+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Felipe VI no firma esa factura (o fractura)

 

Juan Bolea Juan Bolea
29/01/2018

El triste espectáculo de la política catalana, en particular, y de la española, en general, comienza a pasar factura en todos los órdenes y a casi todos los partidos. Siendo grave el problema, y trasladándolo como símil al seno de una familia cualquiera, todo apunta en la crisis de Cataluña a un final trágico, por haber sido incapaces --El Estado, la Generalitat, o, en el ejemplo aplicado, esa familia corriente-- de solucionar una grave amenaza interna, limitándose a atenuarla con parches y a confiar que se solucionase por vía del tiempo o de algún tribunal.

Hay que ser, ya no juristas, sino constitucionalistas para entender las demandas y alegaciones de ambos ejecutivos, sus equipos jurídicos, los abogados defensores de los independentistas encarcelados o del letrado de Puigdemont. Buscando unos el castigo al intento de secesión, otros el resquicio legal por donde seguir derribando el muro español, que no es el Telón de Acero ni el de Pink Floyd, pero que tampoco debería convertirse en la última trinchera de un gobierno turulato.

En el teatro catalán hay dos figuras que, habiendo tenido protagonismo, se han desvanecido estos días de la escena.

Una es Inés Arrimadas, la líder de Ciudadanos. Ganó con claridad las últimas elecciones autonómicas, despertó grandes expectativas, pudo haber tomado la iniciativa para intentar presidir la Generalitat, pero ha cedido el protagonismo a los partidos perdedores, cuyas derrotas aspiran a sumar una victoria.

Otro es Felipe VI. El Rey tomó el toro por los cuernos con aquella alocución televisada que supuso algo así como un puñetazo en la mesa de negociación (si es que la había), para retirarse después el monarca a sus cuarteles.

Don Felipe ha seguido la evolución de los acontecimientos, lógicamente, pero no ha vuelto a referirse a ellos con la misma contundencia.

Los despropósitos reglamentarios del nuevo president del Parlament, el independentista Torrent, apenas ocultan la maniobra de propiciar una investidura irregular en la persona del fugado Puigdemont.Nombramiento que, de producirse, tendría necesariamente que firmar el Rey, como el de cualquier otro presidente autonómico. Y eso colocaría de nuevo a las altas instituciones del Estado ante una situación comprometida.

Vaya lío.

   
3 Comentarios
03

Por Raimon 18:52 - 29.01.2018

Hola Juan, la conducta de los indepen, es inmoral, absurda, mas propia de trileros, aunque toda la culpa no es de ellos, hace muchos años que tenian que haberles leido la cartilla, y asi evitar el actual desmadre, da grima ver como actuan, soslayando las leyes y la Constitución, y agarrandose como lapas para lo que les conviene, en fin un problemón por conveniencias politicas y falta de cojones de los politicos que nos mal-gobiernan, salud escritor.

02

Por Esloquehay 17:49 - 29.01.2018

Aysss... Los indepes propugnan un país independiente sin el 50 por ciento de los votos. Y no vale ya la triquiñuela de sumar a Podemos, pues sin Fachín está claro que quieren y han defendido mantener España como estado, republicano, pero España al fin de al cabo, ya que la Europa de las aldeas nos aboca a la ultraderecha, y cualquiera ligeramente letrado lo sabe. Sin embargo los hay que siguen en la posverdad, la misma con la que rabian contra el rey, porque no esperaban que una figura que no gobierna, fuera tan efectiva para derrotar la demagogia barata. No me extraña que la ultraizquierda este tan furibunda contra Felipe, es un banderín de enganche para todos los que aborrecemos el populismo barato que nos asola. Por eso tiene simpatías en la mayoría del país, y por eso otros no plantean una modificación de la Constitución... Simplemente no suman. La realidad duele.

01

Por el escolano 12:37 - 29.01.2018

El partido de Arrimadas, Ciudadanos perdio las elecciones.Fue un triunfo de las candidaturas independentistas que obtuvieron el mismo apoyo, un 45 por ciento de catalanes desean tener un estado propio. Le guste o no le guste son muchos votos que les dan la mayoria absoluta. Por eso Arrimadas desaparecio de la escena porque en terminos electorales fracaso.Respecto al "preparao", Felipe VI qué quiere que le diga de un rey en un pais donde no hay monarquicos.