+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hablando claro

Europa en la uci

 

Sede de la UE en Bruselas. -

Santiago Gascón Santiago Gascón
04/04/2020

En general lo estamos haciendo bien. Me impresionan mis vecinos, mis alumnos, me impresionan los niños. Quienes no están a la altura son algunos de quienes administran nuestros destinos. No dedicaré esfuerzos a nombrarlos, porque en una guerra no resulta práctico discutir con el compañero mientras el enemigo trata de alcanzar tu trinchera. En días tan grises, quienes una vez soñamos con Europa, nos sentimos profundamente decepcionados. La supuesta «unión» no se ve por ninguna parte. Bruselas llega tarde cuando se la precisa, sea una matanza étnica en su casa, una crisis humanitaria a sus puertas, o una pandemia que diezma a sus ancianos. La UE nació con voluntad de mercado y sabe moverse cuando suenan temas de finanzas, pero se le caen los papeles si debe abordar asuntos humanos.

El exabrupto de Hoekstra no fue un desliz, sino una declaración de intenciones. El Norte quiere hacernos creer que Italia y España son despilfarradoras, y algún economista tendrá que recordarnos quién pagó los últimos rescates que nos hicieron más pobres al Sur y más ricos a ellos. Que la mejor sanidad del mundo quedó recortada en financiación y en personal, gracias a nuestro esfuerzo por socorrer a los banqueros. El virus no se instala en un país porque sus habitantes sean derrochadores. Se mueve libre, cruza las líneas sin ser visto, viaja sin pasaporte y ya está haciendo de las suyas en Wall Street. No es chino, ni italiano, se ha desplazado durante meses sin que nadie detectara su presencia. No hace falta recordar que los primeros casos en nuestro país vinieron en las maletas de un alemán y de un británico.

Si a Holanda y a Alemania les parece insuficiente lo que se ha hecho en los países mediterráneos, qué pensar de Trump, de Johnson, de Bolsonaro. Esa cerrazón vamos a pagarla todos y, aunque se hayan tragado sus graznidos, llegan tan tarde como Europa.

Parece que, en una semana, dos a más tardar, los eurosocios podrían estar dispuestos a desplegar una línea de defensa. Tras fracasar en tres intentos, tal vez alcancen un principio de acuerdo, la activación de otro fondo de rescate y de una herramienta a la que han llamado Rapid Financing Instrument, sin que les entre risa. Son préstamos a devolver en incómodos plazos que, en los próximos años, servirán para justificar recortes en sanidad y despidos.

El proyecto al que aspiraban se limitaba a convertirse en un banco poderoso, con villas para ejecutivos en Capri o Marbella. Europa llega, como siempre, al entierro. Y en el corazón de muchos se desvanece un sueño y miramos al Mediterráneo. Tal vez con los vecinos de ambas orillas pudiéramos entendernos o, al menos, no insultarnos.

*Profesor

 
 
1 Comentario
01

Por IZARILLA 11:59 - 04.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Quizás este sea el momento de crear la verdadera Europa, aun cuando de ella formemos parte no precisamente los más poderosos. Siempre se ha dicho que la unión es más fuerte en los entornos más desfavorecidos. ¿Por qué no echamos a esos CUATRO y nos quedamos los que verdaderamente sentimos esa UNION? Porque todo esto hace pensar que Inglaterra TENÍA RAZONONES poderosas para abandonar esta pléyade de "prestamistas- ventajistas"

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla