+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Editorial

Una foto (oficiosa) del tejido laboral

 

10/06/2019

A falta de estudios y análisis oficiales, que ya llegarán, la instauración de un sistema de control horario obligatorio en las empresas españolas está sirviendo para hacer una radiografía oficiosa pero significativa del tejido laboral. Con la medida, el objetivo último del Gobierno central es el de combatir la precariedad a la que están sometidos millones de trabajadores y sacar a flote ese soterrado mundo de las horas extras no remuneradas. Como se ha sabido siempre –la novedad ahora es oficializarlo y sancionarlo si es necesario–, son incontables las empresas que se han aprovechado de la buena disposición de sus empleados cuando no de su miedo a perder el puesto de trabajo para alargar las jornadas de forma gratuita más allá de la legalidad. Por ejemplo, en Aragón, según la Encuesta de Población Activa, se estiman actualmente 60.000 horas extra no pagadas a la semana, lo que supone el 38% del total del tiempo adicional que se trabaja. Lo sencillo sería instar a los trabajadores a que aprovechen la nueva normativa para decir ¡basta! de forma masiva (ya han comenzado las primeras denuncias), pero más allá de entelequias imposibles, lo deseable es que la Administración actúe sin miramientos. Después de todo, habrá que tomar como un signo de progreso que se haya pasado de colocar relojes como los de hace décadas para evitar los desmanes de los empleados a hacerlo ahora para combatir el abuso de los empleadores.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla