+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SALA DE MÁQUINAS

¿Hacia una sociedad panóptica?

 

¿Hacia una sociedad panóptica? - Víctor García / UNPLASH.

Juan Bolea Juan Bolea
22/02/2021

Fue el filósofo inglés Bentham quien diseñó la primera cárcel panóptica. Con las celdas en semicírculo y una torre vigía frente a ellas, la población reclusa era susceptible de ser controlada muy sencillamente. De hecho, un solo guardia podía observar sin ser visto a decenas de presos, a través de sus celdas abiertas. Este modelo se materializó en diferentes presidios a lo largo del siglo XIX, estando vigentes hoy algunos de sus principios.

El método panóptico o panoptismo, según el filósofo francés Foucault, que lo estudió en profundidad, se aplicó asimismo a las medidas sanitarias de contención de epidemias.

Ya a finales del XVIII, en Francia, se reglamentaron detalladamente las medidas a tomar cuando se declaraba la peste en una ciudad.

Para empezar, se prohibía salir de sus límites, y de las casas, bajo pena de muerte. El término urbano se dividía en secciones vigiladas por un intendente. A su vez, cada calle era controlada por un síndico. Los alimentos básicos serían repartidos mediante cubos y poleas, a través de ventanas y balcones. No circularían por las calles más que intendentes, síndicos y soldados de guardia. La autoridad de los magistrados sería absoluta, particularmente en lo referido a desórdenes, latrocinios y saqueos. Mientras durase la epidemia, cada síndico comprobaría casa por casa si los miembros de la familia estaban vivos o muertos, o si ocultaban la enfermedad de alguno de sus miembros…

De este modo, concluyó Foucault, «el poder se ejercía por entero, de acuerdo a una figura jerárquica continua. Cada individuo estaba constantemente localizado, examinado y distribuido entre los vivos, los enfermos o los muertos, en un modelo compacto de dispositivo disciplinario». Foucault añade malévolo: «Para ver cómo funciona la disciplina perfecta, los gobernantes soñaban con el estado de peste».

¿A qué viene este ejemplo?, me preguntará el ingenuo lector, si a nuestros asimismo ingenuos gobernantes ni se les ha pasado por la imaginación convertir la sociedad, con su democracia «plena» o «anormal», según quien la enjuicie, en una prisión panóptica vigilada por el ojo de un Gran Hermano.

¿O sí se les está ocurriendo…?

 
 
5 Comentarios
05

Por earagon59 19:14 - 23.02.2021

Por el manchonero . pues ya sabe saque fotos o videos y se los mande a sus amigos Lamban y Cía. estos que se gastan 1.200 millones de euros al año en sueldos y salarios en un reino taifa de 2.000.000 de habitantes ahora con los pagapensiones que nos puso el bobo sonriente igual somos un poco más. y estoy de acuerdo con lo que dice el tertuliano Vecino, el día que esto explote que yo veo que cada día va a más de explotar no habrá ni policia ni ejercito que lo pare.

04

Por arsenefp 16:35 - 23.02.2021

1984: un libro que contaba como una sociedad vivia encerrada en sus casas por una supesta guerra, controlafos por unas pantallas y vigilados por el "gran hermano". Donde todo era mentira, y todos eran presos... Se equivocó de fecha, nada más

03

Por el manchonero 11:46 - 23.02.2021

Sr. vecino todo lo que usted dice está bien, de acuerdo. Pero donde yo vivo hay casas de bajo alquiler del ayuntamiento, pero muchos vecinos llevan unos coches que yo no me lo puedo permitir, a sabe si pagan el alquiler. A cualquier currante si tiene deudas en seguida le meten mano a su "libreta", pero si eres un insolvente te los pasas por el forro. Claro no me extraña que entre tanto parásito cualquier ayuda necesite un escritura mediante notario, cuando se trata de dar ayudas. Gran hermanos, por doquier: microchip, cookies, etc, la carcel ahora es placentera: buena comida, buena cama, pistas deportivas, vis a vis, los delincuentes están en su salsa y cuando salen a cobrar el paro.

02

Por vecino 10:06 - 23.02.2021

La gente está agotada y lo que se les dice por televisión es que el rey fugado lleva la vida padre con dinero público, que no se puede bajar el precio del alquiler, ni subir el salario, ni derogar la reforma laboral. Un día no habrá policías suficientes para frenar el hartazgo.

01

Por Don Minervo 10:00 - 23.02.2021

Amigo Bolea, le debería dar el aire un poco más. El ingenuo lector se queda asombrado por lo que nos cuenta el versado articulista. Valiente chapa.