+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tres en uno

Fernando Simón y la guerra cultural

Algunas críticas son injustas; otras veces, ha estado desafortunado

 

Fernando Simón. -

Daniel Gascón Daniel Gascón
01/10/2020

Uno de los efectos de la pandemia ha sido la fama que han adquirido científicos y responsables sanitarios. Se han publicado entrevistas con el alemán Christian Drosten, o con Anders Tegnell, que ha hablado de la estrategia sueca. Neil Ferguson, que había asesorado a Boris Johnson en el confinamiento, quebrantó las reglas para recibir a su amante: tuvo que dimitir. Hemos visto a Fauci soportar la orgullosa estupidez de Trump.

Sus tareas, responsabilidad e influencia son distintas, y también lo ha sido su ejecutoria. En el caso español, Fernando Simón, que dirige desde el 2012 el Centro de Coordinación y Alertas del Ministerio de Sanidad, se ha hecho famoso y forma parte de una guerra cultural. Como en otros casos, ha habido indicios de un fenómeno fan, con la cursilería y banalidad habituales. Algunas críticas son injustas, como el reproche de las vacaciones; otras veces, como en alguna intervención en prensa, ha estado desafortunado.

Es un puesto muy difícil, y no se le deberían reprochar cuestiones sobre las que no tiene capacidad de decisión. Pero muchas veces ha tenido que justificar las decisiones de un Gobierno obsesionado por evadir las responsabilidades. Abundan los ejemplos: las declaraciones sobre el 8-M, las mascarillas. Es el rostro visible de una de las cuestiones peor manejadas en una gestión catastrófica: la comunicación de los asuntos sanitarios a la población. La información que se ha dado a los ciudadanos ha sido vacilante y defectuosa, y el uso de la «ciencia» para legitimar decisiones guiadas para la conveniencia política ha contribuido al escepticismo. Si Simón sigue en su puesto, después de la exposición y los errores, se debe a que protege al verdadero responsable, el presidente del Gobierno.

Hay que tener en cuenta esos factores en el episodio triste y feo de su propuesta como Hijo predilecto de Zaragoza. Se ha roto una tradición, es poco elegante que pareciera aceptarse para luego echarse atrás y resulta particularmente desagradable que fuera Vox el primero en desmarcarse de la decisión. Tampoco resulta muy comprensible la propuesta: Simón podría haber tenido el reconocimiento en otro momento, y no ahora, cuando no era solo que se trataba de una elección divisiva (ha habido otros personajes controvertidos) sino también una forma de aplaudir la gestión del Gobierno, algo que no debería ser la función de este premio. Son dos lecciones de la guerra cultural que ya deberíamos conocer: destruye los espacios comunes, deshumaniza a las personas porque las convierte en símbolos y cuando tú la declaras debes tener en cuenta que los demás también te la pueden declarar a ti. @gascondaniel

Noticias relacionadas
 
 
13 Comentarios
13

Por Adoquin 15:48 - 03.10.2020

A alguno se le olvida que aunque hubiera gobernado la derecha, este funcionario habría estado en el mismo puesto y habría hecho las mismas ruedas de prensa. Y supongo que entonces los de derechas le habrían defendido a muerte y los de izquierdas lo habrían criticado. Lo curioso que ninguno de los que critican o apoyan tienen ni idea en que consiste su trabajo. Merecido reconocimiento pero que le haría unos años más adelante, cuando con perspectiva se vea lo bueno y lo malo que hizo este funcionario.

12

Por Don Minervo 17:58 - 01.10.2020

Aryasplaff, si la pandemia hubiese sucedido gobernando el PP, con su sus socios y hermanos de leche de Vox por supuesto, ahora mismo estaría usted elogiando y casi beatificando al doctor Simón, ustedes son así. Me recuerda, aunque no tenga que ver con el tema, que cuando el Juez Garzón iba al País Vasco o a Galicia a detener etarras o narcotraficantes era un gran juez, en cuanto se dedicó a investigar la grandiosa delincuencia de nuestra patria derecha se convirtió en un asqueroso rojo. Pues lo mismo.

11

Por aryastarck 17:08 - 01.10.2020

Minervo, sus comentarios como Pantuflo son flojos. Su ironía es escasa y poco aguda. Preferimos leerle tal como es, destilando hiel.

10

Por vecino 16:57 - 01.10.2020

Este año Zaragoza por primera vez en la historia, tendrá un hijo predilecto menos por el bloqueo de la derecha, que ha demostrado lo que realmente es una vez más.

09

Por vecino 16:55 - 01.10.2020

¡Ya les gustaría tener una cuarta parte del currículum que tiene Fernando Simón!

08

Por Don Pantuflo 14:20 - 01.10.2020

Asi es don Araesta eficacia es lo que hace falta y que le den pronto plaza

07

Por aryastarck 13:26 - 01.10.2020

Hay mucha gente que se deja trabajando la salud, el alma y las neuronas, pero eso no significa que lo haga bien. Al responsable sanitario de la pandemia y a su fantasmagórico comité de expertos se les pide eficacia.

06

Por Don Pantuflo 13:06 - 01.10.2020

No conozco al grupo musical que menciona un comentario, pero eso de enfermos mentales no se referira por ventura al excelentisimo señor alcalde y demas ediles asi como a los insignes periodistas que nos ilustran deleitando desde las paginas de este periodico asi como a los numerosos comentaristas que les dan apoyo igual que antes se despachaban a gusto contra el malvado periodista? Porque si es asi habra que ampliar el manicomio ya que no cabran tal como esta ahora

05

Por Don Minervo 11:40 - 01.10.2020

Vuelvo a decir lo mismo que ayer, mientras el doctor Simón se ha dejado la salud, el alma y las neuronas trabajando por la pandemia hay otros que solo se han dedicado a contar muertos, criticar lo que sea y decir No a todo. Había un grupo musical en Zaragoza en los años 80 que se llamaba "El doctor Simón y los enfermos mentales", décadas después, como si hubiese sido una premonición, el nombre del grupo ha dado en el clavo quedando claro donde está y quien es cada uno.

04

Por aryastarck 11:05 - 01.10.2020

Manda huevos! Todavía hay algunos que mantienen que Simón lo ha hecho bien. Supongo que se referirán a como vio venir la pandemia, a cuando dijo que las mascarillas no eran necesarias, pero lo hizo de cojón cuando después dijo que si. Y bueno, esos honores serán porque ya no somos el país con más muertos por 1000 habitantes o con el mayor número de sanitarios contagiados. Gracias a su fantástica gestión apoyada por el filósofo Illa y resto de gobierno, somos los segundos. ¡Ave Simón! En poco tiempo esta sectaria izquierda lo colocará a la altura de Miguel Servet y Ramón y Cajal.