+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EDITORIAL

Facebook y el Holocausto

Los mensajes de odio calan más allá de las redes sociales que los transmiten, no puede despreciarse su capacidad destructiva y su reacción en la calle

 

Prisioneros en los barracones de Auschwitz-Birkenau tras la liberación, en 1945. - REUTERS / ARCHIVO YAD VASHEM

Negar lo evidente, lo indiscutible. Una última burla a las víctimas, un poco más de combustible a las llamas del odio. Investigadores del centro de estudios Institut for Strategic Dialogue (ISD) del Reino Unido han llegado a la conclusión de que Facebook está «promoviendo de forma activa» la negación del Holocausto. En la plataforma encontraron 36 páginas relacionadas con el tema y 366.068 personas conectadas a ellas de forma activa.

Facebook no es la única red social con este tipo de contenido pero, a diferencia de otras, no ha tratado de erradicarlo. Enmarca el debate en una cuestión de libertad de expresión y solo prohíbe el contenido en aquellos países donde la negación del Holocausto es ilegal.

El negacionismo del Holocausto no es nuevo, pero siempre es perverso. Tras él hay múltiples y contrapuestas intencionalidades políticas que, al fin, se concretan en un blanqueamiento del nacionalsocialismo y en una afrenta a la memoria de las víctimas. Como respondió Primo Levi , superviviente del Holocausto, a un negacionista: «Si usted niega la masacre cometida por sus amigos de entonces, debe explicarnos por qué los 17 millones de judíos de 1939 fueron reducidos a 11 en 1945. Debe desmentir a centenares de miles de viudas y huérfanos. Debe desmentirnos a todos nosotros, los supervivientes».

Lo cierto es que el negacionismo está lejos de remitir y en ciertas reacciones sociales ante la pandemia del covid-19 ha encontrado una vía para reforzar su mensaje. En Alemania contemplan con preocupación la aparición de protestas sociales que aglutinan teóricos de la conspiración, negacionistas del Holocausto y antisemitas. En España, primero fue el terraplanismo, y ahora también está calando, con mensajes como los lanzados por algunos personajes famosos, que ponen en duda la eficacia de la vacuna anticovid o medidas de seguridad como el uso de las mascarillas. Un fenómeno marcado por el miedo y el descontento ante las medidas de control del virus impulsadas por el Gobierno, también por la agresividad.

Lo que ocurre en las redes sociales no queda recluido al mundo virtual, tiene su traslación en las calles. Los mensajes de odio calan más allá del medio que lo transmiten y no puede despreciarse su capacidad destructiva. Volviendo a las palabras de Primo Levi: «Si se pudiera convencer al mundo de que Auschwitz no existió, construir un segundo Auschwitz sería más fácil, y nada garantiza que engullera solo a judíos».

 
 
2 Comentarios
02

Por JMSebastian 10:32 - 27.08.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Es indispensable mantener vivo el recuerdo de las atrocidades del fascismo y el nacionalsocialismo. Los que lo nieguen deberían darse una vuelta por Auswitchz y después hablar. En parte la culpa la tenemos las democracias occidentales que ganaron la guerra pero no pusieron un punto final. La verdad es que la casi totalidad de Alemania estaba infectada de ese virus supremacista y eliminador de todo lo que no fuese raza aria, según sus criterios. Habría que haber seguido la primitiva idea de Churchill que quería convertir la Alemania de posguerra en un país agrícola para suministrar leche y mantequilla y nada más. Ni aunque pasen cien generaciones borrarán la lacra que llevan. Los que tenemos ya bastantes años conocemos multitud de alemanes que integraron las SS y otros cuerpos de la Alemania nazi y que rehicieron sus vidas en sitios tan tranquilos como España y desde aquí y sitios parecidos han ido sembrando en sus sucesores esa idea del odio racial y ahora niegan el holocausto. Incluso en la propia Alemania, cuantos miembros de la policía de la postguerra no habían estado en la Gestapo?. No se hizo suficiente limpieza y de esos polvos estos lodos.

01

Por el manchonero 9:59 - 27.08.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sin darnos cuenta para destruir un monstruo hemos creado otro igual o peor. Sólo hay una forma de combatirlo con educación en una escuela pública. En este país no se da el caso, hay centros segregacionistas que se creen la élite, esa es una de las raíces del clasismo.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla