+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La ventana indiscreta

‘Gobierno habemus’

Como la investidura no es gobernabilidad, habrá que esperar a ver si estos mimbres aguantan lo que viene

 

‘Gobierno habemus’ -

Mariano Berges Mariano Berges
11/01/2020

Por fin, Gobierno habemus! Lo nuestro nos ha costado. No ha sido fácil, ni lo va a ser. El espectáculo parlamentario dado por la derecha ultramontana ha sido deplorable. Ahora que nos había acostumbrado Rajoy a una templanza más propia de un país moderno y democrático, regresa el espíritu del Aznar más cavernícola. Aquél de la guerra de Irak, el que hablaba con acento mejicano y ponía los pies encima de la mesa. Los asesores de Casado se están luciendo. Si Rivera ha fenecido por intentar sorpasar al PP, Casado puede fenecer por intentar competir con Vox. Yo siempre he pensado que el salto cualitativo de la política en España se dará cuando los políticos hagan aquello que piensan que deben hacer, independientemente de sus réditos electorales. Ese día, con aciertos y errores, la política, ese gran invento humano para organizar la convivencia social, habrá vuelto. Y se cumplirá aquel principio aristotélico de que no hay política sin ética ni ética sin política.

Vamos a intentar olvidarnos del espectáculo parlamentario, aunque no deja de ser el síntoma del mal de fondo, que no es otro que la ausencia de política. La mayoría de las intervenciones de nuestros diputados habitaban en la dialéctica amigo-enemigo. Fundamentalmente, perseguían la defensa de los intereses individuales y los de partido. La agresividad era la melodía que todo lo envolvía. Incluso los aliados no se fiaban entre ellos, pero… «no había otra alternativa». Pero la razón no era el bien de España, sino el suyo propio. No se oyó discutir sobre las distintas visiones del mundo o de España, que no otra cosa debería ser la política parlamentaria.

Los acontecimientos transcurridos y los contradictorios discursos pronunciados desde las elecciones del 28 de abril hasta hoy, dan para varios libretos de un sainete burlesco popular. Pero, tranquilos, no me voy a refocilar en el recordatorio. Solo quiero dejar constancia de que la lógica y la racionalidad que deben imperar en la política, se han diluido en la concreción del regate corto y de hacer valer ese dicho «ya se sabe, la política es así».

Si tras el 28-A todos los acuerdos eran imposibles, y hubo que ir a las elecciones del 10-N, ¿por qué ahora, con una mayor fragmentación parlamentaria, han sido posibles? No quiero hurgar en ninguna herida, sino pensar en voz alta para intentar entender lo que se me escapa. ¿Habrá sido por miedo? Los 3,5 millones de votos de Vox y sus correspondientes 52 escaños en el Congreso de los Diputados, más la casi desaparición de Cs (de 57 a 10 diputados), nos están hablando del verdadero protagonista de España y de toda sociedad democrática: los ciudadanos. Son ellos los que deciden, con su mucha o escasa información. Sin embargo, los políticos con sus secretos y sus mentiras juegan con ellos. A mí siempre me ha impresionado la seriedad y la responsabilidad con que van a votar los españoles. Y lo bien que suelen votar. Cada resultado electoral constituye una lección magistral sobre la actualidad política del momento. Pero, luego, los políticos no son capaces de traducir en acción política interesante esos votos ciudadanos.

En artículos anteriores me he preguntado por qué PSOE y Cs no pactaron tras el 28-A (123 + 57 = 180). ¿Nos enteraremos alguna vez de la razón verdadera? ¿Porque el objetivo de Cs era sorpasar al PP? ¿Por qué se trataba de una pelea de gallos? Por favor, un poco de rigor. Y tras ese fiasco ¿por qué el PSOE no pactó con UP y, ahora, que suman menos, sí pactan? Y ¿cómo se puede estar dependiendo de ERC, si según declaran públicamente, la gobernabilidad de España les importa un comino? ¿Cómo se puede pactar con un sedicioso político, condenado en sentencia firme? Me resisto a pensar que no había alternativa. ¿Se ha intentado en serio por unos y por otros?

Tras mi fracaso personal para explicarme tanta sinrazón, no me queda otra que dar por bueno el resultado final: la investidura de Sánchez y el Gobierno de coalición con UP, con el apoyo abstencionista de ERC y de Bildu (ah! y los unitarios de ¡viva mi pueblo!, que han resultado imprescindibles). Como la investidura no es lo mismo que la gobernabilidad, habrá que esperar para ver si estos mimbres son capaces de soportar los nuevos tiempos que se avecinan. Ojalá que sí, y la capacidad de aprendizaje de nuestros políticos y de nuestros partidos nos deparen grandes sorpresas positivas. Al menos, que les dé para distinguir entre economía política y política económica. Y que sepan aplicar en sus decisiones el análisis coste-beneficio. Esperemos que si ERC gobierna en Cataluña, madure. Que UP aterrice en la realidad. Y que el PSOE encuentre una perspectiva más allá de la inmediatez.

*Profesor de Filosofía

 
 
2 Comentarios
02

Por Robespierre One 13:02 - 11.01.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El problema no es la berrea de ciervos en que ha convertido esta tropa mucho española al Parlamento. Lo serio de verdad es que la política expresada en él a trancas y barrancas con la mayoría legítima....no vale nada si a los Tribunales del PP ( Constitucional, Supremo, etc) que no los ha elegido el pueblo, en algunos casos ni siquiera indirectamente...son el Caudillo de España, los que mandan de verdad y los que cortan el bacalao. Golpe de Estado de las togas a sueldo...en toda la regla.

01

Por Don Minervo 9:52 - 11.01.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hoy estoy muy de acuerdo con usted señor Berges. El bien de España no puede ser el bien del partido o el bien individual. La derecha ultramontana convirtió la investidura en una verdulería y que me perdonen los que tienen verdulerías. Si la política es lo que vimos esos días ya nos podemos poner en manos de la divina providencia. Menuda legislatura nos espera.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla