+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El artículo del día

España federal

La Constitución ha servido para lo que suelen servir estas normas, gobernar con alternancia

 

Javier Fernández Javier Fernández
11/01/2019

La irrupción de Vox (del partido, que no de sus votantes, que siempre han estado ahí) en el escenario político español, está poniendo sobre la mesa la desaparición del Estado de las Autonomías, o su reducción. La unidad (creo que quieren decir uniformidad) como valor superior. Lo español a debate, por el conflicto catalán, pero no solo.

Hace unos años, en una comida de esas que llamamos institucional, en las que hay personas de diferentes procedencias y donde se supone que todos somos muy correctos y no decimos más que lo imprescindible, había un general de uniforme. En un momento dado surgió algo relativo al diferente trato que se daba a los militares en distintas zonas de España y el debate subió un poco de tono hasta el extremo de que el general, algo excitado, dijo más o menos esto: es que a mí, si me tocan a España, me altero mucho. Las altas autoridades presentes no tuvieron a bien contestarle pero yo, posiblemente con cierta insensatez, sí que lo hice. Dada mi condición de militar, que el general conocía perfectamente, le rebatí uno de sus argumentos, muy utilizado en ambientes castrenses, según el cual los militares tienen un plus de amor a España. Y ahí esta la clave del asunto, le dije, España, porque cuando usted la cita lo hace pensando en una cosa que es distinta a la que yo veo cuando apelo a ese vocablo. Como la cosa subió algo de tono, quien presidía, con su proverbial prudencia, recondujo la conversación hacia temas menos viscerales.

Hoy creo que puedo utilizar aquella conversación porque resume bien lo que ocurre cuando hablamos sobre España, que utilizamos la misma palabra pero nos referimos a cosas distintas. Para el general Sierra, que ese es su apellido (y, al parecer, para muchos más), España es una, grande y libre. Para mí, como expuse en aquella conversación, la única España posible es la constitucional, democrática por tanto.

Si llevamos siglos discutiendo sobre esto y con opiniones de muy importantes pensadores, no seré tan ingenuo de pretender resolver el debate en unas pocas líneas. Lo que pretendo hacer, y a ello me pongo de inmediato, es incorporar a la cuestión un elemento que creo importante en los momentos actuales: el federalismo (que horroriza a quienes piensan como ese general y, según su programa, a Vox), apuntando algunos rasgos de ese modelo de organización política y sus posibles bondades para España.

1 – No existe un modelo único de federalismo. Lo federal no es unívoco y caben diferentes organizaciones bajo el paraguas federal que presentan grandes diferencias entre sí, por lo que hay que matizar cuando se habla de federalismo. Un ejemplo muy gráfico: EEUU y Alemania son estados federales con funcionamientos muy diferentes.

2 – Lo federal es un modelo, que hay que desarrollar y poner en marcha. Pretender que España cambie de la noche a la mañana por la simple transformación de lo autonómico en federal es una falacia.

3 – El conflicto catalán no se resolverá, de buenas a primeras, porque España sea federal. Presentar un cambio constitucional hacia el federalismo como la panacea para resolver lo de Cataluña es una falsedad, y peligrosa.

4 – La constitución vigente, de 1978, ha creado entre nosotros un modelo de Estado que llamamos, incorrectamente, de las autonomías. Se sitúa entre los dos clásicos, el unitario (centralista le llaman con frecuencia) y el federal. Hay quienes, incluso técnicos en la materia, llegan a afirmar que España es un Estado casi federal. Y es cierto, ya que nos acercamos mucho más a lo federal que a lo unitario.

Y dicho todo esto, ¿tiene alguna ventaja convertirnos en un Estado federal?

Nadie puede dar una respuesta incontestable a esta pregunta. Estamos hablando de política, asunto muy delicado y frágil ya que se hace con un material valioso, las personas, y ahí entran las valoraciones de cada cual, por lo que lo que voy a hacer ahora es eso, dar una opinión. Yo sí daría ese paso ya que ir hacia atrás es imposible y seguir así no parece razonable.

Frente a quienes dicen que la transición fue una porquería y todos los males actuales nos vienen de entonces, creo que nuestra constitución es buena. Ha servido para lo que deben servir estas normas, gobernar con alternancia y sin especiales complicaciones. Hoy, cuarenta años después, debemos mirar atrás, ver lo que se ha hecho bien y planificar el futuro. Los avestruces, escondiendo su cabeza en el suelo para no ver, no serían buenos políticos. Lo que ha servido durante años, el modelo de las Comunidades Autónomas, chirría. Y puestos a reformarlo, yo iría hacia adelante (al contrario de lo que pretende Vox), al federalismo, utilizando rasgos del alemán, que es el que más me gusta. Que las fuerzas políticas tengan la ocasión de debatir y proponer sus ideas sobre el tema. Y, finalmente, sometiendo a referéndum sus conclusiones. El pacto federal es una buena opción, posiblemente la mejor.

*Militar. Profesor universitario. Escritor