+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El artículo del día

Las dos (¿tres?) Españas

El afán autodestructivo de los españoles está más que demostrado en la historia ¿Y en la actualidad?

 

Las dos (¿tres?) Españas - HYDE

Javier Fernández Javier Fernández
15/05/2020

Antonio Machado escribió lo de las dos Españas y Goya pintó el cuadro Duelo a garrotazos, también denominado La riña. El escritor lo hace sobre una realidad trágica, la guerra civil (1936-1939), y el pintor unos años después de finalizada la guerra contra el francés (1808-1814) y ante la realidad de la brutal represión de Fernando VII tras su regreso del cómodo exilio bajo el amparo de Napoleón. Dos españoles queriendo retratar una forma de ser que podríamos calificar como de cainismo. Desde fuera fue un alemán, sajón de nacimiento y prusiano de ejercicio, el que definió muy bien este rasgo de nuestro carácter. El canciller Bismark poseía información sobre nuestro país como la tiene todo gobernante sobre sus posibles aliados o rivales, pero tuvo ocasión de profundizar en el conocimiento del pueblo español con la crisis que se abrió tras la expulsión de la reina Isabel II y la elaboración de la Constitución de 1869 que exigía la búsqueda de un monarca. Todas las potencias europeas hicieron sus apuestas y el príncipe Leopoldo Hohenzollern-Sigmaringen fue uno de los candidatos. Finalmente fue Amadeo de Saboya el elegido por Prim y votado en el Parlamento. La frase que Bismark ha dejado sobre el tema que estoy tratando es la siguiente: «España es un gran país. Llevan ustedes años intentando destruirlo y no lo consiguen».

El afán autodestructivo de los españoles está más que demostrado en la historia. ¿Y en la actualidad?

A poco que estemos atentos a la información internacional veremos que hay muchos países, Portugal el más llamativo, en los que gobierno y oposición han dejado para otro momento su disputa electoral. Hay cuestiones, de esas que llamamos de Estado, que unen a todos, y la crisis provocada por el maldito virus es una de ellas. Hay periódicos importantes ('Washington Post', por ejemplo) que han llegado a editorializar sobre la extraña oposición que se está haciendo en estos momentos en España. De Vox no voy a hablar, es perder el tiempo. Vayamos con PP y Ciudadanos.

Creo firmemente que sería menos dañino para España la llegada de una de las siete plagas de las que se nos habla en la Biblia que un Gobierno presidido por Pablo Casado. Este señor ha demostrado ya su más absoluta incapacidad, lo que no nos debería extrañar conociendo como conocemos su trayectoria estudiantil y el acceso a una licenciatura en Derecho que nos ofende a quienes tuvimos que esforzarnos para obtenerla. Su elección de Teodoro y de Cayetana solo son dos confirmaciones de quién es y lo que pretende. Este trío ejerce de muñeco ventrílocuo de lo que quiere decir y hacer Aznar, el del trío de las Azores, sobre cuyos gobiernos y el número de procesados por corrupción no hay mucho que añadir. Yo doy a Casado por perdido y solo espero que sean sus dirigentes sensatos, que los hay, los que lo echen y sustituyan por alguien con más capacidad intelectual y política. Si no lo hacen, entre Aznar y Abascal llevarán al PP a la irrelevancia, lo que sería un desastre para España.

En el título de este artículo he hecho un guiño a la posibilidad de una tercera España. Fue Paul Preston quien (Las tres Españas del 36) quiso poner de relieve la existencia de personas de cierta relevancia que quisieron, o soñaron, con servir de colchón entre las dos Españas enzarzadas en la guerra civil. ¿Podría ser Ciudadanos el germen de esa tercera vía? La decepción de Rivera fue inmensa pero su dimisión, gesto que le honra, así lo creo, dio paso a un nuevo tiempo. Dada la organización de ese partido, muy presidencialista, será la sustituta, Inés Arrimadas, la que defina la línea estratégica de los nuevos tiempos. Ha dado pasos inequívocos de seguir la vía Rivera, pero no tienen que ser definitivos, es normal que no quiera romper desde el minuto uno con su predecesor. Quisiera ser optimista y pensar que poco a poco, con nuevos colaboradores, su giro al centro pueda convertirse en una realidad. Yo, que no la votaré, aplaudiré con entusiasmo esa decisión, si la toma.

