+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Dolor y gritos

 

ANA Pastor
27/07/2014

Tiene la edad de mi hijo. Mide poco más de un metro. Pero lleva en la mirada tres o cuatro vidas ya. Llora en silencio. Sorbe las lágrimas y parpadea con fuerza como queriendo borrar los últimos recuerdos. Las dos coletas de su negra melena se mueven al ritmo de su agitada respiración. La raya del pelo perfectamente hecha en el centro. Las gomas azules decorando su pequeña cabeza. Mira hacia los lados. En cualquier lugar donde ponga la vista encuentra lo mismo. Carreras. Sangre. Dolor. El sonido que escucha desde hace un rato también es el mismo. Carreras. Gritos. Dolor.

A su lado, otra niña de la misma edad. Pero ella no llora. Y parece que no oye. Parece que ha dejado de sentir lo que pasa a su alrededor. Tiene la vista fija en un punto del suelo. Pero no sabemos dónde tiene el pensamiento. Lleva también dos coletas. Están adornadas, en este caso, por dos gomas de color rosa. Lleva un único zapato. Rosa. El otro pie está descalzo apoyado en las baldosas antes de color blanco. Algunos de sus diminutos dedos tienen aún restos de barro húmedo. Entre las manos sujeta con fuerza algo parecido a un bolso. Quizá de su madre. Quizá de una profesora. Quizá el bolso es de la mujer que corre por el pasillo buscando respuestas y hallando solo más dolor y más gritos. Lleva en su regazo un bebé que debe tener días a juzgar por el tamaño. El bebé tiene manchas de sangre en el paño blanco que le cubre el cuerpo.

Unos metros más allá, un grupo de hombres rodea una camilla en la que acaban de depositar a una niña de unos 4 años. Lleva un chandal rosa y se retuerce de dolor. Patalea como puede. Con lo que puede. La pequeña agarra la mano de su padre, un hombre adulto que parece tan desconcertado y confundido como ella. No hay consuelo en ese apretón de manos. Solo dolor y gritos.

Otro hombre ha entrado corriendo con dos niños en brazos. Ninguno de los dos pasa del año de edad. Uno va desnudo. El otro lleva una camiseta roja. Los dos se agarran de manera instintiva al pecho del hombre que los porta. Imposible imaginar lo que sienten. Imposible sentir el desgarro y el miedo que se lee en su mirada. Imposible interpretar el desamparo. Solo tienen unos meses de vida. Solo.

La pequeña de las coletas con goma azul, la niña con un solo zapato de color rosa, la del chandal, el bebé con manchas de sangre, la madre que corre y el pequeño desnudo están en los pasillos de un hospital. Todos ellos, y los que no han sobrevivido al asesinato, estaban hace solo unos minutos en Beit Hanoun, en un colegio de la UNRWA, la Agencia de Naciones Unidas (que atiende a los refugiados de Palestina). El colegio que ha sido bombardeado. No hay un lugar seguro. Un colegio. Solo gritos y dolor. Es Gaza. Es el siglo XXI aunque no lo parezca.

Periodista

 
 
1 Comentario
01

Por lo que no veo 7:02 - 27.07.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Es el reflejo de esas mujeres que en Irak van a sufrir la ablación del clítoris. Ese dolor fuerte, intenso, que las mutila, que significa su muerte también. Y de ese dolor no veo que nadie se queje. Todavía hay heridos de primera o segunda.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla