+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El artículo del día

Escuchemos a Bismarck

Sánchez tiene que gobernar en coalición, gubernamental o parlamentaria, con Albert Rivera

 

Escuchemos a Bismarck -

Javier Fernández Javier Fernández
03/05/2019

Hablando de España, se le atribuye a Bismarck la siguiente frase: «Tienen ustedes un gran país; llevan años queriendo destruirlo y no lo consiguen». El contexto en el que se debió pronunciar una frase así, o similar, es en torno a 1870, cuando el canciller de hierro consiguió su sueño de construir la gran Alemania, el II Reich. En esas fechas estábamos por aquí ocupados en encontrar rey al haberse aprobado una constitución monárquica y una ley que obligaba a la búsqueda de uno ya que la anterior, Isabel II, había sido expulsada de España por la revolución septembrina. Uno de los aspirantes, el príncipe Leopoldo de Hohenzollern-Sigmarignen, era el candidato de Bismarck, y en conversaciones acerca de las posibilidades de este de ser el elegido fue pronunciada la frase que encabeza este artículo. Unos queriendo construir un gran país y otros empeñados (y eso que aún no habíamos llegado a la locura del cantonalismo) en destruirlo.

Lo anterior viene a cuento de las elecciones y del momento, ¿crítico?, que estamos viviendo. Ya hemos votado, ahora hay que gobernar. Unas elecciones no son un partido de fútbol, gano y ya está; soy de este equipo y punto.

La estabilidad es un valor a defender y España en estos últimos cuarenta años ha sido ejemplo de ello. No podemos permitirnos el lujo de los italianos que en cincuenta años tuvieron setenta y cinco gobiernos, el caldo de cultivo perfecto para el control de la mafia. Gobiernos fuertes, Alemania; gobiernos débiles, Italia.

El PSOE, con Pedro Sánchez a la cabeza, ha conseguido un éxito inesperado hace solo unos meses. S. Díaz y otros «barones» quisieron llevárselo por delante pero no midieron bien sus fuerzas y las de la militancia socialista, bastante harta de susanismos varios. Ha demostrado una capacidad de resistencia digna de ser tenida en cuenta. Y suerte, algo imprescindible, ya que la aparición de Vox ha sido una bendición electoral para el sanchismo. Nos guste más o menos, sea el nuestro o no, Pedro Sánchez tiene que hacer un enorme esfuerzo para llegar a gobernar.

Una solución, razonable, a mi juicio, es que lo haga en coalición, gubernamental o parlamentaria, con Albert Rivera. Voy a tratar de argumentar el porqué creo que es así, dejando claro desde el principio que a mí este joven catalán no me despierta especiales simpatías, por decirlo de una forma educada.

La mayoría ha votado PSOE. Parece que los españoles nos inclinamos más por este partido que por otros. Felipe González, Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez han gobernado bastantes más años que José María Aznar y Mariano Rajoy. Tiene Sánchez, por tanto, a su favor esta tendencia izquierdosa que se vive por esta zona del sur de Europa, en la península ibérica. También hemos apreciado el valor del líder socialista que ha sido capaz de ir contra corriente y enfrentarse a algunos de los suyos. Y don Quijote siempre vende entre nosotros.

Al PP no le han votado ni los suyos. Parece que después de tantos años de corrupción, por fin, los españoles hemos decidido castigarles duramente en las urnas. Son tantos los sumarios abiertos y las condenas ya dictadas que no hay manera de disimular el hedor que la sede de «Génova» desprende. Y está lo de Casado, una personalidad difícil de catalogar. Es un niño malcriado y peor formado. Bien harían en su partido en replantearse su liderazgo.

Lo de Pablo Iglesias, el bipolar, hoy quiero este ministerio y mañana no, estaba cantado. Su autoritarismo y soberbia le delatan. Más lo del chalet, las confluencias y comunes varios. Y las peleas internas. Haría bien el impetuoso profesor en dar un paso atrás y dejar que los «inscritos» eligiesen a otro líder. Que podría ser Irene Montero ya que tiene, aparentemente, la fuerza e imagen necesarias. Y ya es hora de que una mujer aspire a liderar un partido con opciones reales de participar en un gobierno.

Vayamos con Rivera. Ha hecho una apuesta muy fuerte para quedarse con el liderazgo de la derecha, y se ha equivocado. Y si persiste por ese camino seguirá haciéndolo. Comenzó siendo socialdemócrata, eso ponían los primeros estatutos de Ciutadans, pero dice que ya no lo es puesto que toca ser liberal. Que deje la veleta en paz porque que le ha llegado la hora de la verdad. Si aspira a ser el líder de lo que fue Suárez con UCD tiene que centrarse: menos Vox y más PSOE.

No nos olvidemos de Cataluña: hay que ir rebajando la tensión y este pacto podría ayudar mucho, aunque pueda parecer lo contrario. Puestos a soñar: no debería estar muy lejos el día en el que Ciutadans, PSC y ERC gobernasen esa comunidad autónoma.

Insisto: esto no es fútbol, este me gusta y el otro no. Escuchemos a Bismarck, se trata de gobernar, del futuro, del nuestro. Y con eso no deberíamos jugar.

*Militar. Profesor universitario. Escritor

   
4 Comentarios
04

Por José Z. 19:03 - 03.05.2019

A mí, la verdad, me gusta Podemos, pero esta señora Montero, desde que soltó por su boca lo de "portavoza", me inspira poca confianza.

03

Por brainforspain 15:33 - 03.05.2019

Al articulista le recomiendo que deje la bebida, al menos antes de ponerse a escribir. Su penúltimo párrafo le ha debido de salir tras el quinto gin tonic

02

Por Proscrito 14:53 - 03.05.2019

" Agua y aceite ", recuerde señor escritor esta frase de EL PADRINO. . .

01

Por anonimo 11:36 - 03.05.2019

¡¡ Que acertadísimo comentario, profesor¡¡¡, ¿Le harán caso a vd......?. Pues deberían. Comparto absolutamente su opinión sobre esos dos líderes: el tal Iglesias no es de fiar, ya lo demostró........ y el tal Rivera, ¿qué decir de él?. Pues que parecía una cosa, y ha resultado ser otra.... ¡pobrecillo¡. Saludos profesor.