+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El ¿consejero? Ricardo Oliván

 

ANTONIO Domínguez, Profesor de universidad
07/05/2013

Con la que está cayendo y el gobierno popular de Aragón no se corta ni un pelo a la hora de evitar que el chaparrón nos anegue. Parecería que disfruta con el aguacero, aunque se sorprenda después de que cada día sea mayor el número de ciudadanos que echa sapos y culebras de tal proceder. Más allá de las simpáticas referencias de la presidenta Rudi al valor primordial de las "instituciones", olvidando que de nada sirven si no es para auspiciar lo mejor para toda la ciudadanía, más allá de las maneras caudillistas de la consejera Serrat, empeñada en desmontar la enseñanza pública y de calidad, destaca el simpar consejero de ¿Sanidad, Bienestar Social y Familia?, Ricardo Oliván. Este licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales que ejerció de director de la Cámara de Comercio de Huesca, ciudad en la que también fue concejal popular y profesor de Turismo. Pocas veces en la historia de los diferentes gobiernos autonómicos aragoneses ha sentado posaderas en el Consejo de Gobierno un personaje tan singular como este. Si realmente tuviéramos una presidenta seria y rigurosa, este hombre ya habría hecho las maletas. ¿Es de recibo que rija los destinos de la Sanidad aragonesa quien se ha llenado la boca de bazofia para cargar contra los profesionales y usuarios de la sanidad pública? ¿Qué méritos y estudios avalan su presencia al frente de un departamento tan básico para la calidad de vida de los aragoneses cual el de Sanidad? Pero ojo al parche, lo defiende y mantiene la señora Rudi.

 
 
5 Comentarios
05

Por Loles 19:03 - 07.05.2013

Este Oliván carece de sensibilidad y solamente piensa en el dinero. Lo suyo es privatizar, que algo queda.

04

Por alvaro 11:49 - 07.05.2013

Se puede ser muchas cosas, hasta político, y los hay muy buenos, honrados y eficientes. Pero en esta nueva profesión se cuela bastante incompetente. Oliván es el mejor ejemplo de ello. Salvo insultar, de poco puede jactarse.

03

Por Franz 11:20 - 07.05.2013

Sencillamente, no posee ni la capacidad, ni la vergüenza, ni el mérito de desempeñar el cargo que ostenta, más bien detenta.

02

Por mediocres 10:21 - 07.05.2013

Julio César fue asesinado por ser una persona brillante y, lo que es peor, admirada por el pueblo. Es algo que no soportan ni pueden perdonar los mediocres. Para ello, para acabar con los brillantes y queridos, los mediocres empiezan cortándoles las alas, impidiéndoles que realicen su trabajo y poniéndoles todas las trabas posibles, utilizando el insulto, la insidia y la descalificación. Los dirigentes políticos, mediocres y justamente mal valorados por la ciudadanía, no pueden soportar que los sanitarios, muy bien valorados y muy eficientes en su trabajo, continúen así. Además de las claras intenciones privatizadoras, un verdadero robo a la ciudadanía, programado desde hace tiempo por unos y otros, su objetivo es denigrar a los brillantes. Es el destino de los mediocres y malvados.

01

Por bata blanca 9:18 - 07.05.2013

Este buen hombre desconoce hasta para qué sirve un médico o enfermera. Unicamente sabe de dineros y alforjas repletas. Que Dios nos coja confesados.