+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Gobierno de coalición o elecciones anticipadas

 

Mariano Berges Mariano Berges
10/08/2019

La verdad es que con este calor apetece poco analizar la política del momento. En ello están de acuerdo los medios de comunicación, que en agosto salen ayunos de contenido informativo. Así es que este artículo posiblemente salga algo veraniego, o sea, ligero. Por mi ubicación vital hay dos ámbitos de importancia para mí: la constitución de Gobierno en Aragón y la no constitución de Gobierno en España.

En Aragón, el líder socialista utilizó la baza del pacto con el PAR, arrebatándoselo a una posible (y lógica) coalición de derechas. Al PAR se le abrió el cielo y, haciendo ostentación de aragonesismo y centralismo, aceptó la oferta socialista. Premio: la única vicepresidencia del Gobierno aragonés es para el PAR. Con ello, Lambán imposibilitaba la coalición de derechas. Pero faltaba la adhesión de todas las izquierdas: UP, CHA e IU, aunque esta última no era necesaria. Y esto se decidió abriendo el futuro Ejecutivo a todas las fuerzas firmantes. Fue un final feliz pues todos ganaban visibilidad y poder. La habilidad del veterano Lambán había ganado por la mano a la derecha.

Si para llegar al poder se necesita pragmatismo, este es un ejemplo perfecto. Otra cosa es que elucubremos ideológicamente. ¿Es posible un Gobierno con el PSOE, UP y PAR juntos? Difícil de entender, aunque ya el PSOE aragonés gobernó durante doce años con el PAR. Al final todo es posible forzando ciertas políticas sensibles. Por ejemplo, la educación, donde la coexistencia de la concertada y la pública rechinarán. Otra prueba de fuego será la fiscalidad y el contrapeso entre ingresos y gastos. Y, por favor, que no nos mancillen la joya de la corona, la sanidad. A no ser que todo nos dé igual con tal de estar en el gobierno. Todo está por ver, pues, de momento, el objetivo fundamental era que PP-Cs-Vox no gobernaran. En los momentos poéticos y litúrgicos del poder, los discursos aguantan todo: la centralidad, la transversalidad y otros conceptos justificadores de la nueva criatura, sustituyen a los conceptos de izquierda, progresista y sentido de lo público. Porque convertir al PAR en partido progresista es difícil de digerir. Pero, se trata de un Gobierno atípico donde todo está por ver. Esperemos.

La constitución del Gobierno de España es asunto de mayor calado. Hasta ahora, aun siendo cierto eso de que lo importante es gobernar, la desconfianza entre Sánchez e Iglesias es muy fuerte y reconocida por ambas partes. Las razones que esgrimen los dos líderes son justificadas. El PSOE prefiere un Gobierno en solitario por sospechas de graves interferencias podemistas en cuestiones de gravedad política. Y UP reclama uno de coalición por la necesidad de sus votos parlamentarios. A ello habría que añadir el precio a pagar a los nacionalistas, pues en política nada es gratis. La conclusión parece clara: o Gobierno de coalición o nuevas elecciones.

En septiembre, tendrán que volver a negociar. Ambos empezarán con los argumentos ya esgrimidos, pero tendrán que abrirse a otras posibilidades, si de verdad quieren que haya Gobierno. Unas elecciones anticipadas, aparte del cabreo abstencionista, peligroso para una democracia frágil, no configurarán un escenario muy diferente y estaríamos igual, pero peor.

En el fondo, lo que hay es una ausencia grave de política, de una visión patriótica y no patriotera de España. Vista la imposibilidad de que PSOE y Cs configuren un Gobierno conjunto, y de que el PP se abstenga tal como hizo el PSOE (no Sánchez), solo deja como posibilidad una coalición PSOE-UP. Luego llegará la hora de gobernar y ahí debería de jugar un papel preponderante el Parlamento, con una dialéctica de altura y unos pactos con criterio de bien general.

Que todo esto es difícil. Claro, para eso se inventó la política. Lo que no puede ser es que cualquiera se autoproclame político, sin los avales personales mínimos. Con las herramientas de gestión de la empresa moderna, quien no obtiene los objetivos planificados es despedido. No muy distinta debería ser la política. Pero ¿quién es el sujeto político? ¿La sociedad? Eso es muy amplio y excesivamente general. ¿Los partidos políticos? Esa es una realidad poco democrática en su gestión y poco clara en sus objetivos. El mando en los partidos lo tiene, y cada vez más, su cúpula orgánica y, especialmente, su líder. Los afiliados ni tienen poder ni lo exigen. Y llegamos a una realidad compleja y unos líderes con pies de barro y un poder desproporcionado a su capacidad intelectual, política y moral. La solución pasa por un paradigma nuevo y un fuerte sistema de contrapesos políticos y económicos, que asegure un método con el menor margen de error posible a la hora de tomar decisiones. Y esto es una nueva forma de hacer política. La vieja política ya no sirve, pero la nueva aún no existe. H *Profesor de Filosofía

   
1 Comentario
01

Por Jorgeron 14:49 - 10.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El par ha firmado su desaparición total como ya le pasó en Zaragoza.....y hemos perdido todos los aragoneses pq los impuestos seguiran siendo salvajes mientras tenemos la selectuividad más cara de españa , con todas las listas de esperasanitaria aumentando y el campo destrozado......