+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Sobre la existencia del mal en el mundo

 

Juan Bolea Juan Bolea
19/04/2019

U no de los grandes misterios de todas las religiones, y de la católica en particular, una pregunta sin respuesta en la indagación de la moral apunta a las razones por las cuales Dios, conociendo el mal, su existencia, tal vez, incluso, habiéndolo creado, permite que afecte y dañe al hombre, su criatura.

Uno de los primeros hombres que sufrió esta paradoja e intentó encontrarle una respuesta racional, convincente, fue Job.

Yahvé se ensañó ciertamente con él. Para probar su fe, sin duda, pero siendo cada una de las pruebas a las que le iba sometiendo más cruel que la anterior. Job perdía su hacienda, su ganado, a sus seres queridos, su salud... ¿Y su fe? ¿Cómo no perderla, como mantenerla en medio de las epidemias, las plagas y enfermedades que corrompían o destruían cuanto le rodeaba y a él mismo?

La traducción del pasaje bíblico inspiró a Fray Luis de León una de sus obras cumbres, que ahora reedita el sello Navona: El libro de Job, lectura muy apropiada para la Semana Santa.

De este texto mágico, Jorge Luis Borges comentó:

«El Libro de Job admite muchas lecturas. Una de las que prevaleció durante siglos sostiene que es una fábula contra el estoicismo: el hombre que sufre, que debe sufrir, pese a todo no pierde su fe. Otra se plantea como una indagación del problema del mal: ¿A qué se debe el sufrimiento injustificado de un inocente?, ¿por qué existe el mal en el mundo? Una tercera señala que Dios es inexplicable e inescrutable y que su naturaleza no puede ser comprendida por el hombre. El universo existe y en él existen nuestra desdicha y nuestra felicidad y no sabemos por qué».

La traducción de Fray Luis de León, directamente del texto hebreo, uno de los más bellos del canon veterotestamentario, es toda una recreación, versificada, de la formidable historia de Job, rico varón nacido en Hus, cerca de Idumea, a quien Dios quiso tentar entregándolo al diablo y sometiéndole a la humillación y desprecio de los suyos. Fray Luis sospechaba que la primitiva historia bien pudo escribrirla Moisés.

Una belleza.

   
7 Comentarios
07

Por Don Minervo 17:54 - 19.04.2019

Raimundo, negativo, no puedo repasar los papeles, lo siento, hace tiempo que perdí los papeles y como consecuencia de ello sufrí una leve deriva hacia la izquierda. Ya no podré volver a ser una persona de orden.

06

Por Raimon 11:55 - 19.04.2019

Dice Usia mi apreciado Don Minervo, que semos incompatibles, pues yo creo que nos complementamos, hace doscientos años ya existian en este Pais antagonismos,.....ciertas diferencias ideologicas y de criterio, repase, repase los papeles.

05

Por Raimon 11:52 - 19.04.2019

Hola Don Minervo sumando a Noé su familia, mas las parientas formaban un numeroso grupo, muy capaces de atender a los, ( cientos, miles,de animales, los que usted prefiera) ponerles pienso compuesto,....agua no faltaria, bastaba con enchufar la motobomba, alimentada con placas solares igual que los frigorificos a bordo, resumiendo, recuerde las clases recibidas de historia Sagrada y ahi vienen los detallitos, le deseo una feliz Semana Santa con buena salud auditiva.Saludo con puño cerrado en alto.

04

Por Raimon 11:45 - 19.04.2019

Hola Juan, es indudable que "El gran Arquitecto" tambien pasa el tiempo, se hace mayor y se va suavizando en sus castigos, figurate por un momento, desde el principio de los tiempos, los "escabeches" que han existido entre los animales humanos, sus desobediencias, sus vicios nefandos, sus rapacerias de todo lo rapazable, ya deberia de haber mandado todo un señor diluvio, clarete que los sunamis que han habido se parecen bastante a eso, nos ha dejado de su mano, sabiendo que solicos podemos castigarnos y extinguirnos, salud escritor.

03

Por José Z. 11:35 - 19.04.2019

¿Por qué Dios permite el mal? Porque no existe, en realidad fue el hombre quien creó a Dios y no al revés. Mitos y leyendas que a los poderosos les interesa perpetuar para poder seguir dominando a los pobres, "no os preocupéis de sufrir en este mundo que ya tendréis vuestra recompensa en el otro", mientras ellos se montan su cielo particular en la Tierra.

02

Por Don Minervo 10:59 - 19.04.2019

Apreciado e incompatible Raimundo, se ha parado usted a pensar alguna vez como se las apañarían Noé, su esposa y su familia (tres hijos y sus esposas) para mantener limpia y saneada el arca durante muy revueltos 40 días y 40 noches con cientos o miles de animales a bordo dejando recaditos todos los días. Reflexione usted.

01

Por Don Minervo 8:56 - 19.04.2019

El dios de la ira y los castigos personalizados en la edad contemporánea debería tener mucho trabajo, siempre me he preguntado como deberían ser de malvados los hombres en aquellos tiempos cuando Dios decidió castigarlos con un diluvio universal y hasta la fecha no ha habido otro. Tal vez se está haciendo mayor.