+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Al margen

De fugados y princesas

 

Marian Rebolledo Marian Rebolledo
31/01/2018

La opinión pública es voluble. Les apuesto lo que quieran a que mañana (hoy, para ustedes) las conversaciones de café girarán en torno a lo mona que estaba la princesa Leonor mientras su papá (el Rey) le ponía el Toisón de Oro en el vestidito azul. Girarán en torno a eso, digo, y no en torno a lo que está pasando en el Parlament catalán, que es mucho más importante pero también, muchísimo más aburrido. La opinión pública es voluble, y probablemente cuando la conversación sobre la princesa niña se agote, pasemos a hablar de la canción de Eurovisión y de Amaia de España, una cenicienta a punto de convertirse, ella también, en princesa. Mientras, Puigdemont seguirá maquinando en Bruselas (o donde quiera que esté en este momento) sobre cómo llamar la atención, para que el interés por su causa no decaiga. Pero en las conversaciones de café, el prófugo tiene poco que hacer para competir con Amaia y Leonor: ni es tan guapo, ni tan rubio, ni siquiera canta bien. Salvo a los tertulianos irredentos, a nadie parece apasionarle ya lo que pasa en Cataluña. Ayer, el president Torrent pospuso el debate de investidura sine die, pero mantuvo a Puigdemont como único candidato. ¿Dónde nos deja eso? En la parálisis total. Y no hay nada más aburrido que una situación política en la que no pasa nada. No obstante, no subestimemos al fugado. Siempre cabe la posibilidad de que se disfrace, en plan Mortadelo, y aparezca en las Ramblas en loor de multitudes. ¡Tachán! «Ja soc aquí», como dijo Tarradellas. Y es que la realidad está muy loca últimamente.

*Periodista

   
4 Comentarios
04

Por manuel garcía gracia 18:23 - 31.01.2018

Los problemas políticos y de convivencia son aburridos para quienes no tienen una conciencia social, es decir; están “despolitizados”. De otro lado, los problemas que nos afectan a todos en mayor o menor medida, el que se desentiende o se aburre no por eso dejan de afectarle aunque no sea consciente de ello. El asunto de la Infanta es solo la expresión del país en que vivimos; unos niveles de pobreza infantil extremos y como contrapartida, el Toison de Oro o como quieran llamarle a ese invento.

03

Por Miguel M1 12:42 - 31.01.2018

Pues si en los bares se habla de Filemon que quiere ser presidente de Tractoria, pero también se habla del Rey Felipe Vl, ahora si se habla mejor del Rey que de Filemon.

02

Por Don Minervo 10:43 - 31.01.2018

De periodistas y predicadores.

01

Por Don Minervo 10:22 - 31.01.2018

Y usted de que habla en los bares ?. Supongo que solo hablará de Cataluña y que su catalanofobia es la que rige su vida. No he escuchado a nadie en los bares que hable de las infanbtas ni de lo rubias que son, de los catalanes si he escuchado muchas conversaciones, a que bares va usted ?. Menos mal que solo aparece usted una vez a la semana..... que artículo tan nefasto y tan carente de cualquier interés.