+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tres en uno

Eva: todo estaba iluminado

 

Eva Aznar Mihi. -

Daniel Gascón Daniel Gascón
27/02/2020

La canción de Más Birras 'Cass, la chica más guapa de la ciudad' siempre me hacía pensar en Eva Aznar Mihi, que acaba de fallecer a los 44 años. Como tantas cosas, conocí a Eva gracias a su amigo el profesor y cineasta Luis Alegre. A mediados de los noventa el Bambalinas era un bar de referencia. Estaban la sindicalista y política Encarna Mihi y Joaquín Aznar, los dueños, y su hija Ariadna, y pasaba mucha gente: me acuerdo de Jorge Sanz poniendo discos y de Félix Romeo hablando mientras removía los hielos de un gintonic. Pero lo mejor era que estaba Eva, la otra hija de Encarna y Joaquín. La noche que nos conocimos nos hicimos amigos. Quedamos en La Candelaria unos días después, hablamos de Martín Romaña y le dejé Abierto toda la noche. Yo tenía 15 años, ella 20. De vez en cuando nos veíamos en esa cafetería, ella tomaba café con hielo y Baileys. Jugaba al balonmano, estudiaba a distancia, ya salía con Roberto, su pareja hasta el final. Hablábamos de libros y de música y de gente, pasábamos el rato riendo. El humor gamberro y socarrón era una de las formas de su afecto.

Fuimos a Madrid al estreno de La buena vida de David Trueba, con Mariano Gistaín y Luis Alegre. Ese viaje con Eva inspiró el primer cuento que publiqué en una revista --La Expedición, que dirigían Adolfo Ayuso y Fernando Sanmartín-- y creo que sin ella habría sido otro escritor.

Alguna vez vigilábamos los exámenes de la facultad que ponía Luis Alegre, y me encantaba estar ahí charlando.

Hay muchos momentos que recuerdo del Bambalinas, que fue para mí un lugar de fiesta, de amigos y de educación intelectual y sentimental, pero sobre todo recuerdo cuando Eva ponía una canción para ti, te decía algo o contaba un chiste rápido. Una noche entré en el Bambalinas y lo estaban cerrando. Nos seguimos viendo, a veces en La Candelaria y a veces por casualidad. Cuando vivía en el extranjero quedábamos a tomar algo si venía de vacaciones. Nos veíamos con frecuencia en la facultad, donde ella estudiaba Filología Francesa. Después fue directiva en una empresa de videojuegos.

En una época me parecía incomprensible que alguien no se enamorase de Eva nada más conocerla. En parte, porque a ella eso le daba igual. Y pensando en Eva, o leyendo el último mensaje suyo que tengo, vuelvo a notar esa fascinación. No solo por su ingenio, su generosidad o su belleza, por su humor o una naturalidad extraña, sino por una especie de intensidad vital, que combinaba la alegría y la entereza y se contagiaba. Como ha escrito Antón Castro, «el mundo a su alrededor parecía siempre bien hecho. Reciente, hermoso, noble y sagrado». Muchas veces nos estamos escapando, pero ella quería estar aquí y ahora. Se burlaba un poco de ti y entonces todo estaba iluminado.

@gascondaniel

   
3 Comentarios
03

Por José Z. 12:01 - 27.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Era muy joven, te acompaño en el sentimiento.

02

Por José Z. 11:35 - 27.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Siempre es triste perder a alguien querido. La canción de Más Birras, preciosa, si la hubieran cantado, ¡qué se yo! Los Rebeldes por ejemplo, estaría en las listas de las mejores canciones del rock español, pero como fueron los Más Birras, pues eso, que no se oye por ningún lado.Creo que la idea la sacó Mauricio de un relato corto de Bukovski, "La chica más guapa de la ciudad" , también se llamaba Cass.

01

Por Iñigo55 10:26 - 27.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Yo iba mucho al Bambalinas. Más que a adquirir conocimientos culturales a emborracharme. Conocí al padre (del que tengo una anécdota magnífica) y a sus dos hijas. Mi más sentido pésame a usted y a la familia. Fuerte abrazo.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla