudientes. Gracias que en España hay elecciones cada cuatro años que si no.... Un saludo.

21

Por corcholis 19:28 - 10.01.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hemos heredado la alianza de las gilipollizaciones que ha resuelto nuestros problemas seculares. Hemos heredado una educación y una enseñanza que en PISA se ha demostrado que estábamos a la cabeza de los países europeos (con la cabeza hacia abajo). Y es que el maravilloso modelo que estamos disfrutando no hay que tocarlo, es muy guay, y es que hasta se puede pasar de curso con cuatro asignaturas suspendidas. Maravilloso

20

Por tertuliano 17:28 - 10.01.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Florencio (19), los datos económicos son; que los pobres cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos. Entre los intereses de los grandes grupos financieros y los intereses de la mayoría, los grupos especuladores financieros se han llevado el gato al agua y los ciudadanos corrientes nos hemos quedado a verlas venir. Hay que saber elegir a nuestros gobernantes y no esperar cosechas distintas de lo que se siembra. Ahora tenemos la ideología del conformismo y así nos va.

19

Por Florencio 17:17 - 10.01.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La verdad son los datos economicos actuales de la sociedad española y europea. El dogma es la ideologia, lo que se deberia haber hecho y no se hizo. En una sociedad en la que la soberania reside en el pueblo, laica, ni la funcion publica ni la religion puede hacer y deshacer a su antojo. Tendran que hacerlo en base a la decision popular no solo resultante de la consulta cuatrienal. Si algo estamos sacando en claro ahora mismo, es que las ideologias con vacas flacas no sirven. Sirve la buena gestion de los intereses generales. Esto es lo que hay que estudiar, buscar y encontrar. Una vez encontrada, quienes sean capaces de llevarla a la practica, con su juramento, promesa o formula similar y asuman su compromiso, o, en caso contrario tengan la coherencia de dimitir y dedicarse a otra cosa, la clase politica recuperara la imagen de responsabilidad que ha perdido. El ejemplo y el compromiso, junto con la ética y la vocacion, unidas con una dosis de empatia, son la base de la educacion. Que los astros nos sean propicios.

18

Por Asunción Villaverde 16:59 - 10.01.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Nietzsche: “La única diferencia entre Dios y yo es que yo existo.”

17

Por ya está 16:57 - 10.01.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

volverán los tiempos en los que se negaba que la tierra era redonda y la sangre circulaba por el cuerpo.“Fe significa no querer saber la verdad.”

16

Por Pater 16:56 - 10.01.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Dejad que los niños se acerquen a mi...

15

Por pataleta 16:53 - 10.01.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hasta Belloch que no cree en dios, cree en el opus, no hay más que ver como cumple con ellos llevando el crucifijo a los plenos.

14

Por opusina 16:52 - 10.01.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Y qué tendrá el OPUS DEI que ha colocado a tantos ministrillos en los gobiernos. Cómo no se confiesen de los pecados, van al infierno Ah, no, que ya no existe. Lo volverán a inventar, al tiempo.