Si estamos hablando de las dos Españas, algo tendré que decir de la segunda, PSOE y Podemos. Mi decepción con Pablo Iglesias es absoluta. Ni fuera ni dentro del Gobierno está demostrando talla, tirando por la borda el caudal de ilusión que se generó en torno al 15-M. ¿Y Sánchez? ¿Cuál es su futuro? Yo le tengo simpatía, no lo voy a negar, pero es evidente que el desgaste en la gestión de esta crisis está siendo muy fuerte. No está de más recordar que Churchill perdió las elecciones tras la Segunda Guerra Mundial. El gran líder europeo frente a Hitler no gozó de la confianza de los británicos en las urnas. Algo similar podría ocurrirle al actual presidente, no debemos descartarlo, aunque yo no lo creo, es un superviviente.

*Militar. Profesor universitario. Escritor

 
 
6 Comentarios
06

Por Esloquehay 19:53 - 15.05.2020

Lo que queda claro es que los afiliados del PSOE no han elegido una opción moderada desde que el modelo guerracivilista de Zapatero se impuso... Y en esa escalada le ha terminado siguiendo el PP, cuando por fin tanto bombo y platillo como la izquierda y sus medios le ha dado a VOX le ha hecho perder votos por ese flanco. Ahora se echan las manos a la cabeza farisea mientras disfrutan con la baraja rota de débiles mayorías que les dé para esas pequeñas victorias tácticas que tanto gustan a los acérrimos de la política líquida trincheril. Y como el articulista, se quejan los acerrimos de que el votante tachado de fascista día si día también por no besar al ciudadano Sánchez no presione porque la oposición hinque la rodilla a la nueva anormalidad que se le ocurra. En fin. Esta es la sociedad española que tanto querían: militante, polarizada, cabreada. Eso no se desactiva a placer por la izquierda en cuanto llega al poder. Los modos de hacer oposición son los que son pero cuando sirvieron para llegar en tren a la Moncloa les parecieron correctos. Disfruten del panorama.

05

Por Bohol 16:57 - 15.05.2020

¿De verdad estás comparando al inutil y mentiroso de Sánchez con Churchill?

04

Por Robespierre One 14:18 - 15.05.2020

Me parece que de las medidas tomadas no se habla nada. Igual habría que empezar por ahí, aprobándolas o desautorizándolas con argumentos y dejar a un lado la poesía de un signo u otro. Yo tengo la mía pero antes del curso floral...lo primero es lo que mas importa

03

Por Manué manué 13:00 - 15.05.2020

¡¡¡ Muy bien, profesor, totalmente de acuerdo ¡¡¡¡. Magnífico razonamiento. Saludos.

02

Por Esloquehay 12:43 - 15.05.2020

Le cae bien Sánchez... Esta es una buena muestra de la deriva actual: no hace mucho, había un escenario en el que un porcentaje de votantes era capaz de bascular entre una opción u otra dentro de las mayoritarias y alterar el status quo del poder, lo que era beneficioso para nuestra democracia. Sea por ese porcentaje de no acérrimos que era capaz de mutar su voto o por el porcentaje de abstención que unos y otros conseguían producir en su propio electorado con sus errores, equilibrada el poder y nos daba una alternancia que es de lo más positivo que hemos tenido estos 40 años. Entiendo que la caterva de trolls habituales no lo vean así, sobre todo porque todo lo que no sea el exterminio ideologico es traición... Pero he ahí el problema. Los afiliados se han apoderado de los grandes partidos mediante esa pseudodoctrina de ser más democráticos, y en vez de mirar por el voto y llegar a capas más amplias de población han mirado por la pureza de sus convicciones, trabajando, para mantener la tarta electoral, con el objetivo de que buena parte de su electorado tradicional se polarice. Si a esa manera de hacer política, como si fuese una fidelización empresarial, instaurada en el PSOE desde la elección por la masa afiliada de Zapatero (hubiera ido mejor con Borrell el defenestrado) y en el PP con la elección de Casado no se la castiga sino que cae simpática por los miembros de cada secta (de VOX o Podemos mejor no hablar) pues enhorabuena. No les extrañe que unos y otros vuelvan a esas dos Españas que tanto añoran. Mientras, el mundo avanza, saldrá de esta, y nosotros tendremos que volver a rememorar otros nombres de esos que al abrir los libros sobre nuestros gobernantes dan vergüenza ajena. Los de ahora lo dan. Por más que el articulista se indigne solo cuando los suyos no gobiernan.

01

Por Don Minervo 12:19 - 15.05.2020

Casado, Teodoro, Cayetana, esto es lo mejor y más capacitado que tiene el PP o es lo mejor que ha encontrado el aznarismo para hacer de las suyas. Son los tres tontos útiles con mejores prestacioes que con los que se ha topado el conquistador de Perejil para maniobrar desde la trastienda. Ha encontrado en estos tres animales políticos lo que Rajoy le negó. De Vox, como dice usted, mejor ni hablar. Si ya teníamos un grano en el trasero ahora tenemos dos.